HERNANDO GRUESO VEJARANO: II
Abril 16 de 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Popayanenses:

Jorge Manuel Flórez pronunció unas palabras en la inauguración de la exposición de la obra del pintor payanés Hernando Grueso Vejarano. Esta, que estuvo muy concurrida y fue muy aplaudida, se realizó el pasado jueves 13 de abril.

Hé aquí el texto de sus palabras:

Amigos:

El arte de pintar conlleva ante todo percepción y gusto, signo y sensibilidad, aspectos que pocos tienen y que muchos desearíamos tener.

Toda la obra de Hernando es una unidad inseparable: deseo y logro.
Ha logrado a través de los años, suplir la privación en el silencio, con el pincel sonoro que deslizado sobre el lienzo va copiando paisaje y color.

En las pinturas que contemplamos, todas merecen la misma atención, están cargadas de dignidad y esfuerzo.

Son lienzos sensibles en los que el pintor plasma paisajes preferidos repletos de recuerdos y lugares anhelados, añorados por aquellos que nos ha tocado vivir en esta ciudad y su entorno.

Esta muestra pictórica de amigo tan especial, de persona tan valiente, apreciada y esforzado artista, sólo puede medirse por su capacidad cautivante que trasmite a través de sus obras una espiritualidad vigorosa que alienta y fortifica el alma.

Bien por Hernando que nos ilustra con la Ermita como atalaya de la historia y la tradición.

Bien por la naturaleza cargada de paz y tranquilidad.
Bien por atreverse a copiar temas tan acogedores como una Tertulia; como un Ramo de flores en manos de mujer; como la sonoridad frente a un piano mudo en el cuadro, pero armonioso en la imaginaria melodía que llega insinuada.

!Qué decir de los rostros de Jesús, siempre tan hermosos y amistosos !.

Por último en la galería de retratos capta la naturalidad, el insinuante gesto de aquellos que copiados por el pincel, a muchos nos hablan de la amistad, de la sencillez, de la naturalidad y del amor.

Gracias.