LUZ STELLA GARCIA ARANGO
Miércoles 2 de febrero, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Hernán Franco Ramírez nos ha enviado ésta página de la vida real que
deseamos compartirla con ustedes. Nuestros agradecimientos para
Hernán.

Cordialmente,

***

VALORES EN LAS NUEVAS GENERACIONES DE QUILICHAGUEÑOS
Por: Hernán Franco Ramírez
Houston, Texas, USA

Todos conocemos que en los momentos de crisis, es cuando salen a relucir todos aquellos valores escondidos en lo más íntimo de nuestro ser y felizmente observamos que ni el tiempo, ni la distancia ha destruido aquellos básicos principios morales, los que fueron inculcados por nuestros padres en nuestro terruño en épocas lejanas. También observamos una linda realidad, la de que éstos imperecederos valores continúan vivos y han sobrevivido fuertes cambios en tierras muy lejos de nuestro terruño.

Toño García Arango hace varios años salió de Quilichao en busca del sueño dorado conocido como "The American Dream" que aquí en la Unión Americana está al alcance de todos los que perseveran, persiguen y alcanzan éste codiciado deseo. Toño estudió y se superó trabajando honestamente y alcanzó una profesión que en poco tiempo le permitió comprar casa y traer de vacaciones a su hermana Luz Stella, quién en Colombia por más de 20 años ha estado superando una dura lucha contra un cáncer de tipo linfático. Desde su llegada a finales de Diciembre pasado, Luz Stella se dedicó muy animada a ponerle el toque femenino a ésta bonita residencia en Ft. Lauderdale, Florida.

A finales de Enero, como de costumbre, Toño salió a su trabajo y durante el día llamaba a su hermana para alegremente conversar con ella. El Jueves pasado, después de las 9 de la mañana nadie contestaba el teléfono, alarmado pidió permiso en su trabajo y fue a casa, donde encontró a Luz Stella muerta. Avisadas de inmediato la autoridades, éstas llegaron y procedieron al levantamiento del cadáver. Las amistades jóvenes de Toño acudieron a darle un soporte espiritual en ésta triste y dura tragedia.

También de inmediato empezó Toño a recibir llamadas telefónicas no sólo de personas residentes en los Estados Unidos, sino de otras partes, quienes de corazón y a distancia le proporcionaban un consuelo en éstos duros momentos. Lo más interesante es que ésta avalancha de llamadas provenían de personas que Toño no conocía, pero que tal vez de niño había oído hablar de ellos en Quilichao, tierra natal de todos los que llamaban no sólo una vez, sino varias veces en el transcurso del día ofreciendo todo tipo de soporte. Muchos de los que llamaban eran gente joven, segunda y tercera generación residentes en éste país, quienes luego de estudiar en universidades de prestigio se encuentran hoy en día ejerciendo prometedoras carreras profesionales.

Es hermoso el ver que todos éstos valores morales y espirituales que en Quilichao nos inculcaron nuestros padres en épocas ya lejanas aún persisten hoy en día en otras tierras haciéndole honra a nuestra patria colombiana. En otras palabras, los valores de éste Santander de Quilichao Antiguo viven y continúan brillando con gran fulgor en éstas tierras lejanas. En ese Quilichao Antiguo, la felicidad de uno, era la felicidad de todos y el dolor de uno, era el dolor de todos. Este principio cívico aún vive y persiste.

Las cenizas de Luz Stella saldrán para Colombia la próxima semana en compañía de su hermano y de Olga Zuluaga de Gálvis, amiga desde la infancia de Ofelia Arango, madre de Luz Stella, a quién no ve desde hace cerca de 50 años.

Hernán Franco Ramírez