ANTONIO GARCIA PAREDES
Domingo 13 de junio, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Un día como hoy, 13 de junio de 1854, nacía en Popayán el educador Antonio García Paredes. Ingresó a la Escuela Normal Superior de Varones de Popayán bajo la dirección del ilustre Gustavo Pankobo y en 1876 obtuvo su grado de maestro en cuya profesión se distinguió.

Al comienzo de su carrera profesional estuvo en la costa del Pacífico, y en Buenaventura fundó la Escuela Alejandro Macaulay. En Silvia se orientó por las cumbres andinas, como queriendo imitar a la naturaleza de la cual fue constante admirador, ya que estudió la fauna y la flora del Cauca con un gran entusiasmo.

Con brillo de competencia y eficacia, por cuatro lustros ejerció el cargo de inspector escolar. Con dominio de lo que enseñaba, impartía a la niñez instrucción metodológica sobre lectura y escritura, pasando luego a fecundas y ordenadas lecciones objetivas hasta llegar a deleitarse con la relación de las luchas emancipadoras.

Escribió y enseñó sabias lecciones de historia natural, urbanidad, cívica, geografía, historia patria, etc. Tenía la cualidad de despertar el interés de los educandos, adornando la enseñanza con material objetivo y anécdotas, inculcando en las mentes infantiles las virtudes de nuestros grandes héroes que se sacrificaron por amor a la patria colombiana.

La visita de don Antonio a las escuelas constituía una verdadera fiesta escolar y popular. Su simpatía subyugaba a quienes lo conocían, para el niño era un padre cariñoso y para el maestro un verdadero amigo y consejero. Sus métodos se adelantaron a los más científicos de Europa y de Colomba en particular. Partía de la base de la observación, la asociación y la realización, métodos puestos en práctica en nuestro país muchos años después de haberlos hecho él conocer. Antes de su muete y en reconocimiento a sus eximias virtudes el profesor Jaime Zúñiga Salazar siendo director de la escuela urbana de varones de Puracé, en regio homenaje popular con la asistencia de distinguidas autoridades de Popayán y ciudades vecinas, puso a la escuela el nombre de Antonio García Paredes.

Muy anciano, rodeado de los cuidados de su segunda esposa doña Elvira de Paredes, de muchos maestros, amigos y discípulos, murió en Timbío en febrero de 1945. Un retrato al óleo, obra del artista Luis Carlos Valencia, consagra su memoria, como también una placa de mármol colocada en la casa que habitó.

Cordial saludo,