FROILAN LARGACHA
De: Mario Pachajoa Burbano

José María Quijano Wallis en su libro Memorias Autobiográficas Histórico-Políticas y de Carácter Social se refiere así a Froilán Largacha:

""" ... El Dr. Froilán Largacha, nacido en Popayán el 15 de diciembre de 1823 y que murió en Bogotá el 5 de mayo de 1892, ha sido el único hombre que yo he encontrado como prototipo de la perfección moral.

 Si hubiera existido en tiempos de Diógenes, el filósofo griego habría tenido que apagar su linterna al encontrarse con ese hombre inmaculado. Puede decirse sin hipérbole ni exageración alguna, que el Dr. Largacha poseía el espíritu más noble y más benévolo con que Dios animara el barro humano. Si un hombre, desengañado de las miserias que acompañan a la especie humana se viera sumido en supremo desconsuelo al ver cuantas bajezas e iniquidades fermentan en el corazón del hombre cuando lo domina el vil interés o las malas pasiones, habría hallado un consuelo y una reconciliación con la humanidad al haber conocido y tratado al Dr. Largacha.

Intelectual de intensa fuerza y de vasta ilustración, ocupó varias veces un sillón en las Cámaras legislativas, en los Ministerios del Estado y en la Suprema Corte Federal hasta llegar a ser uno de los miembros del Poder ejecutivo plural organizado por la Convención de Rionegro de 1863. En todos estos puestos públicos se distinguió el Dr. Largacha por su talento, su instrucción, su pericia y, sobre todo, por su irreprochable honradez.

Murió pobre, después de haber formado una numerosa y honorable familia, pero dejó una huella y un recuerdo imperecedero de bondad, de benevolencia y de verdadera caridad cristiana.

En todo el curso de su larga vida no ejecutó ni la más leve mala acción ni el hecho más insignificante que pudiera vituperársele. Su vida fue una serie de obras buenas, y si algún hombre pudiera señalarse como verdadero imitador del Sublime Fundador del Cristianismo ese hombre y sólo ese hombre habría sido el Dr. Froilán Largacha... """

Cordial saludo,