FRANCISCO ANTONIO FLORIDO
Sábado 18 marzo 2000
De: Mario Pachajoa

Payaneses ilustres:

Un día como hoy, 18 de marzo de 1781, nace en Popayán, Francisco Antonio Florido, franciscano famoso por sus ideas patrióticas y muy nombrado por la Velada de las 13 tesis, acto literario-filosófico con el que rindió homenaje a Bolívar en el convento de San Francisco de Bogotá, después de la Batalla de Boyacá. Francisco fue hijo de Andrés Florido y Maria Teresa Ibarra y bautizado en la catedral de la ciudad, por el canónigo penitenciario Miguel José de Valencia.

Solicitó su ingreso a la Orden Franciscana el 12 de diciembre de 1794, y fue aprobado el 28 de noviembre de 1795, comenzando el año de noviciado a la edad de 15 años. Mientras cursaba sus estudios de teología en Bogotá, fue nombrado maestro de gramática y seguidamente profesor de filosofía en el Colegio de San Buenaventura. El 23 de marzo de 1803 obtuvo el grado de doctor en Teología, conferido por la Universidad Tomística, y al año siguiente recibió la ordenación sacerdotal en Cartagena, por estar vacante la sede santafereña.

Su más importante papel en la comunidad franciscana durante los primeros años de su sacerdocio fue el de profesor primero de filosofía, después de teología, y aun de cánones, en el Colegio de San Buenaventura en Bogotá. Capellán del ejército de Antonio Nariño, estuvo en el combate de Ventaquemada en enero de 1813; después, en la campaña del Cauca y en la de Pasto, habiéndole correspondido participar en las acciones de Palacé, Calibío, Juanambú, Tacines y otras que se libraron en 1814.
Prisionero en la Cuchilla del Tambo, se le formó proceso por parte del pacificador Pablo Morillo, y fue enviado preso a España. Sin embargo, parece que no alcanzó a llegar a la Península, sino que quedó detenido en Caracas, y no se sabe si beneficiado por el indulto que decretó el Pacificador, o por las intercesiones del provincial de los franciscanos, o porque se pagó una gruesa suma de dinero, recuperó la libertad.
Fueron muy famosos los sermones que predicó después de la batalla de Boyacá, uno de los cuales, predicado por orden de Santander en la noche del 30 de noviembre de 1819, se publicó en Medellín en la imprenta del gobierno.

En agradecimiento por los servicios prestados a la causa de la independencia, Bolívar le hizo otorgar el curato de Ramiriquí, en 1820, con carácter vitalicio. Allí permanecía en 1826, cuando un terremoto le destruyó completamente la iglesia. Murió en 1827 y el 13 de mayo de 1828 circuló la noticia de su fallecimiento por todos los conventos franciscanos. Cordial saludo,