ESCOLIOS DEL FESTIVAL DE MUSICA RELIGIOSA: II
Martes 26 de marzo, 2002
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses musicólogos:

Jorge Flórez Calvo, tiene la gentileza de hacernos conocer sus observaciones sobre el desarrollo del XXXIX Festival de Música Religiosa. Nuestros agradecimientos a Jorge. Cordial saludo,

ESCOLIOS DEL FESTIVAL.
Por: Jorge Flórez Calvo

Martes Santo: Tercero popular

Después de un día brillante de conciertos como fueron los escuchados el día Lunes Santo, entramos al tercer día del Festival de Música Religiosa número XXXIX. El popular a las 12 del medio día a cargo del Grupo Coral Moroni. Este grupo conformado por estudiantes de varias universidades y profesionales de diversas carrera, educados musicalmente en diferentes conservatorios y escuelas de música, presentaron obras corales de los siglos XVI-XVII-XVIII- de Latinoamérica colonial y de la época contemporánea. Compositores : Marco A. Ingegnieri, Tomás Luis de Victoria, Andreas Hammerschimidt, Johann S. Bach, Giovanni B. Pergolesi, José de Cascante, Cecilia Pinzón, Francisco López y Wolfgang A. Mozart. La dirección a cargo de Jacqueline Gutiérrez frente a un grupo que no responde al esfuerzo. Muchos vacíos en las voces. Quizá debieron escoger un programa más fácil. El esfuerzo con grupos jóvenes es encomiable pero deben efectuar ensayos sin descanso en especial cuando interpretan obras de la polifonía sacra, muy exigente en voces y en seguridad.

Martes Santo: Tercero de abono

El Tercero de abono a las 5 de la tarde, como los demás que faltan por escuchar, a cargo de la Orquesta Sinfónica de Colombia bajo la dirección del maestro Alejandro Posada Gómez, ofreció un concierto con obras de W.A. Mozart, la Obertura de las Bodas de Fígaro; el concierto para trompeta de J. N. Hummel, interpretado por el solista Fernando Parra, que expresó con gran maestría esta obra llena de contrastes en la línea solista. Creo que es la primera vez que escuchamos en Popayán este de Hummel y a un solista de este instrumento. Hummel es un compositor húngaro- alemán ( 1778-1837 ), alumno de Mozart, Haydn y Clementi, amigo de Beethoven, Weber y Chopin, no debemos pasar por alto que Hummel fue importante pianista. El solista es bueno pero el instrumento es tan dificultoso que cualquier falsa nota es notoria. Bravo por la dirección, vistosa, preocupada y pendiente de la orquesta y el desarrollo de la obra. Por último la esperada Quinta Sinfonía de Beethoven en do menor, Op. 67, obra de increíble unidad. La cadenza a cargo del oboe, aunque muy corta, bien trabajada, sonido agradable y dulce. Me parecieron bien las cuerdas, el cantabile de chelos y contrabajos afinado y parejo, notoriamente lindo. No me gustaron los vientos, me parecieron inseguros y los pasajes de trompas y trombones presentaron debilidades notorias, eso mismo puedo decir de las flautas traversas. En fin como la obra es realmente apoteósica muchos de los defectos pueden excusarse y así lo hizo el público que aplaudió hasta que el director tuvo que dar un bis de la última parte de la sinfonía.