XXXIX FESTIVAL DE MUSICA RELIGIOSA
Sábado 16 de marzo, 2002
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses semanasenteros:

Jorge Flórez Calvo ha tenido la amabilidad de enviarnos una nota sobre el XXXIX Festival de Música Religiosa, que hará parte de las dilectas actividades culturales durante la Semana Mayor de Popayán. Nuestros agradecimientos a Jorge por ofrecernos este calendario de calidad.

Cordial saludo,

XXXIX FESTIVAL DE MUSICA RELIGIOSA.
Por: Jorge Flórez Calvo (jmflorez@emtel.net.co)

Aunque nadie ha escuchado sobre el Festival de Música Religiosa de este año, ya el número XXXIX, vamos para el XL, se ha ido preparando con esmero y con la seriedad que demanda un acontecimiento cultural tan apreciado y tan nuestro, apreciado tanto por los payaneses como los foráneos.

El tesón de la familia Mosquera Troya no se amilana y Juan Manuel, el sucesor de Edmundo, gestor de tan importante evento, ha venido trabajando sin descanso para lograr un programa interesante y atractivo con la colaboración de grupos que han aceptado continuar con los éxitos logrados en otros años.

Nuevamente tendremos entre nosotros a grupos como el BALLESTRINQUE, que abrirá el primero de abono, el domingo de Ramos 24 de Marzo, en el Teatro Municipal Guillermo Valencia, a partir de las 7 de la noche.

La participación de la Sinfónica de Colombia que hace rato no escuchamos, bajo la batuta del Maestro Alejandro Posada y de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, con la dirección del Maestro Eduardo Carrizosa, asegura una semana de bella música y reconocida calidad interpretativas.

Innovación como participante, es la Orquesta de Cámara BELLE EPOQUE, tendrá su actuación en el segundo de abono el 25 de Marzo, Lunes Santo, en el mismo Teatro y la misma hora..

No podía faltar, para cerrar el Festival, el CORO DE CAMARA DE POPAYÁN, que dirige doña Stella Dupont Arias, acompañado por la Filarmónica de Bogotá.

He aquí el programa definitivo:

Domingo de Ramos. Grupo Ballestrinque, dirigido por doña María Cristina Sánchez. Primera parte del programa, obras de la polifonía sacra de los siglos XVI-XVII y XVIII. Compositores : William Byrd, Francesco Anerio, Thomas Morley, Antonio Lotti, José D. Cascante y Alonso Torices.

Después del intermedio obras del siglo XIX y XX, debe anotarse que esta segunda parte del Concierto presenta trabajos de importantes compositores del Norte y Sur América, algunos de ellos gestores de música afro-americana.

Son ellos : O. Lacerda, Juan Jacob Niles, Harry T. Burleigh, William Levi Dawson y Ariel Ramírez, este último compositor argentino autor de la Misa Criolla, Alfonsina y el Mar y otras.

El II de abono, día Lunes Santo, a cargo de la Orquesta de Cámara Belle Epoque, presentará las Sinfonía Concertante, K. 364 de W. A. Mozart y la Serenata para Cuerdas en Do, Op.48 del ruso P. I. Tchaikovsky.

El III de abono, día Martes Santo, será a partir de las 5 de la tarde. Orquesta Sinfónica de Colombia, dirigida por el Maestro Alejandro Posada, interpretará el Concierto para trompeta de Johann Nepomuk Hummel. La Obertura de la Bodas de Fígaro W. A. Mozart y la Gran Sinfonía N0. 5 en Do menor, Op.67 de L.V. Beethoven.

El IV de abono, día Miércoles Santo, la Orquesta Sinfónica de Colombia, interpretará una obra importante y quizá las más conocida de Samuel Barber, Adagio para Cuerdas.

El concierto para Clarinete K. 622 de W.A. Mozart y la Sinfonía N0. 7, Op.92 de L. V. Beethoven.

El V de abono, día Jueves Santo estará a cargo de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, dirigida por la batuta del maestro Eduardo Carrizosa. Programa : Gioacchino Rossini, la Obertura de la Opera La Escala de Seda. De Roberto Schumann, el Concierto para piano y orquesta, Op.54 y de Félix Mendelssohn- Bartholdy la Sinfonía N0.3 en La menor, llamada Escocesa.

VI de abono, último del Festival, día Viernes Santo. Coro de Cámara de Popayán que dirige doña Stella Dupont Arias, acompañado por la Orquesta Filarmónica de Bogota, interpretará la GRAN MISA EN DO menor, K 427 de W.A. Mozart, una de las más grandes obras de este compositor que por sí sola le daría reconocimiento como compositor de música religiosa.

El programa , por lo tanto, no puede ser más sustancioso y atractivo, ojalá Popayán y los visitantes respondan al esfuerzo de los organizadores que año tras año procuran brindar tan magno acontecimiento musical.

Debe resaltarse la colaboración de protectores y aportantes que aún desean elevar el Festival para bien de la cultura musical y en pro del enlucimiento de la Semana Santa, una de las más importantes en el mundo.