¡FELIZ AÑO 2005!
Jueves 30 de diciembre, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Inicios festividades Año Nuevo.

Una de las costumbres que han sobrevido los siglos son las festividades relacionadas con la repetición de períodos de tiempo. Los pueblos del mundo se dieron cuenta de que transcurrido cierto lapso, las estaciones solares repetían su cauce luminoso; los cultivos volvían a crecer y las lluvian regresaban para regar las nuevas semillas. Así el hombre fue cerciorándose del constante retorno hacia el punto inicial.

En las diferentes culturas de todos los tiempos los cambios de ciclo han llevado implícitos ritos que atraen salud, amor y dinero, los tres pilares básicos de la felicidad del hombre. Por eso, no es extraño encontrar ritos ancestrales, propios de cada cultura y pueblo, que busquen la felicidad, el éxito y la abundancia.

Hace 4000 años los babilonios vieron en esta repetición de las estaciones un motivo digno de celebrarse e instauraron un ciclo festivo de 11 dias de celebración que comenzaban cuando la primavera describía sus primeros trazos entre los jardines colgantes de Babilonia.

Los egipcios también recibían con algarabía las señales que preludiaban el nuevo año. Su rostro se tornaba festivo cuando llegaba el ansiado momento en que el río Nilo empezaba a crecer y el caudal se hacía propicio para la siembra.

Los Romanos de antaño intercambiaban regalos de Año Nuevo entre sí, los cuales consistían de ramas de árboles sagrados. Años más tarde, se regalaban nueces o monedas cubiertas en oro impresas con el retrato de Janus, el dios de las puertas, portones y comienzos. Enero (January) fue nombrado en honor a Janus, quien tenía dos caras--una mirando hacia adelante y la otra mirando hacia atrás.

Los antiguos Persas regalaban huevos en Año Nuevo, lo que simbolizaba productividad. Los sacerdotes Celtas, en lo que ahora se conoce como Inglaterra, le daba a la gente ramas de muérdago, que era considerado árbol sagrado.

Los gobernantes Ingleses habían revivido la costumbre Romana de pedirle a sus súbditos regalos de Año Nuevo: joyería y oro. La Reina Elizabeth I adquirió una larga colección de guantes ricamente elaborados en tejido y joyas debido a esta costumbre. Los esposos Ingleses le daban dinero a sus esposas en Año Nuevo para comprar broches y otros artículos.

Muchos colonos Americanos en Nueva Inglaterra celebraban el año nuevo disparando al aire y gritando. También visitaban tabernas y casas pidiendo bebidas para festejar el comienzo de un nuevo año.

Costumbres de Año Nuevo

Los escoceses festejan el Hogmanay. Se busca un barril de madera, se le prende fuego y se lo pone a rodar por las calles, con el objeto de permitir el paso del nuevo año. Después de medianoche, visitan a sus allegados para desearles feliz año nuevo y les ofrecen un trago de whisky y un pedazo de pastel de avena.

En Rumania las mujeres solteras suelen caminar hacia un pozo, encender una vela y mirar hacia abajo. El reflejo de la llama dibujará en el agua el rostro de su futuro esposo.Las que se quedan en sus casas toman una rama de albahaca y la colocan bajo la almohada: el sueño de esa noche tendrá como protagonista al hombre que las espera.

En Las Bahamas la fiesta del Junkanoo se remonta a los siglos XVI o XVII y tiene lugar en honor a John Canoe, dueño de plantaciones quien era bondadoso y permitía a sus esclavos tomarse algunos días para la Navidad. Ellos festejaban con danza y música africanas. Esta celebración hoy en día se ha convertido en un gran desfile formal y organizado, con disfraces sofisticados y músicas con mucho ritmo.

El Inti Raymi o Fiesta del Sol, fue la fiesta más importante en tiempo de los Incas. Se celebraba con ocasión del solsticio de invierno -el año nuevo solar- para un pueblo cuyo principal objeto de culto era el dios Inti (el sol), en la plaza de Huacaypata en la ciudad de Cusco.

Superticiones

De las más antiguas tradiciones se encuentran todavía algunas superticiones propias de cada cultura. Algunas son:

- Sacar las maletas a la puerta de la casa, le traerá muchos viajes.
- Sentarse y volverse a parar con cada una de las doce campanadas, trae consigo matrimonio.
- Recibir el año nuevo, con dinero dentro de los zapatos, le dará muchísima prosperidad económica.
- Para tener mucha ropa nueva, usted debe usar la ropa interior al revés la noche del treinta y uno.
- Utilizar ropa interior roja, le hará encontrar el amor de su vida.
- Utilizar ropa interior amarilla, le traerá mucha felicidad y alegrías.
- Comer una uva (con cada campanada) a la vez que pide un deseo, hará que todos se le cumplan.
- Comer una cucharadita de lentejas, traerá prosperidad para todo el año entrante.

***

Sea lo que sea, el Año Nuevo es uno de los motivos o excusas para departir alegremente con los familiales, amigos y casi siempre, en forma inolvidable.

¡Un feliz Año Nuevo 2005 a todos y cada uno de nuestros lectores, sus familiares y amigos!