SAN FRANCISCO
Martes 11 de abril 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payanés ilustre:

El Liberal de hoy dedica una página a nuestro hermoso templo San Francisco. Reproducimos una parte muy reducida de ella y lo invitamos a admirar las fotos correspondientes y texto completo, en la dirección, sociales, siguiente:

http://www.elliberal.com.co/

La iglesia un museo vivo de la historia religiosa
En el camino de San Francisco
Por Durley Castro
El Liberal

San Francisco es el tesoro más valioso que posee la Ciudad Blanca. Ella encierra tesoros religiosos, que son fruto del amor hecho realidad en obras positivas. Se puede pensar que ante el misterio insondable de muerte, el hombre quiere permanecer vivo a través de sus obras que son la proyección de sí mismo hacia el futuro de una existencia que transcurre fugaz en el correr misterioso del tiempo y se diluye en el infinito.

El púlpito de la iglesia, perteneciente a la escuela quiteña del siglo XVIII, estilo barroco granadino, tallado en madera y decorado en pan de oro. Se le califica como la mejor obra que hay en Colombia. Poseía seis estatuillas representando a la orden Seráfica de San Francisco, actualmente sólo quedan dos; en la canéfora se observan frutas típicas de la región como también la enredadera de la vid con aves nativas y rostros indígenas.

Las imágenes

En el altar mayor se encuentra la Virgen de Nuestra Señora de las Gracias, patrona de los franciscanos. La iglesia posee una serie de imágenes sacras, siendo las más importantes:

Cristo de la Veracruz

Llamado así por cuanto tiene incrustada una partícula de la propia cruz donde murió Jesucristo. Se cree que fue traído de España y es una de las más hermosas imágenes que tiene Popayán, de Jesús crucificado pendiendo de una cruz.

La cruz está enchapada en plata repujada, posiblemente traída del Perú. En una de las láminas de plata se encuentran escritas en tinta negra el año 1600 con las iniciales MMPM que posiblemente son del nombre del escultor y se atribuyen a Juan Martínez Montañés.

Cachorro

Imagen española que fue donada al templo por el expresidente Guillermo León Valencia en 1952, quien refirió que habiendo asistido a la procesión de Sevilla (España) se había situado en un balcón en una de las calles centrales por donde pasaría la Santa Imagen y al encontrarse la mirada del Santo Cristo denominado el Cachorro con su mirada quedó extasiado ante aquellos dulces y penetrantes ojos.

De allí la idea de tener una auténtica copia y traerla a la ciudad para las procesiones. Lo encargó en España al artista José Lauriel en 1952 y fue agregado a las procesiones en 1955.

El cuadro del cajón de Cristo.

Este lienzo tiene la fecha de 1667 y aparece como obra de un pintor arcaizante más relacionado con santafereño que con lo quiteño su posible autor es Juan Pérez Mexia Sorro.

Los osarios.

En ellos se acostumbraba a enterrar a las dos familias que más aportaban económicamente a la iglesia como era la familia Valencia y la familia Mosquera. Algunos de los más antiguos son el de Manuela Petrona Celestina Mosquera 1856 y el corazón de José Rafael y Mosquera 1876. Los túneles de flagelación pasan por encima de las dos naves laterales. Estos eran utilizados por los antiguos franciscanos del convento para purgar sus pecados flagelándose con el disciplinario de cuero o de alambre según la gravedad de estos. También permanecían ahí cuando estaban enfermos de algún virus contagioso.

Las momias de San Francisco

Hay dos momias que fueron halladas hace unos cuarenta años en la iglesia por el párroco Laureano Mosquera y que tienen cerca de 200 años.

De ellas hay varias teorías. Dos son: 1- Se dice que una de ellas la que está vestida de obispo pudo haber sido Fray Serafin Barbetti, el arquitecto franciscano que construyó el puente del Humilladero. La otra se dice que pudo haber sido Simon Scheinner, un jesuita arquitecto que hizo los planos del puente viejo de Cauca. 2- También se dice que pudieron ser los directores del colegio de Nuestra Señora de las Gracias llamados Diego de la Pobreza y Thomas de Velardy.

También está la maquinaria del reloj que había en la fachada de la iglesia y que con el terremoto del 83 se cayó y se destruyó. El otro túnel se conserva en toda su originalidad.

El campanario.

Su campana es una de las más grandes de Colombia y la gran del Cauca. Fue mandada hacer por Pedro Agustín de Valencia el primer Valencia hombre nacido en Popayán.

La campana tiene una inscripción en la parte superior que dice don Pedro Agustín de Valencia año 1780, dedicada a San Antonio de Padua. Ya que la familia Valencia fue la que trajo la devoción de San Antonio a Popayán.

Cordial saludo,