FEDERICO CARLOS LEHMAN VALENCIA
1914 - 1974
Por : Guillermo Alberto González Mosquera
De: Mario Pachajoa Burbano

Fue un estudioso permanente, un espíritu ávido de saber que desde su juventud quiso conocer todo lo relacionado con la naturaleza. De ascendencia alemana por el lado de su padre, llevaba también en sus venas la sangre del gran General Tomás Cipriano de Mosquera. Como muchos de sus coetáneos estudio su primaria con los Hermanos Maristas y su secundaria en el Liceo de la Universidad del Cauca. En esta última realiza su formación profesional que luego complementa en la Universidad Nacional en Bogotá y luego se especializa en Taxidermia en Northwestern School en Omaha, Nebraska. Cuando regresa a Popayán, su ciudad natal, recibe el apoyo del entonces Rector de la Universidad del Cauca, Antonio José Lemos Guzmán, con quien funda el Museo de Historia Natural, formando una de las colecciones más destacadas de Zoología y Botánica que posea cualquier institución académica colombiana. Su carrera como docente es una sucesión ininterrumpida de cargos profesorales e investigativos en centros de educación superior e instituciones científicas, en los que va a dejar una profunda huella. Fue Jefe del Departamento de Zoología del Instituto Botánico y Jefe del Departamento de Ornitología del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, en donde también fundará el Museo de Historia Natural.

Al igual que Enrique Pérez Arbeláez, quien fuera el gran organizador de las instituciones para la promoción de las Ciencias Naturales en Colombia, Lehman se ocupó de que en el país existiera una legislación para la protección de los recursos naturales, el control de la caza indiscriminada y el establecimiento de áreas protegidas. Lo hacía como Presidente del capítulo nacional del Comité Internacional para la Defensa de las Aves que presidía Gilbert Pearson. Junto con éste llevó a cabo la tarea de imprimir y distribuir por toda América 10.000 ejemplares del Boletín "Las Aves bajo el Ecuador", que mostraría no sólo la riqueza de esta parte del planeta en la fauna avícola, sino la necesidad de defenderlas. Como resultado de su gestión, el gobierno colombiano estableció en 1940 la Sección de Caza y Pesca, en el Departamento de Ganadería del Ministerio de Economía Nacional. Eran los esfuerzos pioneros que se daban en el país, mucho antes de que el tema cobrara la fuerza internacional que más tarde se le concedería como consecuencia de presiones de la opinión internacional. La legislación que sobre la materia se expidió durante la administración del Presidente Santos, se debe en buena parte a los esfuerzos del eminente científico colombiano.

Como Asesor de Gobierno, Lehman viaja a distintas regiones del país para estudiar áreas de protección y zonas de reservas para aves. Publica en 1945 un importante estudio sobre fauna en Colombia y viaja al exterior, principalmente a los Estados Unidos, para realizar nuevos estudios e investigaciones en el Museo Americano de Nueva York. En California se ocupa del tema relacionado con la transmisión de enfermedades de las cuales pueden ser portadoras las aves y algunos animales. Visita facultades de Medicina, Departamentos de Salud Pública, laboratorios de empresas que fabrican productos químicos para combatir plagas, así como hospitales y centros de prevención en diferente Universidades Americanas. Las Fundaciones Rockefeller y Guggenheim le otorgan becas para que adelante sus investigaciones, que luego se publican en revistas científicas que circulan en los medios universitarios y científicos.

Capítulo especial merece su dedicación al establecimiento de Parques Naturales en Colombia. En este sentido fue gestor de los Parques de Puracé en el departamento del Cauca y Farallones en el Valle. En la Primera Conferencia Mundial sobre el tema reunida en Seattle, fue elegido miembro principal de la International Commission on National Parks de la U.I.C.N. Un año después representa a Colombia en la Asamblea General de esta última entidad en Nairobi, Kenya, de donde regresa para fundar en Cali el Museo de Ciencias Naturales.

A Lehman se le concedieron innumerables distinciones nacionales e internacionales por su tarea científica. Instituciones de los Estados Unidos, de Inglaterra, del Japón, de Francia y de Bélgica lo hicieron Miembro Honorario y lo distinguieron con significativas menciones. Como panelista o conferencista recorrió varios países, en donde se lo escuchaba con respeto y admiración. Fue uno de los 40 especialistas del mundo convidados para tratar el tema estratégico de los efectos del desarrollo en la ecología y conservación, durante la Conferencia Especial reunida para ese efecto en Washington. En los últimos años se dedicó a filmar documentales de la naturaleza colombiana sobre conservación y fauna y presentó en el país y en el extranjero la película "El Cóndor"

. En compañía del naturalista canadiense Brown, dejó listo antes de su muerte el libro titulado "Aves de Colombia"

En suma, fue un verdadero sabio. Un caucano que penetró sin reservas y con paso firme al campo maravilloso de la ciencia, sin complejos ni timideces, dejando un legado extraordinario para la posteridad. Todo lo divisaba y abarcaba a través del límpido prisma de sus amplios conocimientos", dijo de él Libio Paz, al descubrir la placa recordatoria que se colocó en su casa natal de Popayán. En el año de 1973 se le concedió por la Gobernación del Valle la Orden José Joaquín Jaramillo por su dilatada tarea educativa. Luego de su fallecimiento en Cali en 1974, a los 60 años de edad, se recordaría en esa misma ciudad su trabajo científico, colocando su nombre al hermoso Museo de Historia Natural que él había fundado en la capital del Valle.