LA ESCLAVITUD EN POPAYAN
Sábado 1 de septiembre, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses ilustres:

Guido Enríquez Ruiz escribe en El Liberal, sobre la ignominiosa esclavitud en Popayán, que se inicia en 1587.

""" ... Popayán y la esclavitud
Por: Guido Enríquez Ruíz
1 de julio, 2001. El Liberal

Desde épocas muy antiguas la esclavitud vino a ser una institución del derecho de gentes. Contrariamente a la naturaleza unas personas se sometieron a otras de tal manera que los amos tenían derecho de vida y muerte sobre sus esclavos. No tenían estos cosa alguna en propiedad ni podían contraer matrimonio ni tener familia legalmente. Según el Derecho romano las fuentes de la esclavitud estan fincadas en el derecho de gentes y en el derecho civil. En el primer caso se consideraban esclavos quienes nacían de madre esclava en el momento del parto y quienes eran hechos cautivos. En el segundo, los que, según el derecho clásico, eran condenados a las minas, a las bestias del circo o al internamiento como gladiadores; las mujeres libres que tuvieran relaciones con esclavos ajenos y persistieran en ellas, los libertos acusados de ingratitud y los que, siendo libres, se dejaban vender como esclavos para engañar al comprador.

En el informe acerca de la Gobernación de Popayán que, con fecha de 15 de septiembre de 1592, rindiera al Rey de España el oidor Francisco de Anunciba se habla de "los negros que conviene se lleven a la gobernación de Popayán". Pero en años anteriores hallamos documentos que acreditan la existencia de esclavos en estas tierras, como la escritura, año de 1587, de donación para la fundación del Monasterio de monjas agustinas: "En el nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo... Sepan todos los que vieren la presente escritura, cómo yo don Fray Agustín de Coruña, dignísimo obispo de Popayán... he comenzado a fundar un monasterio para monjas en esta dicha ciudad e para el sustento de ellas, desde el día en que lo comencé, fui comprando negros para su sustento por no haber otra cosa más durable en esta tierra, por ser tierra de oro y minas ricas, en las cuales tengo veinte y siete negros que he comprado, de los cuales desde ahora para siempre jamás, con los demás que fuere comprando y todo lo demás que me perteneciere de la renta del obispado... los sitúo y los señalo e doy y ofrezco para la fundación de la casa de monjas que he comenzado a fundar en esta dicha ciudad".

"Fue, pues, el obispo Agustín de la Coruña uno de los precursores de la esclavitud en Popayán, uno de los principales centros de ella en el Nuevo Reino de Granada merced a las numerosas minas de oro que en este territorio tenían asiento. En el siglo XVII se incrementó de manera considerable la explotación minera en la Gobernación de Popayán por la actividad de los comerciantes: abastecían con esclavos los reales de minas y, hechos terratenientes, aumentaron el número de esclavos negros ante la prohibición de esclavizar legalmente a los indios. En el siglo XVIII se fomentaron las cuadrillas de negros en las minas del Chocó, en los yacimientos de Gelima, Quinamayó, La Teta, Dominguillo etc. y en los distritos de Caloto y Almaguer lo mismo que en los lavaderos del Pacífico.

El auge de la minería hizo que en siglo XVIII más del 80% de las exportaciones estuvo constituído por productos mineros. Esto nos da idea del aumento de la esclavitud especialmente en regiones como la nuestra, en donde todavía en 1847, casi en vísperas de la ley de abolición de la esclavitud, hallamos documentos como éste: "Señor secretario Don Martín Caicedo, sírvase usted hacer constar por escritura solemne, que tengo vendidos y entregados al señor Pablo del Solar noventa y nueve esclavos en la cantidad de treinta y un mil cuatrocientos diez pesos, lo que confieso haber recibido a entera satisfacción, cuyos esclavos han sido vendidos para exportarlos de esta República con todos los requisitos de la ley, no siendo yo responsable por nada de lo que suceda después de la salida del buque que los lleva y quedando yo obligado a la evicción y saneamiento de dichos esclavos, sin responder por vicio, tacha ni defecto alguno. A lo que agregaría usted las demás cláusulas de estilo. Esta escritura debe aceptarla el señor Pablo del Solar. Buenaventura, abril 19 de 1847. (firmado) Julio Arboleda".

Fue un payanés, José Hilario López, quien, como Presidente de Colombia, sancionó el 21 de marzo de 1851 la ley que liberó en nuestro país a los esclavos. Las características de la nueva república y el haberse hecho antieconómica la esclavitud determinaron la promulgación de dicha ley. Las dos últimas constituciones colombianas, de 1886 y 1991, respectivamente, con gran énfasis prohiben la esclavitud.

Es ésta una de las más ignominiosas instituciones en toda la historia, de la que no estuvo exenta nuestra comarca. ¿Qué haremos para reparar tan grande injusticia? ... """

Cordial saludo,