TERCER ENCUENTRO DE PAYANES EN USA
Lunes 10 de noviembre, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

El Tercer encuentro de payaneses en USA, se realizó con todo éxito el 7, 8 y 9 de noviembre del 2003 en la ciudad de Nueva York, USA., coordinado por Pedro Agustín Roa Arboleda.

El evento incluyó la sesión de bienvenida en el edificio de las Naciones Unidas de Nueva York; la sesión de trabajo en la sede de la Misión Colombiana ante la ONU y la despedida en un yate que circundaba la isla de Manhattan.

En la parte social, el conocido y laureado diseñador payanés Sergio Orozco ofreció una exquisita cena a los participantes en su residencia sobre el río Hudson..

El informe, que se distribuirá -por entregas- por la Red de payaneses, sobre las actividades realizadas se inicia con las palabras de la Presidenta de la "Popayan Corporation" señora Amalita Grueso de Salazar pronunciadas durante la sesión de bienvenida el viernes 7 de noviembre.

En la foto aparecen: Ana Maria Iragorri Suss, Jaime Buenahora Febres-Cordero, Cónsul General de Colombia en NY., Guisella Manrique de Borrero, Vice-Cónsul de Colombia en N.Y. Amalita Grueso de Salazar, Presidente "Popayan Corporation" y José María Salazar Bucheli, Miembro de "Popayan Corporation".

Palabras de la Presidente de la "Popayan Corporation"
Sesión de bienvenida, III Encuentro de payaneses en USA

7 de noviembre, 2003, Naciones Unidas,

AMIGOS Y PARTICIPANTES AL III ENCUENTRO DE PAYANESES RESIDENTES EN U.S.

Nos encontramos aquí para realizar el III Encuentro de payaneses con la participación de personas vinculadas a Popayán y al Cauca por lazos de sangre o de amistad, residentes en Estados Unidos.

Al iniciar este Encuentro les pido el favor a todos los presentes que elevemos ante el Patrono de nuestra tierra querida el ECCE-HOMO una oración para que cese la violencia en nuestro Departamento, en nuestra ciudad y en Colombia. Para que reine en ellos la paz que tanto anhelamos y que las deliberaciones de este encuentro redunden en beneficio de nuestra comarca.

Haciendo memoria de estos encuentros, vale la pena mencionar cómo surgieron y la razón de nuestro empeño en convocar a todas las personas de Popayán que conocíamos y que sabíamos eran residentes en este país. A mediados de 1999 en conversación con Guillermo Borrero consideramos la posibilidad de realizar estos encuentros, con el fin de robustecer los lazos afectivos con nuestro terruño y trabajar unidos por un futuro más próspero para nuestros compatriotas en especial para los jóvenes y los más necesitados. Guillermo manifestó su interés en realizar la primera reunión en Pittsburg y de coordinar ese Primer Encuentro.

En Noviembre del año 1999 cristalizamos este deseo con la asistencia de 23 payaneses que vivían en varios y distantes sitios de este país o que estaban visitando a sus familiares. Menciono entre ellos a: Carlos Ayerbe y Socorro de Ayerbe; Guillermo Borrero y Maria Cristina Aragón de Borrero; Burt Burson y Marcela Ayerbe de Burson; Andrei Cigelman y Esperanza Ordóñez de Cigelman; Enrique de Valdenebro y Susana de Valdenebro; Diego de Valdenebro y Patricia Grueso de Valdenebro. Ricardo Herrera y Maria Elisa Lemos de Herrera; Mario Pachajoa y Dora de Pachajoa; Alex Stein y Marlem Martínez de Stein; Francisco Torres, José María Salazar y Amalia Grueso de Salazar; Juan Cristóbal Velasco y María Eugenia Maya de Velasco; Emilio Villegas y Sra. de Villegas.

Los momentos que pasamos con Guillermo y María Cristina disfrutando de su espléndida hospitalidad son de gratísimo recuerdo. Fue agradable y emocionante escuchar las canciones de nuestra tierra interpretadas por los artistas Enrique de Valdenebro, Diego de Valdenebro y Ricardo Herrera. Varios de los presentes trajeron a nuestra memoria anécdotas de nuestros personajes típicos y legendarios de Popayán. Fue una tertulia muy amena, llena de amistad, difícil de olvidar y ante todo quiero recalcar que se inició una historia y se institucionalizó para el futuro la reunión de Payaneses en el exterior.

Una de las conclusiones de este I Encuentro fue el lanzamiento del Primer Concurso de Narraciones Breves para escritores caucanos“, con un premio de $1.000 dólares para el ganador del concurso. Esta idea fue auspiciada por Guillermo y el jurado quedó conformado por Guillermo Borrero Aragón y Edgar Bustamante Delgado. Gracias a la labor tesonera de ellos dos se llevó a cabo la promoción del concurso y calificación de los cuentos recibidos, entregando el premio al ganador: Mónica Emma Lucía Chamorro Mejía, quien sometió al Concurso su obra denominada. “El Nido” El premio fue adjudicado y entregado en Popayán el 1 de Octubre del año 2000 a la escritora y poetisa Chamorro Mejía.

Como decía atrás en Pittsburg se inició la historia de estos eventos. Y en seguimiento a las ideas que allí se debatieron se convocó y se organizó el II Encuentro en la ciudad de Washington y cuya coordinación estuvo a mi cargo.

En esta reunión participamos 32 personas durante los días 8, 9 y 10 de Noviembre del año 2002. Son ellas: Jorge de Angulo Muñoz, Carlos Ignacio Arboleda Angulo y Catalina de Arboleda, Burt Burson y Marcela Ayerbe de Burson, Carlos Camayo, Juan Manuel Claros, Diego Caldas y Rosa de Caldas, Andre Cygelman y Esperanza Ordóñez de Cygelman, Will Farnham y María Cecilia Lemos de Farnham; Alberto Gómez y Maria Cecilia Cajiao de Gómez, Astrid Maya Otero, Diego Muñoz Ortega, Diego Montón y Mariana de Montón, Juan Montón y Mercy Blanco de Montón, Monseñor Henry Otero Diago, Mario Pachajoa y Dora de Pachajoa, Maria Virginia Pardo Cárdenas, Maria Cristina Puerta Casas, Pedro Agustín Roa Arboleda, Maura Robles, Edgar Rincón y Cilia de Rincón, Alex Stein y Marlem Martínez de Stein, Mike Shahan y Constanza Fernández de Shahan, José Maria Salazar Bucheli, Amalia Grueso de Salazar y Diana Burson de Tunison. Otros payaneses se excusaron, pero nos hicieron llegar sus voces de apoyo y de colaboración en el futuro.

El programa se empezó en la Casa de José Maria Salazar Bucheli y Amalia Grueso de Salazar con una Misa oficiada por Monseñor Henry Otero Diago, ilustre prelado payanés residente en Washington. Iniciamos la reunión con un alegre brindis de bienvenida a los participantes, seguido con un diálogo abierto recordando a Popayán y sus gentes. Se manifestó en todo momento el deseo e intención de trabajar unidos por nuestra tierra.

Resaltamos en la tertulia nuestro reconocimiento por las oportunidades que este país nos ha brindado, pero también subrayamos que así nos encontremos satisfechos y optimistas con nuestra respectiva situación en esta gran nación, no podíamos olvidar nuestras raíces ni perder contacto con nuestra patria chica y sus gentes.

Nos pusimos de acuerdo en la importancia de enseñar a nuestros hijos y descendientes las cosas buenas heredadas de nuestros antepasados y de divulgar la Historia de Popayán y del Cauca y el papel que su gente ha desempeñado a lo largo de la Historia de Colombia.

En nuestra reflexión colectiva resaltamos la preocupación de encontrar formas concretas para colaborar con el desarrollo de nuestro Departamento. Ratificamos nuestro compromiso de seguir unidos consolidando los lazos fraternales, comunicándonos más y participando en forma consistente y optimista en las campañas que pudieran surgir como resultado de estas deliberaciones.

Como parte del programa en este primer día se presentó el video del solista niño Santiago Cañón Valencia acompañado por la Orquesta Filarmónica de Bogota, interpretando el Concierto de Vivaldi en la menor y se entregó un folleto con varios de los escritos enviados con todo cariño para este II Encuentro por el historiador, narrador y poeta Daniel A.Vejarano Varona..

Inspirados un poco por el ambiente de la ciudad capital de este importante país, de sus monumentos, de su historia y del Castillo del Smithsonian fuimos perfeccionando nuestros objetivos y se acordó que era fundamental crear y organizar una Fundación para ayudar al desarrollo Socio-Cultural y Económico del Cauca y de Popayán. El nombre acordado fue de “Popayan Foundation”, con sede en Washington D. C. y se nombró a Amalia Grueso de Salazar como presidente de la Junta con la colaboración de Diego Caldas, Mario Pachajoa, Edgar Rincón y José Maria Salazar Bucheli para realizar el estudio correspondiente y tomar las medidas pertinentes. Se designó como Tesorera a Marlem Martínez de Stein.

Entre las reminiscencias del II Encuentro cabe subrayar la presentación del video de la Misa Patoja, en su estreno mundial durante la Semana Santa del 2002 en Popayán. Este numero del programa se cumplió en la Residencia de Burt Burson y de Marcela Ayerbe de Burson acompañado con una exquisita cena de platos payaneses y música colombiana.

Se convino en llevar a cabo el III Encuentro al cual hoy asistimos en la ciudad de Nueva York nombrando como coordinador a Pedro Agustín Roa Arboleda.

Para desarrollar lo acordado como conclusión del II Encuentro iniciamos el 24 de marzo de 2003 la Primera reunión de la Junta Directiva de “ Popayan Corporation”. Se procedió al nombramiento de Vicepresidente a Diego Caldas, como Secretario a Mario Pachajoa, como vocales a Edgar Rincón y José María Salazar Bucheli. Marlem Martínez de Stein había manifestado la imposibilidad de aceptar el cargo como Tesorera, entonces se eligió a Mario Lemos como su Tesorero.

Se decidió que la sede de la Fundación fuera Maryland, porque es en este ESTADO en el cual residimos la mayoría de los miembros de la junta DIRECTIVA y por lo tanto se adelantó el estudio de las normas legales necesarias que rigen para este tipo de Instituciones en el Estado de Maryland.

Diego Caldas adelantó el análisis exhaustivo de dichas normas y se procedió con la colaboración de cada uno de los miembros de la Junta Directiva a la elaboración de los estatutos, que por razones legales se designó como “Popayan Corporation” en lugar de “ Popayan Foundation”, que en español la llamaríamos Fundación. Copia de estos estatutos se distribuirá a ustedes no sólo para su conocimiento sino para recibir sus sugerencias y recomendaciones.

Fue preciso cumplir con los requisitos establecidos para Instituciones de carácter filantrópico y en particular con aquellos que exige el “Internal Revenue Service” para conceder a “Popayan Corporación” la exención de impuestos. Como ustedes comprenderán esto es fundamental si en el futuro vamos a recaudar recursos para diferentes actividades y/o programas de nuestra tierra

Aun estamos pendientes de la aprobación de este último paso. Esperamos antes de 90 días una respuesta afirmativa.

Adelantándonos a la creación de “Popayan Corporation” (Fundación Popayán) y en colaboración con la Red de Payaneses ayudamos a la causa que habían emprendido los Caballeros y Damas del Santo Sepulcro del Capítulo de Popayán para ayudar a la fundación Hogar San Vicente de Paúl, con contribuciones voluntarias de varios coterráneos por un valor de $ 1.790,00 dólares y $ 360.000,00 pesos colombianos que se entregaron en Popayán a la Directiva del Hogar el día 15 de Julio de 2003. Recibieron esta donación el Ingeniero Ignacio Angulo Rojas Presidente y la Hermana Dilia Vásquez P. Directora. Estos Directivos expresaron su agradecimiento mediante recibo personal a cada uno de los contribuyentes. Posteriormente se enviaron $50,00 dólares más recaudados para esta misma causa.

Como se estableció en los Estatutos el objetivo de ”Popayan Corporación" (Fundación Popayán) es el de promover el desarrollo de la población mas necesitada de Popayán y el Cauca.

Tan pronto la Fundación haya recibido el reconocimiento del “Internal Revenue Service”, como una organización sin animo de lucro y con excepción de impuestos, la Junta de Directores iniciará actividades para organizar una base de datos de organismos financieros, multilaterales y bilaterales y en especial de organizaciones no gubernamentales, entre las cuales se dará especial atención a las Fundaciones que dentro de sus políticas movilizan recursos para financiar programas y proyectos en el área socio- económica.

El propósito de esta actividad es el de iniciar contactos con instituciones filantrópicas americanas que tienen programas para el desarrollo socio-económico de Colombia y de América Latina. Para lograr recursos con destino a proyectos en Popayán y en el Cauca.

La Junta igualmente organizará una base de datos de proyectos en el desarrollo socio-económico de la región del Cauca. Varias organizaciones en el Cauca han desarrollado proyectos que pueden lograr resultados muy positivos si se llevan a cabo. Nuestra Fundación buscará ligarse a estas organizaciones para colaborar en la identificación y movilización de recursos.
La Fundación igualmente formulará procedimientos para apoyar a las Instituciones en el diseño de los proyectos; adelantará estudios sobre los requerimientos que las Instituciones filantrópicas de Estados Unidos exigen para financiar proyectos.

La Junta también ha considerado el diseñar una Pagina en Internet para mantener informados sobre las actividades de la corporación a los Miembros y público en general.
Cumplido esto ya tenemos el instrumento que es “Popayan Corporation”, pero el camino a seguir es muy largo, debemos entender que la Corporación no puede sino colaborar en la búsqueda de recursos de aquellos proyectos y programas que se diseñan y se proponen al nivel de gobierno y de la sociedad en Popayán Será también importante ampliar el numero de asociados, para ello me permito invitar a los aquí presentes a unirse oficialmente a ella a través de un aporte de 35,00 dólares anuales.

Es obvio que dentro de las actividades que la junta realizará será la de acrecer los recursos de la Fundación para que ésta pueda realmente ser efectiva en el cumplimiento a las labores que hemos señalado

Sobra indicar que los miembros de la Junta actuaremos en forma voluntaria sin recibir ninguna remuneración.

Tenemos muchos proyectos entre manos, pero debemos tener muy en claro nuestros objetivos para que de este Encuentro surjan iniciativas y decisiones que nos lleven a cumplir el propósito de la Fundación que es el de movilizar los recursos financieros y técnicos que se puedan encontrar para lograr los planes propuestos.

No quiero terminar sin hacer mención a la Red de Payaneses que mañana precisamente cumple cinco años de su iniciación. Hago mención especial de admiración y gratitud a Mario Pachajoa el Coordinador de la Red desde el primer momento que iniciamos nuestra labor. Gracias a él hay mas de 500 personas inscritas en la Red. Ha sido y es un vehículo muy importante de comunicación entre los payaneses tanto los que habitan en nuestra ciudad como los que residen por fuera del país.

Quiero agradecer a todas las personas que han colaborado para que este III Encuentro haya podido realizarse y de una manera especial a su coordinador Pedro Agustín Roa Arboleda.