EFRAIM MARTÍNEZ ZAMBRANO
Martes 27 de marzo, 2001
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Un día como hoy, 27 de marzo de 1956, fallecía en Popayán Efraím Martínez el famoso pintor de "La apoteosis de Popayán".

El pintor, que nació en Popayán el 17 de diciembre de 1898, era hijo de Ángel Custodio Martínez y nieto del sargento mayor Pascasio-Martínez, el joven boyacense que pasó por Popayán con el Libertador, después de haber combatido valerosamente en Boyacá; los primeros años de la vida de Efraím Martínez transcurrieron en la hacienda Los Tejares o El Refugio, construcción de mediados del siglo XVII enclavada en las afueras de la ciudad. A la edad de siete años ingresó a la escuela de El Carmen, regentada por los hermanos maristas, donde realizó sus primeros estudios; a los trece pasó a la Universidad a cursar bachillerato. Cuando se creó la Escuela de Pintura anexa a la Universidad, Martínez cursaba su tercer año de estudios; entonces se inscribió en la Escuela de Pintura, teniendo como profesor a Emilio Porcet, primer director de la Escuela, y luego de Oriolano Leudo. Entre sus primeras obras merece destacarse El Pordiosero, óleo por el cual obtuvo una beca para continuar sus estudios de bellas artes en Bogotá, con los maestros Roberto Pizano, Eugenio Zerda y Francisco Cano.

En la capital, Martínez triunfó en un concurso abierto por la Dirección de Instrucción Pública, con los óleos La vuelta del paseo y La musa del pintor, para el cual le sirvieron de modelos una bella dama payanesa de apellido Castillo y Luis Carlos Valencia Guevara, quien años más tarde se convertiría en otro de los pintores payaneses de renombre. En 1920 ganó otra beca, por su cuadro Luz compasiva, para viajar a Madrid a especializarse. Residió en Europa tres años, y fue discípulo de Fernando Álvarez Sotomayor. Por aquella época enfermó gravemente y fue necesario internarlo en un sanatorio. Durante la convalecencia, pintó el óleo Las monjas cantando, con el cual participó en la Exposición Iberoamericana de Sevilla. En 1926 Martínez regresó de nuevo a Colombia, y enseguida ocupó un sitio destacado en el arte nacional. Recibió muchos encargos de obras y la Universidad del Cauca, para conmemorar el centenario de su fundación, le encargó varios retratos al óleo de sus rectores. En 1929 viajó a París, y un año después regresó influido por las escuelas francesas de fin de siglo. A esta segunda época pertenecen sus obras Tapices tropicales, Los Trípticos y La Lechera, ejecutados para decorar el foyer del Teatro Municipal de Cali, y los retratos Valencia barbado y Valencia y Sanín, considerados dos de sus mejores pinturas. Entre 1931 y 1933 trabajó en Popayán y se desempeñó como profesor de la Escuela de Bellas Artes de la ciudad.

En 1933 fundó, y fue su director hasta 1938, de la Escuela de Bellas Artes de Cali. Martínez regresaba de Europa impregnado del espíritu de Álvarez Sotomayor, su maestro de Sevilla, quien lo encauzó en la delicada misión de cerrar con broche de oro, entre nosotros, aquella época abandonada definitivamente por los "ismos". Esto sitúa a Martínez entre los grandes maestros de la pintura colombiana del siglo XIX, que sólo vino a finalizar a mediados del siglo anterior, con él. Por otra parte, hay que resaltar sus excelencias en el dibujo, el color, la ejecución, la composición y la inspiración, tal como se aprecian en La Mendiga o en La Misa, obra que lo hizo merecedor de una beca para estudiar en París. En 1938 Martínez recibió el encargo de la que, a la postre, se convirtió en su obra más famosa: La Apoteosis de Popayán que, basada en el "Canto a Popayán" del maestro Guillermo Valencia, decora el Paraninfo Caldas de la Universidad del Cauca. En esta obra trabajó hasta su muerte. Martínez contrajo primeras nupcias con la poetisa Matilde Espinosa, con quien tuvo dos hijos, y en segundas se casó con Marta Sarria, unión de la que nacieron tres hijos.

Cordial saludo,

Nota: Tres artículos sobre Canto a Popayán pueden leerse en las páginas de Internet para el año1999:

http://mariopbe.com/index.htm