¡EBANISTAS!
Martes 17 de abril 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses semanasenteros:

Rodrigo Miranda Cabana, a quien van nuestros agradecimientos, nos ha enviado el siguiente texto que lo reproducimos con alegría, pues es el tema de la semana:

""" Mario: Así comienza la Corresponsal de El Tiempo Teresa Galíndez al referirse a los hermanos Durán : " Entre los tres hermanos suman 241 años y son los ebanistas de Semana Santa más antiguos y conocidos de Popayán y este año de Jubileo han trabajado más que nunca." Como son también "personajes" de Popayán, creo que bien vale la pena lo conozcan tus innumerables lectores: "Como cada año, por estas fechas, don Luis Carlos Durán está rodeado de las estructuras de madera que conoce desde que era niño y que hoy a sus 81 años construye junto a sus hermanos César, de 75 años y Guillermo de85 años.

Estos payaneses se han encargado de elaborar y restaurar las andas, los barrotes y tendidos (elementos de los 'pasos') durante más de 60 años. Es una tradición familiar que viene de cuatro generaciones atrás.Don Luis Carlos, un hombre de pequeña estatura, cabellos blancos, de manos fuertes y mente lúcida, construyó además de unas 18 estructuras para Popayán y otros municipios del Cauca, las andas del Santo Ecce Homo, patrono de la capital de Cauca, que reemplazaron a las antiguas armadas por su abuelo Juan Durán en 1784. Desde los tiempos de su abuelo, sabe que se utilizaba la madera de canelo y arrayán por su resistencia, que hoy han sido reemplazadas por el comino y el chanul.

Sin embargo, las técnicas son las mismas que emplearon sus ancestros. Son más de dos siglos de conocimientos en torno al oficio de ebanista. De toda la vida que ha dedicado a restaurar y construir andas, don Luis Carlos recuerda la noche de un miércoles santo, cuando aún cargaba en el paso del Amo Jesús de la iglesia de San Agustín. Por ese tiempo había construido con sus hermanos, la estructura de 'El Despojo'. Todo estaba listo, las flores, los atuendos de las imágenes y casi encendidos los velones esperando la hora de salir del templo de La Ermita. "Todos se habían ido a bañar y a cambiar para la procesión cuando me di cuenta de que el sitial (parte superior del paso) estaba muy alto. Lo medimos y le sobraban 20 centímetros, lo cual hacía imposible sacarlo por la puerta de la iglesia", dice don Luis Carlos.

"En menos de una hora desarmamos el paso, le cortamos a la estructura del sitial y lo volvimos a armar, de tal manera que cuando los cargueros llegaron todo estaba listo, parecía que nada hubiera pasado" recuerda mientras le da los últimos retoques a las andas de 'El Cristo de la Veracruz' y de 'La Virgen de los Dolores', sus nuevas obras. Además de ser toda una institución en el arte de la restauración y construcción de andas, los hermanos Durán son decanos de las procesiones. Es decir, ellos cumplieron por 50 años consecutivos con el oficio de cargueros. Como es tradicional, cuando dejó de cargar, don Luis Carlos entregó su barrote (lugar en el paso) a su hijo menor. Hoy recuerda con satisfacción la promesa que se hizo cuando tenía 25 años y ofreció al Señor llevarlo en sus hombros durante cinco décadas sin fallar. "Dios me dio vida y fortaleza para lograrlo", dice orgulloso." Abrazos. RMC