DANIEL AUGUSTO ISAZA IGLESIAS EN IRAQ
Jueves 24 de abril, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Daniel Augusto Isaza Iglesias, nacido en Popayán el 23 de agosto de 1980 es uno de los jóvenes que integran el ejército de USA contra Iraq. El artículo correspondiente que me ha enviado Santiago (desafortunadamente no incluye su nombre completo) lo tomó de El País del 24 de abril, inclusive la fotografía. Reproducimos parte de los párrafos correspondientes a Daniel Augusto. Nuestros agradecimientos para Santiago.

Cordial saludo,

***

Colombianos que 'liberaron' a Irak 
Por Jaime A Escobar Devia 

Reportero de El Pais 
Abril 24 de 2003

Daniel Augusto Isaza Iglesias (señalado por la flecha) integró la División 23 del Ejército de Estados Unidos, la cual encabezó la avanzada terrestre a Bagdad. El joven marine se comunicó el Jueves Santo con su hermana. "Vi la fotografía de mi hijo en la prensa"

"Sí papi, a Dani se lo llevaron para la guerra. El te llamó a Colombia y quería hablar contigo, pero tú no estabas".

Desde entonces María Teresa, su hija mayor y la "amiga entrañable" de Daniel Augusto, fue la encargada de rastrear la suerte del joven payanés de 23 años.

"Ella llamaba todos los días al Pentágono para averiguar por su hermano, pero allá sólo le decían que estaba bien. Por eso la incertidumbre era total, pues queríamos saber cómo la estaba pasando realmente. Hasta que el Jueves Santo Daniel llamó desde Bagdad a María Teresa, para dar señales de vida", comentó Jaime Isaza Valencia, en su visita a El Pais.

Y agrega: "Ese día contó que todo le había salido bien en la incursión militar a Bagdad. Que sí era verdad que varias personas habían muerto en las hostilidades, incluso algunos compañeros, pero que a él no le había pasado nada; que sólo estaba cansado de cargar tanto tiempo su pesado equipaje de soldado".

Uno de los momentos más difíciles para Jaime Isaza durante los 22 días de ataques sobre Irak, fue cuando se enteró de la muerte en Kuwait del soldado colombiano Diego Fernando Rincón.

"Fue algo muy duro para mi. Miraba la foto de este muchacho en la prensa y me acordaba de mi hijo, quien también estaba pasando por las mismas. Por eso le pedía mucho a Dios que me lo protegiera de todo mal y peligro y que a mí nunca me fueran a dar una mala noticia, como sí se la dieron al señor Jorge Rincón en Georgia, Atlanta, el día que le avisaron la muerte de su hijo Diego Fernando".

Por ello, lo más emocionante para él fue ver a su hijo triunfante en pleno centro de Bagdad, en una foto de soldados estadounidenses que publicó El Pais el pasado 15 de abril en primera página.

"Inmediatamente lo reconocí, a pesar de que salió con gafas y con su casco de marine. Fue algo sensacional para toda la familia, cuando vimos a mi hijo en la prensa". Espero deseoso que se dé pronto el regreso triunfal de mi hijo".