DAMAS PAYANESAS DURANTE LA INDEPENDENCIA
Miércoles 14 de mayo, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Edgar Penagos Casas nos escribe sobre algunas de las mujeres payanesas que llenaron nuestras heroicas páginas. A ellas agregamos a María Antonia Ruiz quien para vengar la muerte de su hijo, fusilado por Warletta, montó a caballo, a semejanza de Juana de Arco, y lanza en mano, seguida por una muchedumbre, ingresó al ejército libertador que libró la célebre batalla de San Juanito, el 29 de septiembre de 1819. Después del triunfo la heroina en ferviente oración dio gracias a Dios por el triunfo alcanzado, y montando en su brioso corcel se alejó meditabunda para perderse en las brumas del anonimato.

Cordial saludo,

***

Curiosidades Históricas de Popayán
Mujeres payanesas ilustres, época de la independencia
Por Edgar Penagos Casas

Especial para El Liberal
Domingo 11 de mayo, 2003

María Isabel de Caldas de Torres

Nacida el 11 de marzo de 1791.- Hermana del ilustre prócer Francisco José de Caldas y sobrina del insigne humanista Camilo Torres; esposa del prócer Manuel Ignacio Torres Tenorio. Esta heroína estuvo sumariada por insurgente, sin embargo, el español Eugenio Ramírez le hizo enérgica defensa, lo que más tarde le costó la persecución de sus coterráneos, en 1820.

Eusebia Caicedo Santamaría de Valencia

Verdadera líder revolucionaria que movilizó multitudes que motivaron el 20 de julio de 1810. Ha sido casi desconocida entre las gentes payanesas. Al referirse a ella, el Presidente José Hilario López, decía: “Que esta dama era tan patriota, que prodigaba a manos llenas toda clase de socorros a los Vencidos”.

Sabedores los españoles que en su casa se prestaban valiosos auxilios a los patriotas, le intimaron para que no fuesen admitidos en su hospitalario hogar; mas, ella les dio esta enérgica respuesta: “que seguiría recibiendo en su casa a parientes y amigos, y si esto se consideraba delito estaba dispuesta a sufrir la pena que le quisiesen imponer y hasta el suplicio de la pena capital.”

Andrea Velasco:

Esta heroína payanesa, en compañía de doña Luisa Góngora y de Polonia García de Tascón fueron descubiertas propiciando la fuga de los prisioneros Caicedo, Macaulay y compañeros.

Por ello fueron fusiladas en la prisión de Pasto, por orden de Sámano, el 11 de diciembre de 1812.