CONSEJILLOS
Viernes Santo 21 de abril 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses semanasenteros:

El periódico español ABC de hoy, da los siguientes consejillos, para vivir la Semana Santa:

Consejos para visitantes.

Si se dispone usted a vivir la Semana Santa de Sevilla, una de sus más importantes y bellas fiestas, ahí van una serie de consejillos que no pretenden ser más que meras indicaciones para que saque provecho de una ciudad que cambia su fisonomía estos días y para que, en ciertos momentos, sepa que actitud tomar.

Los días menos masificados para ver cofradías abarcan desde el Domingo de Ramos hasta el Miércoles Santo. Puede disfrutar de las cofradías en sus barrios, tanto a las salidas como a las entradas, sin demasiado agobio.

Si se ve envuelto en una bulla (impresionante aglomeración humana, a la vez estática y móvil, que suele producirse a las puertas de los templos) no se desespere. Tal y como se forma se deshace. Tenga paciencia.

No atraviese a la acera contraria durante el transcurrir de una cofradía. Crea confusión en los tramos de nazarenos y molesta a quienes, como usted, quieren contemplar los pasos.

Si está en una cafetería o en un bar de la calle por donde pasa una cofradía no salga a verla con la copa en la mano. Es de mal gusto.

Durante la Madrugada se encontrará con que cientos de miles de personas están en la calle, en todas las calles y en todas las esquinas. Son las horas grandes de la Semana Santa. Plantéese ordenadamente y con lógica si quiere unir la noche del Jueves Santo a la Madrugá (en este supuesto no olvide las gafas de sol) o madrugar el Viernes, lo cual es muy conveniente si va acompañado de personas mayores o de niños. El cualquier caso podrá ver las seis cofradías.

La mujer sevillana ha recuperado la tradición de vestir de mantilla el Jueves Santo para acudir a los Santos Oficios y visitar los Sagrarios. Si usted ha decidido participar en este rito no olvide que no es de buen gusto adornar esta prenda con un clavel, y menos aún rojo. Recuerde que el sentido de vestir mantilla está en el luto por la muerte de Cristo. Se aconseja a los señores llevar traje oscuro.

Por último, y sobre todo, sea respetuoso. No olvide que aparte de las consideraciones meramente estéticas, la Semana Santa entraña para la mayoría un sentimiento profundamente religioso.

¡Hasta entonces!