POPAYAN PINCELADAS 50's y 60's
Domingo 4 de diciembre, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Guillermo Alberto Constain Aragón nos ha enviado sus versos titulados
"Popayan, pinceladas años 50's y 60's. Agradecemos a Guillermo Alberto
su contribución poética.

Cordialmente,

***

POPAYÁN, PINCELADAS  AÑOS 50`s y 60`s.
Por Guillermo Alberto Constain Aragón.
Constainbill@hotmail.com

Hace unos meses escribí en EL LIBERAL un pequeño artículo con ocasión de la muerte de unos compañeros de mi generación que nomine LA DESPEDIDA Y EL RETORNO. Recibí muchos mensajes pidiéndome que ampliara esos recuerdos y, aunque no es mi estilo, nunca lo he hecho, escribí estos párrafos que hoy quiero compartir con mi paisanos. Dios me perdone.


En  Popayán  yacen todos mis ancestros,
Hace ya mucho tiempo salí para el mundo
Y cien países  son testigos
De una vida que hoy  retorna fugaz
Al terruño profundo
Antes de que terminen de morirse mis amigos.

Ese el destino,
Esa la  urgencia de estos versos.
Y  No sé ¿por qué?, en la tristeza de esta despedida
Llegan a mi mente recuerdos de cosas tan simples.

Recuerdo
Una pequeña ciudad, en un valle feliz
Toda llena de luz,  aire y  agua fresca
Charcos en los ríos
Chorreras en el monte
Mariposas en el aire
Moras en la orilla
Violetas…y risas en la vida.

Recuerdo
Al  río Cauca correr entre piedras inmensas
Y vegas de ensueño,
Alfombras de luz
Salpicadas de robles, mangos, guayacanes
Árboles  cuya sombra
Tantas veces  cobijó nuestro  amor,
Entre  musgo, tréboles y flores
¿Lo recuerdas?

Y recuerdas las serenatas, las fogatas, las lunadas?
El paseo interminable en el parque.
El reencuentro de la gran familia  en  misa de doce
El silencio y la triste soledad del domingo en la tarde.
Caminar bajo la lluvia,
Siempre la lluvia

Y la luna
Y los Atardeceres con su policromía explosiva
Seguidos de noches como la boca del lobo,
Y los relámpagos lejanos de la tempestad del mar,
O las noches de luna con sus fantasmas y canciones de amor,
María bonita, Las hojas muertas, A  la orilla de un palmar....

Recuerdo la amistad, la barra, el ron con coca-cola.
Los lances en bicicleta, Las calificaciones del colegio
Mis hermanos, mis primos,  nuestros sueños.
Mis amigas en uniforme estrenando el amor
Avanzando con sus pechos en flor
Y la cabeza altiva como retando al sol

Eran nuestras mujeres
Era el despertar
De  mariposas azules con alas de  luz
Las más bellas del mundo.
Las nuestras
Y el amor  bajo ese cielo. 

LAS COSAS SIMPLES

¿Cómo olvidar la comida?
Las Empanaditas y tamales en La Pamba,
Frito y yogurt en la séptima,
Las tortillas de maíz, las rajas de canela,
Colaciones, el pambazo y  quesos en  el Carmen
Sopa de tortilla y envueltos en  casa de la abuela
Y en la Lonchería Belalcázar: La Chuleta.
(Todavía existen?)

Y de la industria el jabón de la tierra,
Las velas de cebo, el oro, la cabuya
Minerales en montañas legendarias.
Hoy hay seda, Espárragos

Palmitos, nostalgia y champiñones.
Los pequeños personajes de la aldea
Caquiona, Murillo, Palmicho, Pate guaba
Compitiendo con la procelosa referencia de
Viejos y cansados apellidos.
(Unos y otros no han sido reemplazados)

LAS DOS CIUDADES.

En un valle feliz
Una pequeña ciudad
Luz de luz relámpagos y tempestades.
En sus entrañas  se encierra Todo.
Amores, odios, envidias, poder, pobrezas
Los excesos religiosos  y el temor al placer-pecado.

Una identidad prepotente y altiva la protege.
Nadie muy rico, nadie tan pobre
Medias casas ya amortizadas
Un pedazo de tierra convertido en finca
Y un jeep viejo bien cuidado
El mismo colegio para todos
Y en el alma mater casi gratis

Brillantes Profesores
Educaban al paisano
A sobrellevar La realeza sin un real.

 

 




Antes todos raizales
El estrépito brutal del terremoto
Los disperso por el mundo
Y Cambio la geografía social

Hoy casi todos inmigrantes
Quien convence a quien
Si los valores tradicionales
Buscando la felicidad.-

O los nuevos
En pos de la seguridad
Ojala, del ayer la grandeza
Y del hoy  la esperanza
Logren llevar nuevamente
Un mensaje de luz al país

LAS TRADICIONES.-

En la repisa de mi cuarto unas monedas, pande yucas
Granadillas del quijo  y chontaduro
Y con un beso,  la  dulzura inmensa de mi madre.
Romántica, maravillosa
Unos ojos azules imaginando fantasías
Que edito en una novela

Mi padre. Liberal, librepensador
Profesor de juventudes,  Respirando libertad
Amando la vida y las nuevas ideas
Varias ediciones de su libro
Y cientos de estudiantes  cuentan su valor
Gracias a ellos he podido transitar en paz por la vida

Quien pudiera, cuanto diera
Poder decirles cara a cara estas palabras
Tomarlos  de la mano en su ternura
Y avanzar en esta ultima etapa
Por esas calles que fueron nuestras

LAS ESTACIONES.

En Popayán No tenemos estaciones
Pero en cada época
El viento tenia un sabor especial
Y la rutina de la vida su propia magia

Semana santa.

La más hermosa obra de teatro colectivo de América.
Alumbrar con turistas pasajeras
Descubrir las nuevas internas del colegio
Armar y cargar los pasos
Dar concejos y esforzarse por morir de pie
Con el hombro hinchado y el orgullo henchido
En una oportunidad sin clases

Diciembre

La chirimía y su anarquía musical
Las novenas,  Los aguinaldos.
¡HA!, y Las penas de amor. La despedida. El recuerdo.
Beatriz que un día  se  llevó mi corazón a Medellín
Cómo la extrañaba

Cómo imaginaba  su casa, sus calles, sus amigos
Cómo  ahorré para viajar a su encuentro
Las cartas cada vez más distantes
El amor que  poco a poco se convirtió en recuerdo
Vio morir  así  mis  esperanzas

Ella me retornó el corazón en una paloma mensajera
Y yo con  mis ahorros compré una bicicleta.

El verano,

El columpio de vuelo, los ríos, las cabalgatas
Las amigas de Cali, Los clubes de provincia.
Las fiestas en las fincas.
Los de Calibío, los de Caucaya, los del  Placer y  del Medio
Todos muy juntos a cantar y a bailar
En La Elvira
, Coconuco,  Claridad y Novirao,
Villa Gabina,  Esperanza,  Santander de Quilichao,

Los charcos de Río Blanco, donde Jóse.
La piscina de Clemencia, La chorrera.
La tienda de don Luís, los pájaros, las frutas.
Subir a los árboles, el football, las vecinas.
(Siempre las vecinas)

Con su ropa limpia y olor a pomarrosa
Olguitas, Marujitas,
Marías de ojos negros y ojos claros
Con trenzas, con capul, con sueños vanos
Un día si, un día no,
De la dulzura al dolor, del frenesí al despecho
Vivir así los ciclos del amor y la esperanza
Pues nunca aprendieron a querer con alegría

Si, Recuerdo que vivía en Popayán,
Que amaba el amor y  era verano
Una pequeña ciudad
En un valle feliz…..

Bogota, julio 11 del 2005.