EL COLOR DE LA CIUDAD: II
Viernes 17 de noviembre, 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses ilustres:

Con relación al artículo sobre "El Color de la ciudad" (13 de noviembre, 2000), nos complace participarles comentarios de Hilda Blum De Angulo, César Tenorio Gnecco, Rafael Tobar Gómez; residentes, respectivamente, de Popayán, Ciudad de México y Miami. Para cada uno, nuestros agradecimientos.

HILDA BLUM DE ANGULO:

""" ... Estaba leyendo el artículo del Sr. Guido Enrique Ruíz, sobre el color de la ciudad y lo complemento con lo siguiente. Era el gobierno del Presidente Guillermo León Valencia, distinguido como el Presidente de la paz, y en el Cauca era Daniel Solarte el Gobernador, y mi esposo José Arquimedes De Angulo se desempeñaba como Alcalde Mayor de la ciudad de Popayán. Estamos en el año de 1964. Fue en esta administración que se dictó el decreto sobre el sector histórico de la ciudad. Las fachadas de las casas y edificios, debían ser blancas, se suprimieron los avisos de gas Neón y se reeemplazaron por avisos adosados a las paredes y en las esquinas el alumbrado sería con faroles. De allí tomó el nombre de ciudad blanca que aún conserva. ..."""

CESAR TENORIO GNECCO

""" ... Interesante el comentario sobre el color de Popayán; pienso que en nuestra amada vijita hay gente con suficiente criterio para no volverla un mamarracho, y bueno si hasta hace ya bastante tiempo tuvo color (vr. gr.ajaracas en la casa, lamentablemente en ruinas, que ocupaba gaseosas La Reina ¿así se llamaba?, como lo muestra una foto publicada por Jaime Vejarano Varona en su Popayán Relicario de Colombia pag. 84 y en la misma una foto de la Gobernación indica también color , como lo tuvo el antiguo Belén del siglo XIX en la pag. 48, o los sofitos de los aleros de El Carmen y dos casas frente a lo que era la panadería Nueva York). El miedo al color en arquitectura es propio de nuestra época. ¿Por qué no intentarlo con mesura? Hay que ver a Popayán colorida, y si no nos gusta la podemos blanquear de nuevo, así de fácil. Un abrazo:

M.en Arq. César Tenorio Gnecco Restaurador de Monumentos. P.D. Además el blanco en Europa en la mayoría de los casos fue erradicar la peste encalando; ¿sufrimos de ella en Popayán? ... """

RAFAEL TOBAR GOMEZ :

""" ... En realidad el color no tiene mucha importancia. Pero creo que se vería mejor en tonos pastel, especialmente los tonos en beige, como St. Tropez y los pueblos de la Costa del Sur de Francia. Allí la reflexión del sol molesta menos a los ojos. Popayán con sus paredes completamente blancas, cuando pega el sol sobre ellas es a veces intolerable mirarlas. Cuando la reflexión del sol es muy fuerte la parte en sombra es casi negra. Así lo vemos en cuanta fotografía se tome de Popayán. Las ciudades de la costa del sur de Francia son agradables a la vista. El geige pega con todo y las tonalidades de beige son infinitas, desde el offwhite hasta los browns. Parece que en la parte tradicional no dejan poner avisos en colores, sólo placas de bronce, se imaginan una placa de bronce para la Heladería Baudilia? Quieren darle un toque de señorío que raya en lo ridículo. En siglos anteriores había avisos en madera, rústicos. Estos serían más apropiados para los comercios de la zona que los avisos de bronce. Hace varios años invitaron a colaborar a varios artistas en el proyecto de los letreros. Yo envié varias ideas. Meses después, por mi hermano supe que las autoridades de Popayán habían optado por los avisos de bronce. La tradición y la hidalgía son cosas que se deben llevar por debajito, casi imperseptiblemente para que no caiga en altanería. Al turista lo atrae más el color que cualquier otra cosa, el color es vida, es alegría. Desgraciadamente nuestro pueblo carece de espíritu turístico. Bueno... de todas maneras para qué.. si con la situación que vive nuestro querido país, cuál turismo? A propósito del turismo, en todos estos años el país ha perdido en turismo millones de millones de dólares que podrían haber alcanzado a todo el mundo, garantizando un mejor porvenir económico y social en todas las capas, por culpa de unos cuantos personajes egoístas, de mentalidades obtusas que han hecho su modus vivendi de la barbarie, el oportunismo y el terror. Saludos ... """

Cordial saludo,