EDUARDO CIFUENTES MUÑOZ
Martes 26 de octubre, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Foto: UNESCO
Eduardo Cifuentes Muñoz, distinguido payanés, es en la actualidad el Director de la División de Derechos Humanos y la lucha contra la discriminación de la Organización de las Naciones Unidas para Educación, Ciencia y Cultura, UNESCO, y sus oficinas están localizadas en la rue de Mollis en París, Francia.

Nacido en Popayán en 1954, Eduardo es doctor en Derecho de la Universidad Javeriana de Bogota. Su tesis de grado se tituló "Las venas abiertas del control constitucional". Fue profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes de derecho de teoría general del Estado, títulos valores, sociedades, contratos, y derecho constitucional. Fue fundador y director de varios cursos de postgrado y en esos programas ha dictado la cátedra de sociedades, contratos, mercados de valores e intervención del Estado en el sector financiero. Fundó y dirigió las revistas de derecho público y privado de Uniandes.

Recién graduado entró a la Superintendencia Bancaria como abogado de la división de bancos, después sería jefe de esa división y de la oficina jurídica. A la Comisión Nacional de Valores llegó en 1980 y permaneció tres años como director legal. Otros tres los dedicó a la asesoría de entidades financieras en el campo de la legislación financiera y de valores. Participó en el diseño de las normas para hacer la banca más competitiva y poner freno a arbitrariedades como los autopréstamos, que fueron el telón de fondo de la crisis del 82. Fue vicepresidente del Banco de Colombia durante cinco años, desde 1986. Obras suyas en estas áreas son "El concepto del valor", un estudio sobre el mercado de valores, y "El leasing", su incorporación en el derecho colombiano.

Fue magistrado de la Corte Constitucional desde el 29 de noviembre de 1991. "Su ritmo de trabajo es intenso. No acepta conferencias, no asiste a cocteles ni reuniones sociales, milita de tiempo completo en la CC. No habla con los medios, ni concede entrevistas y sus intervenciones se limitan a la vocería que tiene de la Corte en su calidad de presidente con el argumento que los jueces deben mantener una cierta distancia. Muchos coinciden en destacar la rigurosidad de sus sentencias".

Ascendió a Jefe de Justicia en 1999. En esta posición tuvo una participación lider en la defensa de los derechos humanos y la ley internacional humanitaria.

Eduardo "a sus 45 años mantenía la costumbre de almorzar con su madre varias veces por semana, antes del ajetreo de la Corte Constitucional. Estudió en la capital del Cauca con los hermanos maristas en el Colegio Champagnat, y terminó el bachillerato en Kansas. Habla tres idiomas –inglés, francés, italiano– y estudia actualmente alemán. Lector incansable, madrugador impenitente, prefiere llevarse el trabajo a su casa de las afueras de Bogotá que trasnochar en la oficina. Dos cosas le hacen diferente: no es particularmente sociable y es un dialéctico por excelencia que acepta y exige la contradicción".

En septiembre de 2002 fue designado Defensor del Pueblo. Bajo su mandato se adelantó un proceso de evaluación y revisión de las tareas de la Defensoría, la entidad definió con claridad sus prioridades y se incrementó, de una manera muy significativa, el apoyo técnico y económico de las entidades de cooperación internacional permitiendo adelantar, con gran éxito, un buen número de proyectos para la defensa de los derechos humanos en el país.

Así mismo, se fortaleció la capacidad de atención de las comunidades en riesgo como consecuencia del conflicto armado, a través de proyectos como el Sistema de Alertas Tempranas (SAT), y la asistencia a más de dos millones de desplazados, con el nombramiento de Defensores Comunitarios en 13 zonas gravemente afectadas por la violencia.

Desde septiembre de 2003 Cifuentes Muñoz se desempeña en la UNESCO y fue elegido entre 200 candidatos de todos los lugares del mundo, miembros destacados de Organizaciones No Gubernamentales de derechos humanos, juristas e investigadores, desde esta alta posición continuará trabajando por la realización y la plena vigencia de los derechos humanos.