MIGUEL DE CERVANTES Y SAAVEDRA
Domingo 9 de enero, 2005
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Una serie de actividades culturales en el mundo hispano se realizarán durante este año con motivo de cumplir 400 años la publicación de "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha" de Miguel de Cervantes y Saavedra (9 de octubre 1547-23 de abril 1616). Este ciclo se iniciará en la ciudad de El Rosario, Argentina, durante el III Congreso de la Lengua Española que inaugurarán el Rey de España y el presidente argentino, Néstor Kirchner. Además, ha sido declarada la ciudad mejicana de Guanajuato como "Capital Cervantina de América".

El 24 de enero de 1603 Miguel de Cervantes y Saavedra, atendiendo una orden judicial, se traslada a Valladolid y lleva consigo el manuscrito de la primera parte del Quijote. Esta obra que nadie sabe cuándo, ni dónde se escribió, todo lo dicho acerca del particular ha sido cimentado en conjeturas y leyendas, imprímese en Madrid en 1604 y es lanzada al mercado literario en 1605.

En el mismo año alcanza seis ediciones: se imprime en Madrid, dos en Lisboa y otras dos en Valencia; en 1607 se imprime también en Bruselas. Comienza Cervantes a tener enemigos en la república de las letras: Lope de Vega no es el más recatado. Las extrordinarias aventuras de don Quijote y Sancho Panza, traducidas a las principales lenguas extrajeras, recorren triunfales el mundo entero.

El 27 de junio de 1605, meses depués de la publicación del Quijote y en Valladolid, la desgracia le deparó una grave contrariedad. Estando en su casa con su mujer Catalina de Salazar y sus hijos, Miguel oye un alboroto afuera y viendo tendido en el suelo -el que resultó ser Gaspar de Ezpeleta- con la ayuda de unos vecinos trasladan al herido a la casa de una vecina, en donde muere Gaspar en la mañana del 29.

La circunstancia de haberse depositado los vestidos de Gaspar en casa de Miguel, hace que éste sea detenido y llevado a la cárcel. Días después su inocencia es reconocida y puesto en libertad.

De regreso a Madrid, apuros económicos impídenle escribir y se dedica a desempeñar comisiones particulares que le encomiendan, pero pronto son protegidos por los marqueses de Villafranca y sale de la imprenta de Juan de la Cuesta otra edición del Quijote (1608).

En 1609 ingresa a la Cofradía del Santísimo Sacramento. En 1613 toma hábito de la Orden Tercera de San Francisco y aparecen sus Novelas Ejemplares, con su autodescripción fisica en el prólogo de ellas, que han permitido a todos los artistas hacer reproducciones del físico de Miguel.

En 1614 le sorprende la continuación del Quijote compuesto por el tordesillesco Alfonso Fernández de Avellaneda.

En 1615 publica ocho comedias, ocho entremeses, y la segunda parte de El Ingenioso Hidalgo. Gravemente enfermo de hidropesía, firma el 19 de abril de 1616 la dedicatoria de Pérsides y Sigismunda dirigida a D. Pedro Fernández de Castro, conde de Lemos, y el 23 rindió su vida a los 69 años.

Su cadáver fue amortajado en el sayal de San Francisco, y colocada en su diestra una sencilla cruz de madera. Cuatro hermanos de la Orden Tercera lleváronle seguido de dos poetas, fieles amigos suyos, a la iglesia de las monjas trinitarias, donde al día siguiente recibió cristiana sepultura.

Cuando la inmortalidad grababa su nombre en todas las frentes, la acción lenta, inexorable, de un siglo en el olvido, habíale borrado de su tumba. El lugar que guarda los restos del príncipe de los ingenios españoles, sigue ignorándose hasta hoy.

Cordial saludo,