JOSE RAUL CAPABLANCA
Sábado 8 de marzo, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses ajedrecistas:

Un día como hoy, 8 de marzo de 1942, fallece el ex campeón mundial de ajedrez  José Raúl Capablanca  el ajedrecista mejor dotado para el juego de todos los tiempos, según el concepto de los especialistas. Capablanca nació el 19 de noviembre de 1888, en La Habana. En su honor, transcribimos los últimos párrafos del libro de Gedeón Stahlberg y Paulino Alles Monasterio "Partidas Clásicas de Capablanca".

Incluimos la sensacional foto de Capa versus Capa, cuando el futuro campeón mundial de cuatro años y medio jugaba y ganaba a su padre, en 1892. Nótese la altura de su silla para alcanzar las piezas de ajedrez. Foto: " The World of Chess".

Cordial saludo.

***

"El 8 de marzo de 1942, a las 5:30 de la mañana, a consecuencia de un ataque de apoplejía, falleció en el hospital Mount Sinai, de Nueva York, el mismo establecimiento que por rara coincidencia falleciera hacía un poco más de un año su gran contrario de 1921, el doctor Emanuel Lásker. Se había sentido mal la noche anterior a eso de las 10:30, mientras se hallaba en el Manhattan Chess Club presenciando una partida que disputaban unos aficionados. De repente dijo: "Me siento mal; me duele mucho la cabeza; después perdió el conocimiento, que no volvió a recuperar."

"Hacía muchos años que venia tratándose para reducir su alta presión arterial. Sus restos fueron llevados a La Habana y se le rindieron honores de coronel muerto en acción, por su carácter de miembro diplomático de Cuba en Washington. Fue velado en el Capitolio Nacional, en el salón Martí, y trasladado en cureña con escolta militar hasta el cementerio Colón, donde descansa. De su primera esposa, Gloria Simoni, tuvo dos hijos, Gloria y José Raúl; había contraído segundas nupcias con la princesa rusa Olga Chagodaeff."

"Al conocer la triste noticia, su veterano contrario Frank J Marshall, el viejo campeón norteamericano, se expresó así : "Durante siglos los ajedrecistas recordarán su nombre y desarrollarán sus partidas. Queden estas como un monumento imperecedero."