JOSE IGNACIO BUSTAMANTE
Domingo 31 de agosto, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Poetas payaneses:

Edgar Orejuela ha dedicado uno de sus ensayos al poeta payanés José Ignacio Bustamante. Tenemos el gusto de transcribir fracmentos en esta oportunidad.

Cordial saludo,

***

Ensayo mínimo sobre la obra literaria y poética
de don José Ignacio Bustamante
Por Edgar Orejuela

Especial para El Liberal
31 de agosto, 2003
(Fragmento)

JOSÉ IGNACIO el último grande de una generación de intelectuales y poetas distinguida en nuestra Comarca Pubenzana. Cualquiera que escriba con sentido critico literario tendrá que identificarse con el pensamiento contemporáneo de don José Ortega y Gasset, que alumbró con su que hacer filosófico, de alcance ecuménico, la cultura ibérica e hispano americana. El Maestro Español definía el ensayo como escrito breve sobre un tema especifico. Y no puede ser de otra manera, puesto que generalmente está destinado a la sección literaria de un diario, donde siempre la noticia inmediata tiene mucha mayor trascendencia para el asiduo lector del periódico. Además, por esta razón cuenta con reducido espacio. Y como consideración de fondo tenemos la profundidad y extensión de la obra del MAESTRO BUSTAMANTE, cuyo análisis por somero que sea, para ser completo, necesita un estudio riguroso, amplio, de penetrante capacidad critica, para lo cual hay plumas mas doctas que la nuestra.

EL MAESTRO BUSTAMANTE era poseedor de una cultura vastísima que sin hipérbole abarcaba la literatura universal. Ese conocimiento, su poderosa inteligencia y su finura espiritual de poeta, produjeron prosas magnificas; sucintas biografías acertadas, inigualados retratos de personajes de nuestro medio, descripciones eglógicas de incomparable belleza y lozanía y, por sobre todo,una página maestra digna de Méndez y Pelayo, de Azorín y de cualquiera de los grandes que dignificaron e hicieron aún más hermosa la lengua castellana: “DOÑA CONCEPCIÓN BUSTAMANTE”.

Difícilmente se encuentra en la literatura contemporánea escrito mas conmovedoramente hermoso. La forma humana como está concebido; el trazo geométrico de su desarrollo donde hace gala de una sindéresis perfecta; la armonía de la exposición, la discreta elegancia del buen decir; la donosura idiomática; el exacto valor de las palabras, la nobleza de los conceptos; la altura espiritual del sentimiento.

Toda esta estructura castiza y literaria muestra a un hombre excepcional de talento creador, de gran inteligencia receptiva, de espíritu ponderado a quien no traicionansentimientos de menos categoría y por eso encuentra el limite exacto del deber filial para hacer de él un monumento de amor imperecedero a todas las madres del mundo.

Con sólo esta página que hubiera escrito JOSÉ IGNACIO BUSTAMANTE, tendría méritos suficientes para ocupar puesto de honor en la literatura castellana.