LUISA FERNANDA BOSSA
Miércoles 13 de diciembre, 2000
De: Mario Pachajoa Burbano

Payaneses ilustres:

Luisa Fernanda Bossa, joven poetisa, es el tema sobre el que escribe Gloria Cepeda Vargas y que reproducimos a continuación. Este artículo nos fue enviado, muy gentilmente, por Marco Antonio Valencia Calle a quien le agradecemos esta contribución.

""" ... Luisa Fernanda Bossa
Por: Gloria Cepeda Vargas
Periódico La Campana
Popayán diciembre 9 de 2000

Popayán asiste hoy al nacimiento de una nueva generación poética. Sus mujeres y hombres con poco camino recorrido, se empeñan en la realización de una faena joven. Es el tiempo que reclama su derecho de lirios nuevos. Porque ésa es la ley de la vida y el poeta nació para renovarse y perdurar.

Luisa Fernanda Bossa forma parte de este coro. Nacida en Bucaramanga en 1981, participó en el VII Eñcuentro ‘de Poesía "Ciudad de Popayán 2000". Es estudiante de Derecho en la Universidad del Cauca e integrante del Taller Permanente de Formación Literaria. Sus poemas han sido publicados en las revistas literarias "Óphelia" y "La Mancha" y en la Sección de Hojas de Taller del periódico de la Universidad del Cauca.

Autora de una obra que sin renegar de su época, denuncia la herencia adquirida por sangre y sentimiento, retorna los asuntos que a todos, en una u otra forma, nos identifican:

"Soy calavera ardiente de refugios peregrinos! nefastos presagios de azules figuras! Soy las noches escondida~ en vagones milenarios! que sustraen las sombras! y forman el carril que pisan los fantasmas", dice en el poema titulado "Soy", en el cual, viajando a bordo de "vagones milenarios", ratifica lo antiguo de un espíritu que viene desnudándose, creciendo, domeñando la inercia y la fatiga a lo largo de andenes poblados de fantasmas y de "piedras donde viven los espejos del fuego".

La fragilidad humana no escapa á su análisis. A pesar de su juventud, es "cáscara de enjambres", "almendra seca" o, levitante y pura, "una línea dibujada en el aire".

El canto de esta niña de apenas 18 años de edad, hace tiempo medita frente al oráculo. El recuerdo de la patria perdida en muertes y resurrecciones sucesivas, da fe de su clarividencia poética. Ha y aquí monstruos angélicos, ballenas que "sólo pudieron soñar! que flotaban" muy lejos de su heredad. El extranjero, personificación de diáspora y nostalgia, es convocado por Luisa Fernanda para que se detenga ante "los sueños regados" sobre un camino que apenas empieza.

El poeta es el ser más viejo. Su sombra yerra entre matorrales y fieras sin memoria. Por eso es el gran conocedor, el insobornable guardian del arca, el portador de un equipaje crecido en desgarradoras peregrinaciones. Ahí reside la garantía de nuestra sobrevivencia. Por eso Popayán seguirá caminando en la voz de seres como Luisa Fernanda Bossa, en su poesía que no teme hurgar en los huesos ni recordar los ocasos que la asistieron en el primer alumbramiento. ... """

Cordial saludo navideño,