BANCO DEL ESTADO
Martes 8 de junio, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Web de Giovanni Castrillón,
Lugar edificio del Banco
Una de las glorias pasadas de Popayán fue el famoso Banco del Estado, orgullo de los payaneses. Fue uno de los cuatro primeros bancos en Colombia: Banco Nacional (1881), Banco de Colombia (1875), Banco de Bogotá (1875) y Banco del Estado de Popayán (1884). Era el Presidente del antiguo Estado Soberano del Cauca el General Eliseo Payán (nació en Cali, 1825) cuando se dió cumplimiento a la Ley 13 de septiembre de 1883, por la cual se promovía el establecimiento de un Banco de Estado en Popayán.

Inicialmente se suscribieron acciones, tocándole al Poder Ejecutivo un equivalente a 50.000 pesos y 22.500 pesos en acciones para particulares, destinándose, adicionalmente, el 25% de las rentas y contribuciones del Estado y asumiendo el Banco del Estado el carácter de Banco Emisor.

Como su primer Gerente se designó a Federico Restrepo uno de los mayores accionistas del Banco, asesorado por un directorio conformado por: Ramón S Arana, Secretario de Hacienda; Eudoxio Constaín, Procurador General del Estado; Joaquín Valencia, delegado de la Legislatura y Manuel Camacho y Jeremías Cárdenas, por los accionistas. A este grupo le tocó el período formativo adelantado dentro de las limitaciones monetarias debido a la época convulsionada del país.

Plaza Collectibles,
Un peso, Banco del Estado, 1887
Simón Hurtado sucedió a Restrepo en la Dirección del Banco, quien entró de lleno a implementar la Ley 43 de 1881 que le permitía emitir hasta "el triple del capital social" que era de 200.000 pesos. En 1886 se hicieron las primeras emisiones de billetes de varias denominaciones. En el año siguiente se hizo, entre otros, el billete que aparece en la foto de un peso, fechada el 1 de junio de 1887, firmada por Primitivo Crespo, Secretario de Hacienda; Simón Hurtado, Gerente y Eduardo González, Inspector. "Este billete es muy interesante y anacrónico en su presentación si se tiene en cuenta que la leyenda corresponde al sistema constitucional anterior establecido en 1886 y el retrato de Rafael Núñez.

También por este tiempo el Banco abrió las sucursales de Palmira, Buga, Cartago y Supía. Con ello se consideró cubierto todo el Valle. Sucedieron al señor Hurtado, los Gerentes: Aquileo Aparicio (1887), Primitivo Crespo (1891) Pedro Antonio Molina (1893); Joaquín Valencia (1893) quien dispuso la creación de una sucursal en Pasto, que no se llegó a abrir.

A las Gerencias del General José María Payán (1895) y Julio Rómulo Delgado (1901) les tocó enfrentarse a graves situaciones de orden político, que incidieron en las operaciones y resultados del Banco: la revolución de 1895, la de los "mil días" de 1900, la segregación de Panamá (1903), la fundación del Banco de Comercio de Cali (1905), con sucursal en Popayán y el Banco Popayán (1908), la desmembración del Gran Cauca (de 630.000 kilómetros cuadrados, el nuevo Cauca quedó con 30.724), la apertura y ferrocarril Cali-Buenaventura. Diego Castrillón Arboleda en su libro "Historia del Banco del Estado" que hemos seguido de cerca en este artículo, nos dice: "Empero, la crisis en que se debatió Popayán durante aquellos días aciagos vino a equivaler al desmembre de todo el sistema imperante formado a partir de su propia fundación. A pesar de ello, de todos los poderes de la ciudad venidos a menos de la noche a la mañana y de presenciar el éxodo de los mejores hombres de empresa que fueron en pos de nuevos campos en donde pudieran realizar sus inversiones con las perspectivas halagüeñas que dejaba de ofrecerle Popayán, el Banco del Estado permaneció librando la batalla al lado de quienes se resitieron a darse por vencidos. Y subsistió porque supo adaptarse a la nueva situación monetaria".

Y en la lucha continuó solo El Banco del Estado, como entidad crediticia, bajo las gerencias de: Rafael Concha (1919), Simón Valencia (1920), José María Iragorri (1921) y Carlos M Simmonds (1924-1932). La gerencia de Simmonds fue muy afortunada y oportuna, pues "de no haber procedido el señor Simmonds con gran capacidad y energía, la liquidación del banco hubiese sido inevitable"; tal fue la magnitud del impacto de la gran crisis mundial de 1930 en el Banco del Estado.

Superada la crisis anterior, el Banco empezó a robustecerse, aumentó gradualmente su capital y beneficios, sobre todo durante la exitosa gestión del Gerente Hipólito Castrillón Mosquera (1932-1944).

De ahí en adelante el Banco empezó su etapa de contínuos éxitos, nuevas oficinas, aumentos continuos de capital, lo mismo que sus ingresos. Durante esta etapa fueron manejadas sus operaciones bajo la dirección de: Jesús María Casas (1944-1946), Gerardo Garrido Villaquirán (1946-1952), Reynaldo Muñoz Zambrano (1952-1953), Tomás Castrillón Muñoz (1953-1954).

De 1954 a 1958 el Banco estuvo bajo la Dirección de Hernando Grueso Arboleda, cuando por primera vez en la historia del Banco las cuentas corrientes y los préstamos y descuentos se compensaron al sobrepasar cada cual los once millones de pesos. También empezó la operación de la sucursal de Cali y en el Bordo se creó la Sección de Ahorros. Y fue en 1958 cuando el Banco dejo de ser establecimineto público, para convertirse en una empresa de economía mixta.

Desde 1958 a 1961 fue director del Banco Tomás Castrillón Mosquera, siguiéndolo el 16 de febrero de 1961 Julio Arboleda Valencia, hasta su renuncia en marzo de 1976. Entre 1968 y 1970, mientras Arboleda Valencia ocupaba la Gobernación del Cauca, Sergio Otoya, vicepresidente del Banco, asumió la Presidencia Y así termina la historia del Banco del Estado de payaneses.

Desde 1973 el Banco del Estado, empieza a sentir los primeros intentos de cambios en su estructura directiva, terminando como banco privado y la Junta Directiva controlada por una firma foránea, y, finalmente en 1979, envuelto en delitos fraudulentos. Esta tragedia y via crucis terminó en 1982 cuando, en la noche del 8 de octubre de ese año, el Presidente de la República, doctor Belisario Betancur, decretó la emergencia económica y al dia siguiente, la nacionalización del Banco del Estado, consagrándolo como Banco Oficial.

Cordial saludo,

Nota: El artículo ha seguido el libro de Diego Castrillón Arboleda "Historia del Banco del Estado y la moneda rodando como propiedad privada", Ediciones Tercer Mundo, Bogotá, Colombia. Primera edición junio 1983.