CORONEL CARLOS AYERBE ARBOLEDA: II
Miércoles 25 de febrero, 2004
De: Mario Pachajoa Burbano


Amigos payaneses:

Hernán Franco Ramírez nos envía la siguiente correspondencia sobre el Coronel Carlos Ayerbe Arboleda y la historia de las maniobras militares efectuadas en la vecindad de Santander de Quilichao en la década de los 40. Nuestros agradecimientos para Hernán.

Cordial saludo,

***
Coronel Carlos Ayerbe Arboleda
Maniobras militares
Por: Hernán Franco Ramírez


El artículo sobre el ilustre payanés Coronel Carlos Ayerbe Arboleda me ha llegado a lo más íntimo de mi ser, pues desde mi infancia tuve el placer de conocerlo, ya que él era otro de los huéspedes ilustres que frecuentaban el Hotel Central, en Quilichao, lugar éste donde crecí escuchando las gratas tertulias de sobremesa que alli compartian los distinguidos huéspedes entre los que sobresalen: el Dr. Tomás Doria Mosquera, Don Francisco Zambrano y Doña Josefina Camader, Don Fabio Grueso Arboleda y Doña Ana Julia Ortega, el Dr. Jorge Alonso Iragorri, Misía Natalia Díez de Iragorri, el Dr. Pedro Thomas, et al.

El Coronel Ayerbe siempre con frecuencia venía, junto con su grupo de cazadores que mucho se divertían practicando ese deporte en los llanos de la Hacienda de San Julián, entre los que estaban el Dr. Jaime Paredes Pardo y el Dr. Zambrano, ilustre Rector de la Universidad del Cauca.

Cuando fuí a Popayán a continuar mis estudios en el Liceo de Bachillerato de la Universidad del Cauca fuí muy bien recibido por estos distinguidos payaneses y de inmediato continué gozando con una muy agradable camaradería con los hijos de éstos ilustres con quienes no sólo éramos hermanos en los libros, sino en la fiestas, serenatas y demás sanas actividades de que gozabamos los "coca-colos" en ésa época. En otras palabras, éstos me volvieron "Patojo Ad-Honorem".

Cuando estudiábamos, Carlos (hijo del Coronel) y yo, en la Universidad de la Florida en Gainsville, el Coronel vino a verme para ver "cómo iba Carlos" y me dijo: " Sabe Franquito, le voy a contar un secreto y se va a reír. Recientemente tuve que ausentarme de Popayán y Roberto se quedó encargado de todos los quehaceres del molino, la finca, etc. Cuando regresé, Roberto me fué a recibir y para mi asombro me enteré de inmediato que Roberto todo envalentonado había ido donde Billy Oppenheimer y gastado $ 180 pesos en un radio para la camioneta. A mí me pareció eso un despilfarro, etc, etc. Pero sabe Franquito, continuó diciendo el Coronel, que después de la rabia me fuí a la finca y honestamente, me encantó que la camioneta tuviera radio".

En el libro que escribí en 2000 "Historia del Hotel Central" comparto con Uds. algunos segmentos que hacen referencia al Coronel Carlos Ayerbe Arboleda bajo el Capítulo:

MANIOBRAS MILITARES

Ya a principios de Junio a mediados del decenio de 1940, el Hotel Central se convirtió en el centro de operaciones de unas maniobras militares realizadas en el norte del Cauca. Este centro de operaciones se debió a que allí se residenció el General de la República Eduardo Bonitto quien dirigía un ejército de más de 3.000 hombres que desde Corinto y Miranda iniciaron un avance hacia Santander de Quilichao.

Estas operaciones empezaron con reconocimientos aéreos de las fuerzas militares del Sur sobre las posiciones de las fuerzas armadas del Norte que ya avanzaban por el Río Palo. Ya a cerca del medio día, el 10 de Junio llegó la noticia de que el Sr.Prersidente de la República, Dr. Alfonso López Pumarejo había sido detenido en Pasto por militares rebeldes que querían asumir el gobierno.

Con la nación en crisis, el Dr. Alberto Lleras Camargo, como Primer Designado se puso al frente del gobierno de la nación en ésta inesperada viscitud que afectaba al país.

Pasadas las 2 de la tarde, un avión militar voló bajo en más de tres ocasiones sobre la esquina del Hotel Centrál y de súbito apagó el motor y volando a casi a ras de las palmas del Parque de Santander gritó: "Manden Mensajero a la Corona "

Fué así como el público allí congregado reconoció a Fabrizio Cabrera, Mayor de la Fuerza Aérea Colombiana y acantonado en la Base Aérea del Guavito en Cali y oriundo de Quilichao. De inmediato Hernando Saa, tomó su taxi cariñosamente apodado " La Cancana " y junto con Julio Gil, el eterno policía municipal se dirigieron a La Corona, haciendo una parada en la casa de Julio Gil, frente al mangón donde él sacó varias banderas rojas y un embudo de tela amarillo anaranjado que allí guardaba, pues éstas eran las señales que él usaba cuando Fabrizio venía en sus frecuentes visitas a ésta, su tierra natal.

Una vez recogido el mensaje, éste en sobre lacrado, fué entregado al Generál Bonitto. A éste, el Primer Designado le ordenaba que de inmediato siguiera por vía férrea a Popayán, pues ya el Ferrocarril del Pacifico estaba en camino hacia Santander de Quilichao para transportarlo junto con todos sus hombres hacia Popayán donde lo esperaba el Batallón Junín # 7 bajo el mando del Coronel Carlos Ayerbe Arboleda para que por vía terrestre prosiguieran hacia Pasto. Al mísmo tiempo, el Primer Designado había ordenado al Coronel Silva Plazas acantonado en Ipiales que prosiguiera también hacia Pasto a liberar al Sr. Presidente de la República Dr. Alfonso López Pumarejo.

Los rebeldes de Pasto al ser puestos al tanto de los acontecimientos, se rindieron y pusieron el libertad al Sr. Presidente de la República sin que ocurriera derramamiento de sangre, con la excepción del asesinato del Coronel Guarín quien fué muerto por su superior rebelde por no proceder con las órdenes impartidas por él.

Liberado el Presidente López regresó a Bogotá, mientras que ésa misma noche, el Dr. Alberto Lleras Camargo se dirigía a la nación por radio informándole del felíz descenlace de los acontecimientos del 10 de Junio.

Así en ésta forma, Santander de Quilichao y el Hotel Central entraron en los anales de la Historia de Colombia por lo allí acaecido.

Hernán.