IGNACIO ASIN
De: Mario Pachajoa Burbano

El coronel realista Ignacio Asin, cabeza de la expedición de sometimiento al Valle del Cauca, recibió la orden de su jefe Juan Sámano de trasladarse con su excelente ejército a Popayán. El 4 de enero de 1814, días antes de la batalla de Calibío, el general Antonio Nariño envió una comunicación a Asín, con el capitán Francisco Urdaneta, solicitándole su rendimiento. Asin le dijo al capitán Urdaneta: "Vaya usted dígale a Nariño que llevo ganadas 14 acciones de guerra, y que con esta serán 15, y que pronto estará en mi poder. Y si a usted lo dejo volver, es para tener el gusto de cogerlo luego". Cuando Urdaneta regresaba, le hicieron varios disparos por la espalda.

Asín murió en la batalla de Calibio el 14 de enero de 1814.

Ese mismo dií, el Comandante patriota José Ignacio Rodríguez al ver el cadáver de Asin le cortó la cabeza y, tomándola de los cabellos, la presentó como un trofeo a Nariño, en medio del festejo patriota que celebraba el triunfo. Nariño indignado, reprendió severamente a Rodríguez delante del ejercito. Rodriguez no había sido antes partidario de Nariño y este incidente acabó por agriar su ánimo, produciendo en Rodríguez un enconado rencor contra Nariño.

Fue Rodríguez el Jefe, que meses después, en Tacines, denegó auxiliar a Nariño, clavando los cañones y haciendo correr, entre las tropas, la noticia de que Nariño había sido vencido y caído prisionero. Cuando Nariño regresó allí, encontró el campo abandonado y la artillería inutilizada. Este acto de deslealtad, ocasionó la ruina de la expedición y cortó la carrera del Precursor Antonio Nariño, pues abandonado y sin recursos, fue tomado prisionero por los realistas.