SIMON BENJAMIN ARBOLEDA ARBOLEDA: II
Viernes 12 de septiembre, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Federico Roa Arboleda nos ha enviado una interesante información que nos complementa el articulo sobre el general Simón Benjamín Arboleda Arboleda, (9 de septiembre, 2003). Nuestros agradecimientos a Federico.

Cordial Saludo,

***

Simón Benjamín Arboleda Arboleda.
Por Federico Roa Arboleda

Simón Benjamín Arboleda Arboleda fue el tercero de los doce hijos del matrimonio de don Manuel Esteban Arboleda Valencia y su esposa doña Paula Arboleda y Arroyo. Posiblemente junto a su hermano José Rafael el de mayor figuración en su vida pública que como bien se ha escrito ocupó cargos en casi todas la áreas que la política suele conceder; Gobernador, designado a la Cámara, Senador y presidente del Senado, Constituyente de la Constitución de Rionegro de 1863, Ministro de Gobierno y Ministro de Relaciones Exteriores, así como también Diplomático y Encargado de Negocios en Washington.

Como militar fue de indudable valor y gran lealtad a sus principios. En diversas ocasiones salvó a su pariente y amigo Tomás Cipriano de Mosquera de salir mal librado en alguna batalla, baste recordar la gran batalla de Santa Bárbara o Campo Amalia a inmediaciones de Subachoque en Cundinamarca, el 25 de abril de 1861. Según relata José María Cordovez Moure en sus reminiscencias de Santa Fe y Bogotá, el Gobierno atacó a las fuerzas revolucionarias con un brillante ejército de 5000 hombres a las órdenes del General Joaquín París, veterano de la guerra de la independencia, secundado por jefes valientes y decididos. El General Mosquera contaba apenas con 2700 soldados caucanos en su mayor parte, combatiendo desde las siete de la mañana hasta las siete de la noche con rabiosa bravura. Hubo un momento en que estuvo perdido el General Mosquera, a quien se le atolló el caballo en un tremedal y solo debió su salvación a la heróica generosidad del Coronel Simón Arboleda, quien le cedió el caballo que montaba y cayó preso en lugar del general. La noche puso término a esas escenas de exterminio, sin que en ninguno de los dos campos se oyeran las dianas de victoria, por que los estragos de la muerte fueron terribles y lamentables para todos.

Nuevamente la vida del general Mosquera correría peligro en Bogotá, cuando ya no ejercía la Presidencia en la tarde del 20 de abril de 1864.El General Mosquera iba acompañado de Carlos Michelsen, del coronel Simón Arboleda y del sargento Mayor Jeremías Cárdenas quienes interponiéndose entre el agredido y los agresores (Luis Tobar y Roberto Morales) los detuvieron sin impedir que Roberto Morales a quien su padre había fusilado Mosquera sin justificación alguna, apoyara su pistola contra el pecho del general que marró el tiro por que solo se inflamó el fulminante. Durante la lucha que entablaron los circunstantes con el fin de quitar las armas y desmontar a Morales, el general Mosquera se entró al almacén situado en el ángulo formado por la casa edificada entre la citada carrera 8° (calle Florián) y calle 12 (antigua de San Juan De Dios), pero en el momento que tuvo libres las manos Morales hizo otro disparo cuya bala rozó ligeramente el cuello del general Mosquera, quien por el momento se creyó herido de gravedad, al tiempo que el compañero de Morales, antes de huír, asestó un golpe de sable sobre Arboleda, cusándole una ligera contusión. Morales no huyó y quedó en poder de Arboleda y Cárdenas, que lograron desmontarlo del caballo, que en esa ocasión se resistió tenazmente a obedecer a su amo. El General Mosquera reconocido por el beneficio que acababa de recibir adoptó por hijo al mayor Cárdenas (Lo que no haría su esposa doña Maríana Arboleda y Arroyo) y el Congreso ascendería a Simón Arboleda a Coronel efectivo y a Cárdenas como teniente Coronel.

Simón Arboleda casaría en primeras nupcias con doña Filomela Cajigas y Piñeiro, de cuya unión solo se crió un hijo Francisco Antonio Arboleda Cajigas, ya que los demás murieron párvulos. En la colección Arboleda de la Academia de Historia de Bogotá se puede leer interesante carta fechada en agosto 15 de 1868 dirigida al general Herrán y en la que además de reclamar el largo silencio ya que no le había vuelto a escribir desde 1855. Con el General Mosquera le había escrito recientemente, incluyendo dos poemas, un "Canto a Coconuco" y "un Canto del vaquero de Paletará", para Da Mariana, pero tampoco sabe si llegaron a manos de sus destinatarios. Tiene por fin la satisfacción de comunicarle que es padre de una niña, nacida el día anterior a las nueve de la noche y bautizada con el nombre de María. Su tio Vicente (Arboleda Valencia) ha cumplido el encargo que tenía hace tres años, de reemplazar a Herrán como padrino. Después de 14 hijos perdidos tiene al fin el gusto de que el General Herrán sea padrino de su hija. Original autógrafo y firmado en dos folios, Academia de Histora de Bogotá. Sección de microfilmes.

Casó en segundas nupcias el 13 de octubre de 1868, en Cali con Eudoxia Scarpetta y Delgado, nacida el 16 de mayo de 1840 y descendienta directa de Mateo de Scarpetta y San Cebrino, nacido en Nócera, Pagani Reino de Nápoles quien pasó a Veracruz , México en la flota real con D. Carlos Reggio, hermano de D. Andrés Reggio, a quien sirvió como familiar, restituyéndose posteriormente al servicio de don Vicente de Orcasita Conde de Revilla-Gigedo, pasó a Panamá y una vez avecindado en Cali casó con doña Tomasa Roo y Roldán, de la familia del ilustre Arzobispo Figueredo y Victoria, curiosidad genealógica si se tiene en cuenta que de sus cinco hijos el primogénito Manuel Antonio sería ilustre Arzobispo de Popayán y Carlos Arboleda Scarpetta distinguido sacerdote vicentino. Monseñor Manuel Antonio Arboleda sería heredero de los objetos de Monseñor Manuel José Mosquera, Arzobispo de Bogotá, por cláusula testamentaria de monseñor Mosquera quien estableció en su testamento que el siguiente miembro de su familia en las ramas Mosquera o Arboleda que llegara a la dignidad de Arzobispo podría utilizar su anillo episcopal y otros elementos de su uso personal.Esto generaría una situación dificil de la que saldrían bien librados gracias a la intermediación Papal.

Los otros hermanos de Simón serían el mayor Camilo Matías, Ignacio con descendencia ilustre entroncada con los marqueses de la Rivera, Antonio Maria, antecesor de los Arboleda Ayerve, Paulina Rosario, célibe, Domingo, muerto muy joven en un tiroteo sin terciar a favor de ninguno de los beligerantes, José Rafael, antecesor del ilustre historiador don Gustavo Arboleda y del padre José Rafael Arboleda Cabrera, distinguido Jesuita cuyo nombre se recuerda en la Universidad Javeriana de Bogotá, Domingo Isidoro, Paulina Romana, antecesora de los Bonillas Arboleda, Francisco José antecesor de los Arboleda Cabal, los Arboleda Grueso, los Grueso Arboleda y los Arboleda Varona, Carlos Ezequiel y Maria Ignacia segunda esposa del general Mosquera. Sin duda alguna tanto Simón como José Rafael Arboleda Arboleda, fueron los dos vástagos de don Manuel Esteban Arboleda y doña Paula Arboleda con mayor distinción en la vida pública de nuestro país en el Siglo XIX.