SIMON BENJAMIN ARBOLEDA ARBOLEDA
Martes 9 de septiembre, 2003
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos payaneses:

Un día como hoy, 9 de septiembre de 1883, muere en Palmira, Simón Benjamín Arboleda Arboleda, militar, político, gobernante, prosista y poeta; nacido en Popayán el 30 de diciembre de 1824, siendo sus padres Manuel Esteban Arboleda Valencia y Paula Arboleda y Arroyo.

Este destacado hombre público se distinguió como cultivador de las bellas artes escribiendo en prosa y en verso.

Como político fue contrario a la administración del general José Hilario López y prestó su apoyo al general Tomás Cipriano de Mosquera en la actitud que este asumió en la Gobernación del Cauca.

Fue secretario de la Cámara de Diputados del Cauca en 1859 y luego Diputado de las legislaturas del Estado durante 1863, 1865 y 1866, desempeñando las funciones de vicepresidente de la primera legislatura y presidente de la segunda. En 1872 fue elegido presidente de la convención constituyente del Cauca. Como senador en 1867 fue electo su presidente.

Su cultura y vasta inteligencia lo llevaron a ocupar otros cargos como secretario de la delegación colombiana en Washington, prefecto de varias provincias, administrador de Hacienda en Cartagena y Palmira, presidente de las municipalidades de las provincias de Popayán y Palmira. En 1879 fue designado para ejercer el poder ejecutivo del Cauca. El presidente Mosquera lo nombró interinamente para desempeñar el cargo de ministro de relaciones exteriores.

Leal amigo del general Mosquera lo acompañó en toda la campaña que este realizó por el centro del País, y cayó prisionero en la batalla de Subachoque. Conducido a Bogotá para ser fusilado mediante órden del general Ramón Espina, en compañía de Antonio María Padilla, Eustorgio Salgar y Lucio Estrada, logró salvarse.

Su valor militar le conquistó después muchos triunfos y honores como fueron los de coronel para desempeñar el cargo de jefe de estado mayor de la quinta división del Cauca y el de adjunto del estado mayor.

Una de sus mejores actitudes de lealtad y de valor la demostró el 20 de abril de 1864 cuando en compañía del sargento mayor Jeremías Cárdenas salvó la vida del general Mosquera al ser atacado por Roberto Morales.

Cordial saludo,