AJEDREZ
Lunes 22 de julio, 2002
De: Mario Pachajoa Burbano

Ajedrecistas payaneses:

Un día como hoy, 23 de julio de 1992, el excampeón mundial de ajedrez Robert James Fischer (9 de marzo 1943) llegó a Belgrado para disputar su segundo match con el también excampeón mundial Boris Vasilyevich Spassky (30 de enero 1937), a quien le ganó en 1972 el título mundial en un encuentro tan lleno de problemas y escándalos como ninguno otro antes ni después.

Foto de "Chess Life". A la izquierda Spassky. Hacía 20 años que Fischer no jugaba ajedrez profesional, pero una misteriosa chica Zita lo convenció. Zita cumplió 19 años el mismo dia que se inició el match, el primero de septiembre de 1992.

Los escándalos y controversias provocados por Robert son más famosos y más difundidos por toda la prensa, que sus mismas partidas de ajedrez. Estas, son conocidas y estudiadas únicamente por los técnicos del juego.Muchos años atrás un promotor de torneos magistrales de ajedrez exigió que la representación ajedrecística de USA integrara a Fischer. Un año después el mismo promotor, exigió que en el equipo de USA no estuviera Robert. ¡Tantos problemas produjo!

Sus disgustos, en este match, con el gobierno de USA, se iniciaron cuando Fischer recibió de él una nota amenazándolo por haber desafiado el embargo decretado contra el pais anfitrión del match, la República Federal de Yugoslavia. Delante de la prensa internacional Fischer sacó de su maletín la carta recibida y dijo: "Esta es la orden del Departamento del Tesoro, fechado en Washington el 21 de agosto de 1992. Esta es mi respuesta a su orden de no defender aquí mi título" y esputó sobre ella. Desde esa época no ha regresado a USA.

Los promotores también tuvieron una serie de problemas que se resolvieron cuando ellos aceptaron sus exigencias. Entre otras: Fischer encontró las casillas del tablero un milímetro mayor de lo que deberían ser respecto al tamaño de las piezas. Un bombillo de 1000 lux concentrado en el preciso centro geométrico del tablero. Como la mayoría de los periodistas no estaban tratando el match como revancha de campeonato mundial, exigió medidas restrictivas a la prensa: los fotógrafos tendrían 3 minutos para imprimir sus placas al iniciarse el juego, a 2 en la siguiente partida y a 0 en las demás. Los periodistas,en general, tenían prohibido el acceso. La primera fila del público debía estar a 15 metros de él. Una barrera de vidrio separó a los jugadores del público. La audiencia no debía estar iluminada.

Exigió que los relojes fueran los que él diseñó y patentó. Ese reloj, que ahora se usa en casi todos los torneos magistrales, provee tiempo a los jugadores, a medida que la partida progresa.

La audiencia nunca fue lo suficiente para colmar la sala, aunque la entrada era libre, así como el transportes desde varias ciudades cercanas al lugar del match.

El match terminaba cuando uno de los dos obtuviera 10 partidas ganadas. Se jugarían no menos de 5 partidas por semana. No habría partidas suspendidas. Si una partida era tablas antes de una hora, debíase comenzar inmediatamene la otra. En Sveti Stefan se jugarían las partidas necesarias hasta que uno de los dos ganara 5 partidas (fueron 11) y en Belgrado el resto de ellas (19).

Fischer exigió que la bolsa del match, cantidad aún récord en los anales ajedrecísticos, se distribuyera, según el resultado final, así: dos tercios para el ganador ( US$ 3'350.000) y un tercio para el perdedor ( US$ 1'650.000). La parte de Fischer debía ser pagada, y así lo fue, en efectivo y en dólares de USA, nada de cheques.

Durante el match en Sventi Stefan. antigua aldea de pescadores, convertida en un lujosa residencia turística por el promotor, a Fischer se le asignó una villa cuyo precio por día, en ese entonces, era de US$ 1.500

La ceremonia de inauguración se realizó el primero de septiembre y la primera partida, ganada por Fischer, el 2 del mismo mes. Se jugaron 30 partidas, de las cuales Fischer ganó las diez requeridas, perdió 5 y 15 fueron tablas. El 5 de noviembre de 1992 finalizó el match con la décima victoria de Fischer.

Desde esa fecha hasta hoy, Fischer no ha jugado al ajedrez públicamente.

La técnica de las 30 partidas y sus enseñanzas no produjeron ningún entusiasmo o aclamación del mundo ajedrecístico. Este match se jugó en una área y tiempo en donde la política nacional e internacional se encontraba en el pináculo y en guerra civil.

Epílogo.

Después del match, Fischer permaneció en Yugoslavia temiendo ser arrestado por USA. Algún tiempo lo pasó en Hungría, luego en Filipinas, con viajes esporádicos al Japón en donde al parecer, se ha establecido con su amiga filipina. Pero su imagen de héroe de USA se desvaneció por completo al aplaudir los ataques terroristas del 11 de septiembre, "this is all wonderfull news" dijo. Esta acción fue rechazada por sus más furiosos partidarios y admiradores de USA, suponiéndose que Fischer jamás regresará voluntariamente a USA.

Cordial saludo,