LOS REYES MAGOS
Domingo 4 de enero, 2009
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

El Evangelio según San Mateo, -Biblia de Jerusalén, 22 de abril de 1998, Editorial
Desclée de Brouwer- es el único que se refiere a los Reyes Magos en su visita al Niño Jesús:

Nacido Jesús de Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes unos magos
que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: "¿Dónde
está el rey de los judíos que ha nacido?. Pues vimos su estrella en el
Oriente y hemos venido a adorarle". (San Mateo 2,1-2)

Entraron en la casa vieron al niño con María su madre y, postrándose, le
adoraron: abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso
y mirra. (San Mateo 2,11).

Mosaico, Basílica St.Apolinar Nouvo
No se sabía con certeza cuántos eran los Reyes Magos, hasta que el Papa San León, en el Siglo V, estableció que eran tres.
Hay muchos relatos adicionales originados en la tradición. Cuentan ciertas historias que entre los años 675 y 735, San Beda, un monje benedictino e historiador inglés, mencionó por primera vez los nombres de los tres Reyes Magos y dio la descripción de ellos. La historia señala que la primera vez que surge el nombre con que hoy conocemos a los Reyes Magos es en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia). El friso de la imagen está decorado con mosaicos de mediados del siglo VI que representan la procesión de las Vírgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa, tocados con un gorro frigio y su actitud es la de ir a ofrecer lo que llevan en las manos a la Virgen que está sentada en un trono y tiene al Niño en su rodilla izquierda. Encima de sus cabezas se pueden leer tres nombres: Gaspar (a la izquierda), Melchior, Baltasar.

A los Reyes Magos se los describe así:  Baltasar era de piel oscura y con barba, probablemente de origen árabe. Le regaló a Jesús mirra.  Melchor era más anciano y tenía cabellos canosos y barba blanca. Obsequió el oro a Jesús. Este oro predecía el reconocimiento de Jesús como Rey. El más joven de los Reyes Magos era Gaspar, tenía tez cobriza. Portó una ofrenda de incienso a Jesús. El incienso que aromatiza las iglesias proviene de Arabia y Abisinia. Le dan a este presente el símbolo de reconocer en Jesús a un sacerdote.

Cofre de oro Catedral de Colonia
Otro relato cuenta que, después de la resurrección de Jesús, el apóstol Tomás halló a los Reyes Magos en Saba. Allí fueron bautizados y consagrados obispos. Después fueron martirizados en el año 70 y depositados en el mismo sarcófago. Los restos de los Reyes Magos estuvieron durante 300 años en Constantinopla y luego fueron trasladados a la Basílica de San Eustorgio de Milán, hasta 1162, cuando el emperador Barbarroja saqueó Milán y entregó los restos de los Reyes Magos al arzobispo Reinaldo de Dassel, quien decidió que dichos restos fueran trasladados a Colonia, Alemania, en donde hoy reposan con las coronas que supuestamente llevaron durante su existencia. Miles de peregrinos empezaron a llegar a Colonia, lo que propició que en 1248 se iniciara la construcción de la catedral de Colonia, que llevaría más de 600 años terminarla. Los restos de los tres Reyes Magos descansan en un cofre de oro y plata que pesa unos 350 kg, y se halla en la capilla que hizo construir a tal efecto el emperador Carlomagno.

Cordialmente,