JURISDICCIÓN DE LA GOBERNACIÓN DE POPAYÁN
Lunes 2 de febrero, 20009
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

La jurisdicción de la gobernación de Popayán constituye el ejemplo clásico de la
complejidad de la administración territorial de Indias impuesta por el Rey de España.
Luis Suárez Fernández, (1924), historiador español, la describe en los siguientes
párrafos:

"El gobierno político lo ejercía el gobernador, nombrado por el rey a quien respondía directamente. En ese campo tenía los mismos poderes que otros gobernadores de provincias mayores y de provisión real, tal los presidentes de Panamá y Chile:  le correspondía el gobierno superior, mientras al virrey de Lina le tocaba el gobierno extraordinario en esas gobernaciones. Es decir, en cuanto a la de Popayán, en  la parte incluida en el distrito de Quito, pues en la mitad que pertenecía a la jurisdicción de la Chancillería de Santa Fe lo ejercía su presidente-gobernador".

"Del mismo modo se repartía el gobierno militar en el siglo XVII, pues en el anterior el gobernador de Popayán había poseído el título y funciones de capitán general. No obstante, fueron contados los casos en que alguno de los dos capitanes generales -el virrey de Lima y el presidente de Santa Fe- interviniera en la jurisdicción payanesa. En cambio, desde principios del siglo, al crearse los tres tribunales de Cuentas de Indias, la gobernación de Popayán se hallará adscrita a la de Santa Fe, cuyo presidente era el propio presidente-gobernador de Nueva Granada. El resto del distrito de Quito dependía del Tribunal de Cuentas de Lima".

"Exceptuando las varias gobernaciones, las apelaciones de particulares en contra actos del gobierno en el distrito de Quito se veían en la Audiencia de Los Reyes. En la jurisdicción de Popayán se apelaba ante la Audiencia de Quito o la de Santa fe, dependiendo de la vecindad del apelante o del lugar en que se aplicara la medida recusada. Al presidente de Santa Fe, y no al virrey de Lima, le tocaba el nombramiento del gobernador interino en caso de muerte del responsable. Ambas audiencias -de Quito y de Santa fe- podían- y debían enviar visitadores a sus respectivas zonas pero no podían suspender ni residenciar al gobernador, facultad reservada al Consejo".

"Ente las ciudades, Pasto era la más rica y populosa. La ciudad titular, amén de sede episcopal, era capital nominal, ya que el gobernador y los oficiales reales residían en Cali. Estos en un principio, tenían jurisdicción en la gobernación entera, ejercida en la zona santafereña mediante tenientes puestos en Cartago. Los últimos, amparados por las autoridades neogranadinas, tendían a sustraerse a tal jurisdicción, lo que eventualmente llevará a su independencia de la Caja de Cali. Por fin, el gobernador de Popayán nombraba, sin intervención de autoridad extraña, cuatro tenientes en la mitad quiteña. Eran, en orden de importancia decreciente, los de Pasto, Popayán, Almaguer y Rondanillo".

Cordialmente,