LOS ROMBOS
Jueves 10 de diciembre, 2009
De: Mario Pachajoa Burbano
http://pachajoa.110mb.com/

Amigos:

Con motivo del Bicentenario del Grito de Independencia de Colombia, agregamos a la lista de los ilustres patriotas que ayudaron a la creación y organización de nuestra patria, a los Pombos de Popayán y parte de sus descendientes.

FRANCISCO ANTONIO POMBO. Tomó las armas desde 1811, en que combatió al mando del General Baraya en la acción del Bajo Palacé. Continuó en activo servicio en el batallón que mandaba el Coronel Murgueítio hasta 1813 en que, invadido el Sur por Sámano, se retiró con Serviez por el Quindío hacia Ibagué. En ese mismo año se incorporó en La Plata en el Ejército del General Nariño y combatió con distinción en Alto Palacé, Calibío, Juanambú, Tacines y los ejidos de Pasto. Fiel compañero del General Nariño, fue uno de los cinco oficiales que no le abandonaron después del desastre de Pasto y el pánico de Tacines. Hecho prisionero y conducido a Pasto y luego a Quito, apuró todas las amarguras de las constantes amenazas de muerte y de las crueldades y miserias del cautiverio hasta 1819. Logró evadirse y pasó a Panamá, luego a Jamaica, en donde auxilió con remesas de elementos de guerra a los independientes que ocuparon en 1820 las costas de Santa Marta y Riohacha. Restituído a su hogar en 1822, lo encontró que su hermano Miguel Pombo había sido sacrificado en Bogotá en el patíbulo de la reconquista; sus otros parientes guerreaban o andaban fugitivos, y uno de sus dos cuñados (Toribio Rodríguez) había muerto en el destierro. Continuó sirviendo a su Patria, y quiso emprender especulaciones de comercio para aliviar la suerte de su numerosa familia; pero la primer remesa que hacia de Quito le fue robada en las cercanías de Pasto por los rebeldes realistas, asesinando cruelmente a sus sobrinos Nicolás y Manuel María Fajardo que la conducían. Retirado del servicio militar, se avecindó en Tuluá en donde casó con Inés Martínez, y se dedicó a la educación de sus hijos. Desempeñó varios cargos municipales, políticos y de Hacienda, entre ellos los de Gobernador de las provincia del Chocó y de Buenaventura y Representante a los Congresos de 1836 y 1836. Ciego en sus últimos años este hombre ejemplar, modelo de las virtudes cívicas y domésticas, monumento venerable de tantos merecimientos, murió en 1861 a los 74 años de edad.

JOSÉ IGNACIO DE POMBO. En Cartagena casó con María Josefa Amador, hermana del Gobernador Juan de Dios Amador. Allegó crecido caudal en negociaciones de comercio y fue gran patriota y filántropo y entusiasta protector de las letras, la industria y el progreso. En la ciudad de Cartagena fundó el Tribunal del Consulado y las escuelas públicas primarias. La dotó de ejidos y de un muelle. Principió la obra del canal del Dique y fomentó la navegación del Atrato para el Chocó, haciendo previamente un estudio de esa región interoceánica. Ayudó a Mutis en la Expedición botánica, y con generosidad protegió al sabio Caldas desde el principio de su carrera, regalándole instrumentos, costeando parte de sus viajes y siendo luego uno de los mas asiduos cooperadores de su Semanario. "Cada escrito de Caldas, dice un historiador colombiano, resonaba en el noble corazón de Pombo. Propuso Caldas la introducción de las vicuñas del Perú, y contestó Pombo ofreciendo $ 500 al que las introdujera. Exploraba Caldas las quinas, y contestaba Pombo con una serie de datos sobre el mismo artículo. Necesitaba un instrumento, y contestaba remitiéndoselo. Caldas cada vez que lo nombra canta un himno en su honor. Nunca se volverá a ver un certamen igual de agradecimiento y beneficios, de ilustración y patriotismo, de nobleza y virtud." La causa republicana, que abrazó desde su principio, también le debe agradecido recuerdo: toda su fortuna fue devorada por la revolución.  Dos de sus hijos, Esteban y Sebastián, perecieron defendiendo la Independencia; y, su más distinguida hija, casada con un rico comerciante Fierro, murió con su hijo en los brazos, de hambre y desamparo, en el playón a que abordó con la heroica emigración que se abrió paso por entre las baterías enemigas antes que rendir a los españoles la plaza de Cartagena en 1815. Don José Ignacio Pombo había muerto poco antes de ese memorable sitio.

FIDEL POMBO. De familia payanesa, nació en Cartagena en 1800. Entró al servicio militar en Bogotá en 1819 y a principios del año siguiente marchó con el General Valdéz para la campaña del Sur contra Calzada. Combatió en Pitayó (6 de junio-1820) y en Genoi (2 de febrero-1821) y luego siguió al General Sucre destinado con una División a Guayaquil para apoyar el pronunciamiento de esa plaza y emprender operaciones en el Ecuador. A sus órdenes combatió en Yaguachi (11 de agosto-1821) y en Guachi (12 de setiembre-1821). Prisionero en esta última batalla con el General Mires y otros Jefes y Oficiales, se le condujo a Quito, en donde meses después fue puesto en libertad con sus compañeros, exceptuado Mires, por el Presidente Mourjeon. Reincorporado en sus filas, el General Sucre lo despachó de Guayaquil en comisión importante para el Comandante Varela que estaba en las costas de Iscuandé y Barbacoas y para el Libertador que obraba sobre las fuerzas realistas mandadas en Pasto por el Coronel Basilio García; y después de la ocupación de esta ciudad (8 de junio-1822), el Libertador lo ascendió a segundo Jefe de Estado Mayor de la División que debía acantonarse en Popayán. Ansioso de participar de los peligros y glorias del Ejército libertador del Perú, obtuvo para él su pase a fines de 1823, y allí le tocó formar parte de la División que, a órdenes del Coronel Luis Urdaneta, se destinó desde Huaras a ocupar a Lima y estrechar a los enemigos en el Callao. Urdaneta, faltando a sus instrucciones, hizo contra aquellos una salida el 3 de noviembre de 1824, en la que, sorprendidas y arrolladas sus fuerzas, fueron alanceadas sin darles cuartel hasta en las calles de Lima. Este desastre, murió a lanzadas el Teniente Coronel Fidel Pombo, joven de mucho espíritu, agraciado y valiente, de 22 a 23 años. Era hijo de Manuel y hermano de Lino de Pombo.

LINO DE POMBO. Nació en Cartagena el 7 de enero de 1797. Hizo sus primeros estudios en el Colegio de Nuestra Señora del Rosario de Bogotá, en el que cursó primeramente matemáticas y luego artillería, fortificación, ataque y defensa de plazas con el sabio Caldas. Cadete en 1810 en el Regimiento Auxiliar, marchó en 1812 a servir la Causa de la independencia en el Estado de Cartagena:. Hizo las campañas del Magdalena y  Santa Marta bajo las órdenes de los jefes Labatut, Miguel Carabaño, Manuel del Castillo, Cortés Campomanes y Sata hasta 1815.  Defendió en Cartagena, obedeciendo a los Generales Bermúdez y Soublette, el cerro de La Popa en el memorable asedio de cuatro meses establecido por Morillo  y cuando por una heroica resolución la guarnición y muchos de los habitantes que sobrevivían, evacuaron la plaza por mar por en medio de las baterías y de la escuadra sitiadora en 5 de diciembre de 1815.  El, víctima de pérfidos corsarios, como tantos otros, fue abandonado en una costa desierta y allí capturado con ilustres compañeros como Ayos y García de Toledo. Reconducido a Cartagena, se le retuvo prisionero en el castillo de San Felipe y se le sentenció a servir por ocho años en el ejército español.  Remitido a España, a donde iba también su padre con su proceso de muerte, tras largas penalidades obtuvo allí, por la mediación de los Generales O'Donnelles, que se le conmutase la pena admitiéndolo en la Academia de Ingenieros de Alcalá de Henares, en donde renovó con Zorraquin y el General Infante sus estudios de matemáticas y arte militar. Tuvo la honra de seguir al General Riego en su gloriosa pero desgraciada campaña contra el poder absoluto en 1822, de desempeñar satisfactoriamente importantes comisiones de ingeniería y fortificación, y de caer prisionero en la batalla de Jódar en septiembre de 1823. En línea ya para ser quintado y fusilado, pudo fugarse merced al alto que le hicieron los oficiales del General Frances Bonnemann, llegar salvo a Gibraltar y embarcarse para Inglaterra con otros perseguidos. Nombrado Secretario de la Legación colombiana que servia en Londres el señor Hurtado, la desempeñó hasta febrero de 1825 en que le sucedió el señor Andrés Bello. Restituido inmediatamente a Colombia, se reincorporó en el Ejército en Octubre de 1825 con el grado de Capitán que tenia en 1815, y siguió sirviendo y ascendiendo, hasta que, con el grado de Coronel de Ingenieros y en el empleo de segundo Ayudante de Estado Mayor General, solicitó y obtuvo del Libertador su licencia absoluta en Pasto el 9 de marzo de 1859. Desempeñó algunos destinos en Popayán, en donde había contraído matrimonio en 1826 con Ana Rebolledo, regentó varias cátedras en la Universidad de dicha ciudad, redactó 'El Conciso" en 1831, el "Boletín Político y Militar" en 1832, y fue llamado por el General Santander para que le ayudase en la obra de reconstituir el país, ocupando el laborioso puesto de Secretario de lo Interior y Relaciones Exteriores. Trasladado a Bogotá, desempeñó la mencionada Secretaría en toda la Administracion Santander, en parte de la del señor Márquez, en toda la del señor Mallarino. Ocupó la de Hacienda en la presidencia del General Mosquera. Sirvió en distintas épocas la Dirección del Crédito Nacional, de la Oficina General de Cuentas y de la Casa de Moneda; la Gobernación de Bogotá, la Legación en Venezuela, la Procuraduría general de la Nación y varias veces ocupó un asiento en el Senado y en la Cámara de Representantes. Encargado por el Gobierno de reunir las leyes vigentes entre el caos de las sancionadas desde la fundación de la República hasta 1844, hizo la "Recopilación Granadina," modelo de laboriosidad, de método y corrección. Redactó "El Argos," colaboró en "El Observador" y en otros periódicos políticos: escribió un curso completo de matemáticas, del que publicó las "Lecciones de Aritmética y Algebra" y las de "Geometría Analítica;" dictó varios cursos de esta ciencia en el Colegio militar y en otros establecimientos.  Fundó y dirigió por muchos años la Caja de ahorros de Bogotá; tradujo las historias romana y griega de Goldsmith y el tratado de artillería de Le Blond ; y antes de cumplir 66 años, murió en Bogotá el 20 de noviembre de 1862. El Congreso nacional honró la memoria del señor Lino de Pombo expidiendo al efecto un decreto legislativo en 29 de junio de 1866.

MANUEL DE POMBO. Hermano de José Ignacio y tío de Miguel. En el Colegio del Rosario de Bogotá hizo sus estudios hasta graduarse de doctor en derecho. Hombre de carácter activo y resuelto, emprendió viaje a España en 1791 para hacer valer en la corte sus aptitudes.  Casó allí con Beatriz O'Donnell  y regresó en la Tesorería del Consulado de Cartagena. Introdujo después una imprenta que le mandó cerrar el Gobierno colonial. Desempeñó varios cargos y destinos y en 1810 fue el Superintendente de la Casa de moneda de Bogotá. Entusiasta revolucionario en 1810, fue aclamado por el pueblo Vocal del Cabildo del 20 de julio. Sirvió con la exaltación de su carácter la causa patriótica y escribió en 1812 su conocida " Carta a don José María Blanco, residente en Londres, satisfaciendo a los principios sobre que impugna la independencia absoluta de Venezuela en su periódico "El Español." y demostrando la justicia y necesidad de esta medida, sin perder la mira en todos los demás Estados de América y Filipinas," que fue seguida de su "Compendio histórico de la invasión de España por los franceses." A la entrada de Morillo fueron estos escritos revolucionarios la cabeza del proceso de muerte que se le siguió y  con el que fue remitido a España por la influencia de su mujer, escapando así del patíbulo, gracia que no pudo obtener para su sobrino Miguel que fue fusilado. Pudo en España dar un sesgo a su proceso,  y en 1822 regresó a su patria. Se hizo cargo de la dirección de la Casa de moneda de Popayán y falleció en dicha ciudad en 1829. Era muy versado en los idiomas, como que escribió su estimada "Gramática latina" y en la historia y la geografía de las que hizo compendios para uso de los colegios; pero su obra principal, que era una historia bastante extensa de los países que formaron el antiguo Virreinato de Nueva Granada, ha desaparecido lastimosamente después del año de 1830. Entre sus hijos se cuenta a los patriotas Lino y Fidel Pombo  y  Matilde Pombo madre de Julio Arboleda.

MIGUEL DE POMBO. Hizo sus estudios en el Rosario de Bogotá. Ayudante de José Celestino Mutis en la Expedición botánica de Nueva Granada, creada por real cédula de 19 de noviembre de 1783. Dotado de talento y de imaginación y sentimientos vivos, abrazó con entusiasmo la causa de la independencia siendo aún joven en 1810. Estudió y tradujo la Constitución de los Estados Unidos Norteamericanos. Su palabra fogosa y su atrevida pluma lucieron principalmente en el foro, en las asambleas populares y en los escritos políticos. En la " Relación de las principales cabezas de la rebelión del Nuevo Reino que han sufrido por sus delitos la pena capital" se dijo acerca de él: "Era abogado de la antigua Real Audiencia, fue vocal de la primera junta tumultuaria y diputado al Congreso.  Teniente Gobernador de esta Capital, autor de muchos escritos revolucionarios que contenían máximas heréticas y sediciosas de constituciones para el Estado y uno de los más tenaces sostenedores de la independencia y enemigos del Rey. Fue pasado por las armas.  Cuando marchaba con sus compañeros para el patíbulo, el 6 de julio de 1816,  Benito Barros gritaba desde un balcón que no sacrificasen a esos inocentes. La escolta quiso hacerle fuego y Pombo se interpuso diciéndola: "no le matéis, es un loco que dice la verdad."  Poco antes de morir escribió con pulso perfectamente firme un adiós sentido a la señora Eusebia Caicedo, que había cuidado de él en su prisión y capilla.

Cordialmente,

***
     Si desea descontinuar el recibo de estos artículos de la Red payanesa
 por favor informar a mariopb@comcast.net
e incluir "descontinuar" en la línea "Subject"
 
     To receive no further e-mails, from Red payanesa, please reply to  mariopb@comcast.net

 with "unlist" in the Subject line.