CUANDO FLOREZCAN LOS EUCALIPTOS
Domingo 4 de enero, 2009
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Rafael Tobar Gómez está anunciando que ya se pueden conseguir ejemplares
de su libro Cuando Florezcan los Eucaliptos en las dos direcciones: 
www.amazon.com, en búsqueda escribir Rafael Tobar y en
https://www.createspace.com/3359830

Del mencionado libro de 440 páginas, transcribimos un par de anécdotas.

Cordialmente,

***

CUANDO FLOREZCAN LOS EUCALIPTOS
Por: Rafael Tobar Gómez


Sobre la Carrera Once entre las calles Sexta y Séptima, residía el Capi Olano, no era muy vecino nuestro, pero vale la pena decir que su señora dio a luz un hijo, precisamente el 9 de Abril de 1948. Lo bautizaron con el nombre de “Saqueo”. Este es un nombre bíblico y no viene al caso hacer mucho comentario, pero, ¿usted le pondría a un hijo ese nombre?

Como si eso no fuera suficiente, dos años después, en plena actividad de las fuerzas contrarias al gobierno y con el orden público perturbado por asesinatos, secuestros y robos, nace su hija, a quien la nombró, “Violencia.” Pero todo el mundo la nombraba con su diminutivo cariñoso de, “Viole”, el mismo diminutivo de Violeta.

Cuando florezcan los eucaliptos
Al frente, a la derecha, estaba la casa del Dr. Marco Tulio Ante, profesor de la Universidad en la Facultad de Ingeniería, un polifacético personaje al que sus abundantes neuronas le dieron la capacidad de ser astrónomo, matemático, filósofo, pintor, músico y políglota.
Los fines de semana, de su salón de música brotaban voces angelicales en coro, cantando música de Bach y de Vivaldi. Era un hombre dedicado a la cultura, tenía un hijo varón y dos hijas, Teresita y Leonor, dueñas de una escuela al lado de la casa de piedra situada al final de la cuadra, hacia el oeste.


Cuando la ciudad de Cali adquirió el primer planetario construido por la Zeiss Ikon alemana, el Dr. Ante fue llamado para ensamblarlo y calibrarlo. En Colombia no había otro con los conocimientos técnicos y astronómicos y que al mismo tiempo dominara el alemán, como él.

En el techo de su casa de tres pisos, alta, como una catedral de la cultura, construyó un moderno observatorio astronómico. Allí, con su telescopio, ví por primera vez los cráteres de la Luna, Venus y los anillos de Saturno, Marte y también las galaxias lejanas.