COLUMPIO DE VUELO: III
Miércoles 16 de junio, 2009
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Clara Velasco Mosquera de Casas
. nos participa que en 1994, cuando su hija Ana María Casas
Velasco
era muy niña, se emocionó tanto de volar en los columpios que la plasmó en el
verso que hoy reproducimos. El texto de su comunicación es el siguiente:

"Estoy de verdad emocionada con los recuerdos del famoso columpio de vuelo, nuestro juego caucano de infancia y de veraneo".
"Quiero compartirles un verso que hizo mi hija Ana Maria Casas Velasco cuando en nuestra finca en Subachoque, Cundinamarca, montamos el tronco con los lazos y este ha sido la diversión tanto de Popayanejos como de Bogotanos que van con frecuencia a darse gusto y de vez en cuando sus porrazos. Mi hija era muy niña cuando la maravillosa sensación de volar la plasmó en el siguiente verso:"

MI COLUMPIO DE VUELO
(Bogotá 1994)
De Ana María Casas Velasco
 

Cuando yo voy por el aire
en mi columpio de vuelo,
qué delicia!, que donaire!,
me siento llegando al cielo.

Es un palo con horqueta
del cual cuelgan unos lazos,
y al dar una voltereta
te puedes dar un porrazo.

!Que sensación tan bonita!
me mezo sobre el abismo,
cuzqueñas y margaritas
columpiándome a su ritmo.
Después de vueltas y vueltas,
poso mis pies en el tronco
para no hacer pandeleche;
donde toca, yo los pongo.

! Viva el columpio de vuelo!
! Viva quienes lo inventaron!
! Viva siempre la alegría
de los que con él gozamos!