COMENTARIOS
SOBRE NEGROS Y BLANCOS EN POPAYÁN
CONTINUACIÓN
Jueves 8 de enero, 2009
De: Mario Pachajoa Burbano.

Transcribimos en la nota de hoy, los comentarios al escrito de Carlos Ayerbe sobre las Fiestas de Negritos y Blanquitos de Popayán distribuido por este medio -enero 3, 2009- de:  Felipe Segura Fernández, Guillermo Varona y Administrador en su columna "Patojeando" de El Liberal titulada: "Fiestas de Pobrenza".

Agradecemos el interés de payanes y residentes de la ciudad de Popayán en tratar de aportar su granito de arena en lograr que la ciudad vuelva al esplendor e importancia que tuvo la ciudad en la magna historia nacional, Y nada mejor que iniciar esta importante serie de tareas con el recate de la brillantez, buen gusto y maneras, de las actividades sociales públicas tradicionales de la Ciudad Blanca.

Invitamos a todos los interesados el enviarnos sus comentarios constructivos para hacerlos conocer de las demás personas o entidades interesadas en la mejora de las actividades cívicas e históricas de Popayán.

Reiteramos nuestros agradecimientos a los autores de las notas.

Para leer los comentarios iniciales de Carlos Ayerbe, favor hacer clic en su nombre.

Cordialmente,

***

De: Felipe Segura Fernández

Hola Mario:

Mirando desde afuera, y en el contexto nacional de las celebraciones locales, me parece que el "rescate" de las Fiestas de Pubenza pasa por una estructuración seria de las mismas. Me explico:
1. Debiera existir un comité, permanente, con participación ciudadana general (no burocrática) encargado de programar, fondear, etc, nuestras fiestas. Así existe en ciudades como Cali y Manizales, y también en otras más pequeñas como Santa Marta para sus Fiestas del Mar. Guardadas proporciones, y por favor no me excomulguen por la comparación, el éxito, engrandecimiento y progreso de la Semana Santa ha sido ese: un ente solamente encargado de las procesiones.
2. Aunque lo cultural no riñe con lo divertido, el enfoque debe ser claramente de diversión, es lo que la gente reclama y necesita (la segunda parte del "pan y circo"): conciertos populares, corridas de toros, competencias deportivas (interbarrios?), cabalgatas, y tantas otras que la gente podría escoger. No hay que inventar el hilo negro, la fórmula se consigue fácilmente viendo ferias y fiestas exitosas.
3. Antes de que me regañen algunos, obvio que habrán de preservarse y promoverse adecuadamente dentro de la programación aquellos eventos y actos que por años han sido característicos de la época: chirimías, blancos y negros y demás.
La segunda parte del escrito de Carlos, amerita otra discusión: la reconstrucción física y cívica de Popayán. Para la primera necesitamos dinero, para la segunda el talento de alguien como Antanas Mockus que ayude a liderar una campaña de recuperación de valores locales y amor por la tierra.
Saludos,

Felipe Segura Fernández

***

De: Guillermo Varona:

Me identifico plenamente con los comentarios de Carlos y con algunos que escuché hace poco en la radio diciendo que "ya no podemos desbaratar más a Popayán", pero también oí a un brillante funcionario municipal diciendo que a los vendedores ambulantes había que respetarles el derecho al trabajo y que "hay que amar al prójimo" pero no dijo dónde metemos ese prójimo para que dejen transitar...claro que esta figura ya se siente próximo Alcalde y así como van las cosas...Pero dónde están las Veedurías Ciudadanas creadas para cuestionar y vigilar las obras, con capacidad hasta para revocar los mandatos??? Creo que sólo hay una formalmente constituida, pero nunca se escucha y si lo hace sus voces se pierden en el desierto...Hay que abonarle al actual Alcalde que ha aprendido en corto plazo a decir que todo marcha bien y que los problemas serán solucionados a partir de este año....amanecerá y veremos...

Guillermo Varona

***

Patojeando
Escrito por Administrator
martes, 06 de enero de 2009
‘Fiestas de pobrenza’
El Liberal.


Las dificultades que enfrentan de años atrás las fiestas de Pubenza no sólo ocasionó el polémico comentario del domingo en El Liberal de Carlos Zambrano Ulloa, que llamó “decadencia hasta para divertirnos”, sino también, la opinión de Carlos Ayerbe a través de la Red Patoja en Internet que lidera Mario Pachajoa.

En sus apartes asegura que “las tales mal llamadas "fiestas" del 5 y 6 han degenerado en una manifestación de la más abyecta forma de agresividad generalizada contra todos los que se aventuren a salir a la calle esos días. Es increíble como el populacho invade la vía pública dispuesto a acabar con lo poco que queda del Popayán que tu y yo conocimos. El desperdicio del agua es generalizado, sin que la turba pueda entender en su mente primitiva que destruyendo los hidrantes y lavando a cuanto ser transite por la calle es una forma de barbarie y falta de civismo. Las autoridades municipales por su parte permiten la esquizofrenia desbocada sin detener la destrucción de los recursos no renovables y la infraestructura urbana”.

Como nos dijera en la cabalgata del sábado anterior una dama payanesa de manera jocosa y sincera: “ahora las llamamos fiestas de pobrenza”.