TRAGEDIA POR EL VOLCÁN DEL HUILA
Sábado 22 de noviembre, 2008
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Hay una conocida leyenda sobre el Volcán Nevado del Huila: Hace mucho existía un niño que encendía cuetes y luces de bengala en Navidad porque así le gustaba adorar al niño Jesús. En una de las navidades, el niño dormía cuando una ráfaga de viento tiró la veladora encendida que se encontraba para celebrar el nacimiento de Jesús, los cuetes y luces que le habían comprado se incendiaron provocando que muriera quemado.

Sus padres vieron a lo lejos el resplandor de las luces y cuando llegaron a su hogar gran dolor los embargó y pidieron al cielo que hubiera una muestra de amor para su hijo y de pronto rugió la tierra abriéndose un gran espacio donde se levantó la corteza y arrojando gran cantidad de humo y piedras que formaron el gran volcán Huila. Es así como los padres del niño se sienten siempre acompañados con su hijo.

*
Rodrigo Urrego describe la tragedia que el miércoles 19 de noviembre, 2008, ha ocasionado la erupción del Volcán Nevado del Huila ubicado entre los departamentos de Cauca, Huila y Tolima, Colombia, y a 85 kilómetros de la ciudad de Popayán.

Cordialmente,

***

Volcán nevado del Huila hace erupción
Por Rodrigo Urrego - Enviado Especial de Colprensa
El Pais.  Noviembre 23, 2008


Foto: El Pais.
El volcán-nevado del Huila es la mayor altura de la Cordillera de Los Andes en Colombia, y se levanta 5.364 metros sobre el nivel de mar. Desde esa cumbre se desprenden, además, del Páez, varias corrientes.

Hace parte del Parque Nacional Natural del mismo nombre, localizado entre los departamentos de Cauca, Huila y Tolima, a una distancia de 285 kilómetros al suroeste de Bogotá, 85 al noroeste de Popayán, capital de Cauca, y a 60 al suroeste de Neiva, capital del Huila.

Cerca de tres mil quinientos habitantes del municipio de Belalcázar, Cauca, trasladados a la parte alta de la montaña; cuatro puentes destruidos, así como cinco desaparecidos del resguardo indígena de Tálaga, y más de 500 hectáreas de arroz tapadas por el lodo y la piedra en el municipio de Piacol, Huila, es el balance preliminar producido tras la erupción del volcán nevado del Huila a las 2:45 de la mañana del miércoles 19 de noviembre, 2008.

Ingeominas explicó que lo sucedido es apenas el comienzo de un proceso eruptivo, por lo que se declaró la alerta en los departamentos de Cauca, Tolima y Huila, en aquellas regiones donde fueron evacuados los habitantes de las zonas cercanas al volcán y a la ribera del río Páez.

A las 10:45 de la noche del martes 18 de noviembre los pobladores aledaños al volcán sintieron el primer estruendo que puso en alerta a lugareños y autoridades. A las cuatro de la mañana de este miércoles se declaró la alerta en la zona de influencia y entró en funcionamiento el plan de evacuación de las familias a las partes altas de sus veredas y municipios.

La directora Nacional de Emergencia, Luz Amanda Pulido, dijo que los resguardos indígenas de la parte alta de la cordillera están incomunicados y de momento no se conoce la suerte de ellos.

Por su parte, Adriana Agudelo, directora de Ingeominas en el Cauca, informó que son persistentes los movimientos telúricos en la zona. Al inicio de la mañana se registraban 360 sismos cada hora, pero hacia el medio día se pasó a 240 por hora. Según habitantes de las riveras en los ríos Magdalena y Páez, en los municipios de Paicol y La Plata, en el Huila, esta avalancha fue más fuerte que la vivida hace 13 años, cuando un sismo dejó a más de mil personas muertas.

Asimismo, aseguraron que el agua alcanzó los seis metros de altura, inundando varias viviendas cercanas a los ríos y arrasando con cerca de 500 hectáreas de arroz. Mientras tanto, por lo menos 100 familias que han sido evacuadas, buscarán refugio en casas de personas allegadas. El director de la Cruz Roja en Belalcázar, Cauca, Jorge Quintero, explicó que los cerca de tres mil habitantes de este municipio fueron trasladados a la parte alta de la montaña, en prevención de que los ríos aumenten su caudal.

La directora de la oficina de atención y prevención de desastres, dijo que las zonas afectadas en el departamento del Cauca son Páez, Inza y Belalcázar; mientras en el Huila hay alerta en las poblaciones de La Plata, Paicol, Tesalia y Nátaga. Hacia el flanco norte del Nevado del Huila, la población caucana más cercana al mismo es Belalcázar, cabecera municipal de Páez.

La mesa de Caloto, ubicada en el resguardo de Caloto-Huila, a dos horas de camino desde Belalcázar, al igual que las poblaciones de Tóez, Dublín y Verdul, son algunas de las más cercanas al volcán.

POSIBLES VÍCTIMAS

El gobernador del resguardo de Tálaga (Cauca), Marco Tulio Togoná, informó que cinco indígenas de su comunidad están desaparecidos, pues permanecían cerca al río Páez cuando se registró la avalancha. Los desaparecidos serían integrantes de una misma familia y algunas personas los vieron antes de la avalancha.

ESTADO DEL VOLCÁN

El director de servicio geológico de Ingeominas, Alberto Núñez, explicó que la actividad ha bajado visiblemente pero eso no significa que se redujo la emergencia ya que apenas el principio del proceso eruptivo está comenzando. "Lo único que podemos decir es que debemos estar atentos. El proceso eruptivo apenas inicia y es un lapso que puede demorar semanas, meses o años. Es como si el volcán iniciara su respiración y para eso limpia los conductos de salida", explicó el geólogo.

Núñez aclaró que no ha salido lava del volcán, pero también hay dificultad para tener visión directa sobre la parte alta. En la erupción ocurrida hubo ceniza y deshielo. De la misma manera, el coordinador de vigilancia de volcanes del Cauca, Carlos Eduardo Cardona, manifestó que disminuyó la energía emanada del volcán y su magnitud, pero el proceso volcánico sigue y hay actividad máxima.

EVACUACIONES

Según Amanda Pulido la orden de evacuación preventiva sirvió para que a lo largo del día no se hubieran presentado heridos ni víctimas. "Mientras esté activo el Volcán hay riesgo de nuevas avalanchas y esa medida no podemos bajar los planes de continencia que se han trabajado de manera preventiva", sostuvo.

Las evacuaciones ya se completaron en la zona ribereña del río Símbola y Páez en la parte de Belalcázar, así como la Mesa de Caloto, Cauca. "Gracias a las evacuaciones podemos dar un parte de tranquilidad respecto a víctimas heridos", dijo Pulido. Algunas evacuaciones siguen pendientes en las zonas ribereñas de la parte baja de Huila, aunque con el paso de la avalancha por la mañana no hubo personas lastimadas.