MARIO GÓMEZ-VIGNES
MÚSICA PATOJA
Martes 8 de abril, 2008

Amigos:

Presentamos en esta nota sendos escritos relativos a la biografía y obra del Maestro Mario Gómez Vignes suscritos por William Efraín Abella Herrera y Álvaro Thomas.

Para el articulo de William Efraín favor pulsar el enlace:

Un viaje musical de más de cuarenta años por William Efraín Abella Herrera

En la nota de Álvaro Thomas se menciona la participación del Maestro Mario Gómez Vignes en la composición de la Misa Patoja. Esta misa tuvo su estreno mundial en Popayán durante la Semana Santa de abril de 2002. La Misa Patoja, POPAYANMESSE,  fue la realización de una idea del recordado Edmundo Mosquera Troya. La Misa Patoja fue compuesta por el Maestro payanés Diego María Arenas Aguilar. Sobre esta Misa folclórica se difundieron varios artículos por esta Red que pueden leerse en los archivos de 2001 y 2002. De entre ellos, los orígenes de Popayanmesse están contenidos en la  siguiente nota:

Misa Patoja por Álvaro Thomas y Margot Valencia de Prada. Febrero 2001.

Cordialmente,

***

Mario GóMEz Vignes
Por Álvaro Thomas
Popayán abril, 2008


La nota sobre Mario Gómez-Vignes me hizo recordar algunas de sus alcayatadas con Popayán. Es un gran compositor y una persona de calidad humana excepcional. Siempre recuerda la validez de Popayán como foco cultural.

Por allá en el Tercer Festival de Música---gracias a la gestión del pastuso Sergio Elías Gonzáles quien estudiaba arquitectura en la Pontificia Bolivariana de Medellín---llegó a Popayán el CONJUNTO DE MÚSICA ANTIGUA DE MEDELLÍN, dirigido por Mario. Nos acompañó en el certamen varias veces, con aportes notables. Mucho tiempo después, gracias a que es docente del Conservatorio de Unicacuca, escuchó la partitura original de la MISA PATOJA y fue quien dio luz verde al trabajo (lo encontró muy interesante) y recomendó a Diego Arenas, su compositor, que esa partitura coral debía ir acompañada de percusión.

Periódicamente hablo en Cali con Mario. Siempre sus charlas son una chorrera de sabiduría. Recordamos los orígenes del Festival y obviamente a Edmundo Mosquera, además de ponernos al día en obras interesantes que ahora pulula. Inclusive le comenté que cruzando la MISA PATOJA de Diego Arenas, con la PASIÓN SEGÚN SAN MARCOS, nominada al Grammy, de Osvaldo Goligov se deduce que Diego estaba más que bien orientado en su patojería.

Álvaro Thomas