CUEVAS DE QUMRÁN
Domingo 19 de octubre, 2008
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Foto: Hershel Shanks' Book
Desde 1947 se han encontrado quince cuevas en el sitio Khirbet Qumrán, a 30 kilómetros al oriente de Jerusalén, con los Rollos del Mar Muerto, que contienen más de 900 documentos bíblicos y no bíblicos, escritos desde el 200 A.C. a 68 D.C., en hebreo, arameo y griego. Sin duda ¡El más antiguo y el más grande volumen de manuscritos que sobrevivieron 20 siglos!.

Pastores beduinos encontraron los rollos de manuscritos que se depositaron en jarrones de barro de la región, de 54,8 centímetros de alto y 24 de diámetro.

En esta oportunidad nos referiremos al  misterioso documento 3Q15 encontrado en la cueva número 3, el 14 de abril de 1952 , que en lugar de ser redactado sobre piel o papiro fue grabado sobre una fina plancha de cobre, de gran calidad, formada por tres placas de unos 80 centímetros de largo y 30 de ancho unidas entre sí. Esta placa fue escrita en hebreo en algún momento del siglo I de nuestra era y enrollado, como si se tratara de un manuscrito de pergamino, para ser escondido en una cueva cerca del Mar Muerto. Al final de la lista se menciona un rollo duplicado con detalles adicionales. Algunos estudiosos creen que este documento pudo ser el Rollo de Plata, un rollo que los arqueólogos aún están buscando en el desierto de Israel.

Pero lo más sorprendente es su contenido: se trata de una lista de tesoros escondidos. Se indican las cantidades de oro y plata y los lugares correspondientes, precisando los 64 escondrijos por todo Israel en donde se hallan.
 
Así, la primera columna dice: "En la ruina que hay en el valle de Akor, bajo las escaleras que van hacia el Este, cuarenta codos, un cofre de plata y su contenido, el peso de diecisiete talentos". Si las cifras del rollo son correctas , el peso total de los diversos y dispersos escondites asciende a sesenta y cinco toneladas de plata y veintiséis toneladas de oro. El valor monetario es cercano a los tres mil millones de dólares. El valor histórico es incontable. El único lugar en la antigua Israel con tanta riqueza era el segundo Templo de Jerusalén. El rollo se exhibe, en la actualidad, en el Museo Arqueológico de Amán, Jordania.

Algunos expertos del grupo internacional que estudian permanentemente estos rollos consideraban que este tesoro era ficticio. Las direcciones, sitios y marcas que se mencionan están indicados por nombres locales que se han perdido hace mucho tiempo y la configuración general de la zona, a lo largo de dos mil años e incontables guerras, ha cambiado tanto que resulta irreconocible.

El lenguaje del rollo complica más el rompecabezas. Algunos pasajes usan un tipo de hebreo que es 800 años más viejo que el mismo rollo... otros contienen palabras modernas que no eran usadas en los escritos de entonces.

"¿Y qué pasó con el tesoro?:  hoy en día nadie lo busca, ya que, ¡Es dos mil años tarde!".

Pero en 1988 cerca de la cueva 3 se encontró a un metro de profundidad un pequeño jarro que data de la época de Herodes e inmediatos sucesores. Debe haberse considerado un objeto muy valioso ya que había sido empacado con mucho cuidado, envuelto en una capa protectora de fibras de palma. Este jarro contenía un aceite rojo y espeso, diferente a todos los conocidos en la actualidad. Se cree que este aceite especial de bálsamo, es un precioso producto que, según se cuenta, se fabricaba cerca, en Jericó y se utilizaba tradicionalmente para ungir a los reyes de Israel. Pero esto tampoco se puede verificar de manera concluyente, que este jarrón pudo haber hecho parte del tesoro del Tempo de Jerusalén, porque el tipo de este bálsamo de la jarra, fue un árbol que se extinguió hace quince siglos y era un producto absurdamente costoso para que lo hubiese utilizado una comunidad de ascetas supuestamente aislados en el desierto. A pesar de todo, parece que la comunidad de Qumrán tenia vínculos con facciones relacionadas con el Templo de Jerusalén.

El texto del Rollo 3Q15 se puede leer en:

http://ccat.sas.upenn.edu/~humm/Resources/StudTxts/3Q15.html

Cordialmente,