JORGE ILLERA FERNÁNDEZ
Jueves 3 de julio, 2008
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Foto: El Liberal
Jorge Illera Fernández, abogado y fundador del diario El Liberal
falleció el pasado 30 junio en la ciudad de Popayán. El Administrador
de El Liberal escribió el articulo que reproducimos, sobre la vida y
obras del abogado Jorge Illera Fernández. Nuestro sentido pésame
a la familia Illera Fernández.

Cordialmente,


***

Falleció cofundador de El Liberal.
Escrito por Administrador
Martes 1 de julio, 2008
El Liberal.


A los 96 años de edad falleció el 30 de junio en la ciudad de Popayán el abogado y cofundador de este diario Jorge Illera Fernández.

Nació en Popayán el primero de febrero de 1912, hizo sus primeros estudios en la Escuela No. 2 y luego en el Seminario Menor de Popayán. Se graduó como Abogado de la Universidad del Cauca y en 1938 ya era uno de sus docentes, posteriormente decano de su facultad y rector del Alma Mater. A sus 39 años contrajo matrimonio con Miriam Velasco de Illera, con quien compartió sus triunfos, aficiones y alegrías. Acompañó a Paulo Emilio Bravo, Enrique Chaux Ferrer y Mario Iragorri Díez y demás socios fundadores del diario El Liberal en 1938. Se desempeñó como Secretario de Gobierno Departamental en el período de Leoncio Chaux y fue Intendente del Putumayo hasta el año de 1948 bajo la presidencia de Eduardo Santos. En 1970 fue Magistrado del Tribunal Superior de Popayán, de la sala civil laboral, y presidente del mismo hasta 1975.

Después del terremoto de Popayán y con el apoyo de la FES y de Monseñor Samuel Silverio Buitrago se puso en la tarea de crear la Fundación Universitaria de Popayán en la sede Los Robles. Durante su existencia fue merecedor de diversos reconocimientos, condecoraciones y homenajes, en especial por parte de la Universidad del Cauca que le entregó el 'Premio a la vida y obra de un ex alumno'. Uno de sus principales pasatiempos fue la ganadería, especialmente la producción de la raza 'Holstein' con la que obtuvo varios premios en ferias realizadas en Bogotá, Medellín, Buga, Pasto y en Ecuador.

Su familia le recuerda como un buen lector, amante de la música clásica, excelente escritor, y ante todo como un hombre ejemplar, justo y equitativo en sus cosas, de temperamento fuerte y recto en su comportamiento. “Yo siempre puedo mirar hacia atrás porque no hay nada oscuro en mi vida”, decía Jorge Illera.