AMALITA DE GRUESO ARBOLEDA
Jueves 7 de febrero, 2008
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Amalita de Grueso Arboleda cumplió el 2 de febrero pasado, día de la Virgen de
la Candelaria,  89 años de vida y en esa fecha sus hijos, familia  y amigos le ofrecieron
una nutrida y animada fiesta en su residencia de la ciudad de Popayán. Reproducimos
las palabras escritas por la homenajeada.

Para Amalita de Grueso Arboleda nuestras cariñosas felicitaciones con los mejores
deseos por una larga vida llena de salud y muchas satisfacciones.

Cordialmente,

***

Palabras de Amalia de Grueso Arboleda
en el día de su cumpleaños.
POPAYAN, FEBRERO 2 DE 2008



En la foto: Hernando y María Eugenia Grueso,
Amalita Vejarano de Grueso, Luz María y
Amalita, Jhonatan Schouten y Ana María Salazar.


Reverendos Padres Salesianos, mis hijos queridos: María Eugenia, Amalita, Hernandito y Luz María, mi nieta querida Ana María y mi bisnieto Jonathan, Amigas y Compañeras del Costurero Elizabeth, amigos y amigas.

Esta mañana al conocer que mis hijos me han preparado una fiesta con motivo de mi cumpleaños, me puse a pensar en algunas palabras para decirles a ustedes y le he pedido a mi hija Amalita que las lea en esta tarde de hoy 2 de Febrero

Lo primero que se me vino a mi memoria fue recordar a mis padres Luís Vejarano y Mercedes Trullo de Vejarano a quienes quiero agradecerles todo lo que ellos significaron para mí.

Nací en un hogar muy cristiano. Mi padre Luís Vejarano fundó tres iglesias en diferentes regiones, una de las que recuerdo es en Paispamba y en el Valle de las Papas. El era devoto de la Virgen de las Lajas y en su honor fundó una de ellas.

Mi madre Mercedes Trullo de Vejarano fue una madre ejemplar y que al lado de su hermano el Lazarista José Trullo tuve la oportunidad de aprender desde muy niña esas enseñanzas cristianas, ese amor y dedicación para las clases menos favorecidas.

Desde ni juventud me vinculé a la obra Salesiana al lado del Padre Miguel Ángel Arce y desde ese entonces no he escatimado tiempo alguno para colaborar con la gran obra Salesiana, inicialmente con el Colegio de Cristo Rey y posteriormente con El Instituto Don Bosco.

Imposible no mencionar a Hernando, mi esposo adorado con quien fui tan feliz y con el formamos este hogar en que hoy ustedes están aquí con nosotros. Mis cinco hijos hoy una en el cielo ELIZABETH y los otro cuatro aquí presentes que son mi vida, mi orgullo y mi amor.

No quiero dejar de mencionar a mi nieta Ana María y a mi bisnieto Jonathan quienes permanentemente me visitan y que son la representación de lo que este núcleo familiar ha formado con un profundo amor hacia la familia y con una devoción y respeto muy grande ante el Señor y Don Bosco. Sé que hoy mis otros hijos Joselito y Liliana mis otros nietos y bisnietos no pudieron venir pero que hoy espiritualmente están conmigo.

Agradezco a los Padres Salesianos, a mis hijos, nieta y bisnieto, a las compañeras del costurero, a los amigos que hoy han venido a festejar este 2 de Febrero, para conmemorar mis 89 años el día de la Virgen de la Candelaria.

Le pido al Señor, les conceda a todos ustedes lo que anhela su corazón y les agradezco este bello gesto de generosidad que han tenido para conmigo.

Muchas gracias,