HISTORIA DE LA SEÑAL DE LA CRUZ
Viernes Santo 21 de marzo, 2008
De: Mario Pachajoa Burbano.

FAVOR HACER CLIC: 
LA VIA DOLOROSA EN JERUSALÉN. DESCRIPCIÓN Y FOTOS.

SEMANA SANTA
CICLO C
HISTORIA DE LA SEÑAL DE LA CRUZ
Por: Gabriel Londoño, Misionero Redentorista
Bogota. Colombia.  MARZO 2004


Jesús murió probablemente el 14 de Nisán Judío, que aquel año fue viernes. La iglesia decidió celebrar ya desde los primeros siglos, anualmente,  la muerte de Cristo. Este día comenzó como un día de ayuno a la espera de la Resurrección. Conmemora, la victoria de la vida sobre la mentira, la injusticia y la muerte. Los oficios del viernes santo, desarrollados posteriormente, incluyen desde el siglo segundo la adoración de la Cruz. Según el testimonio de Egeria, los cristianos de Jerusalén adoraban la mañana del viernes santo la cruz, considerada como la auténtica en la que murió Jesús.

La cruz existe desde la más remota antigüedad como símbolo humano y religioso. Según datos de la cultura cretense de 1500 años antes de Cristo, hay cuatro símbolos fundamentales: el centro, el círculo, el cuadrado y la cruz, siendo el más importante la cruz, ya que es mediación entre el cuadrado y el circulo y señala el centro. Por ser signo cósmico de los cuatro puntos cardinales, la cruz orienta al ser humano hacia todas las dimensiones de su existencia, ya que entrelaza los extremos del tiempo (salida y ocaso del sol) y del espacio (tierra y cielo). Une los opuestos arriba y abajo, derecha e izquierda. La cruz es símbolo del mundo en su totalidad.

Como instrumento de ejecución y de suplicio, con carácter político o militar, la cruz es probablemente de origen oriental. El judaísmo antiguo no conoció la crucifixión, sino la lapidación. La crucifixión era aplicada por los romanos a esclavos culpables de grandes crímenes, nunca a ciudadanos libres. En Palestina se practicó por decisión de los romanos, que se habían reservado la pena de muerte. Se aplicaba a los sediciosos para reprimir los levantamientos contra la ocupación imperial romana. Según Cicerón era "el más cruel y el más ignominioso" de los suplicios. Producía dolores atroces.

De acuerdo con el ritual romano, el condenado era sometido a un juicio sumarísimo. Una vez juzgado y condenado, era flagelado y conducido al lugar del suplicio, portando en el cuello un cartel con el motivo de su condena. Llevaba así mismo el palo transversal de la cruz hasta el sitio donde ya estaba clavado el palo vertical en el que se adosaba. En el lugar de la crucifixión, los soldados sujetaban manos y pies del condenado, atándolos o clavándolos. Este moría lenta y dolorosamente por agotamiento, sed y asfixia. Las crucifixiones de los romanos se llevaban a cabo en las afueras de las ciudades y al borde de los caminos, para que el castigo fuese visible y ejemplar. El cadáver era entregado a los parientes si los solicitaban; de los contrario, era pasto de las aves de rapiña.

Durante los tres primeros siglos hubo resistencia entre los cristianos a representar la cruz con el Crucificado, ya que se consideraba imagen infamante. Sólo se admitía la cruz como signo o señal. La señal de la cruz en la frente fue desde los comienzos cristianos un signo muy extendido. Se utilizaba para testificar la fe, era signo de profesión de fe. Esa señal se amplió más adelante con una triple forma: en la frente, en la boca y en el pecho. Así se añadió al signarse (una cruz) al santiguarse (tres cruces). La señal de la cruz se traza hoy en la frente de los candidatos al Bautismo y la Confirmación. Simboliza la pertenencia del cristiano a Dios. Es, pues, distintivo del creyente. Con la señal de la cruz empieza y termina la celebración de la Eucaristía.

La cruz es distintivo de los creyentes, profesión de fe, signo de compromiso y plegaria de invocación:  En el nombre ... y Por la señal ... Es signo de pertenencia a una fe auténtica, de reconocimiento, de conversión, de reconciliación, de comunión con Dios y los hermanos.