LA ANACONDA Y EL TATABRO
Jueves 13 de diciembre, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano.

Amigos:

Mario Vidal Sarria, payanés residente en Atlanta, USA,  nos comenta sobre el pequeño tatabro que tenia entre sus fauces la Anaconda que exhibe el Museo de Historia Natural de Popayán. Nuestros agradecimientos para Mario Vidal Sarria por participarnos esta historia..

Cordialmente,

***

Anaconda y el venadito
Por: Mario Vidal Sarria


Cuando era niño y nos llevaban de San Camilo al Liceo que quedaba en Tulcán, íbamos de visita indefectiblemente al Museo de Historia Natural del Dr. Lehman con el Hermano Ruperto o el Hermano Cirilo, como cicerone o director de la excursión y nos sorprendía inmensamente la infinita colección de animales disecados: osos, aves, reptiles, saurios, insectos, etc. Personalmente me detenía por largo rato en la figura de la Anaconda que estaba colocada exactamente a la entrada del Museo, pues me era conocido el animalito que la susodicha Anaconda tenía en sus fauces. Era un tatabro (un venadito pequeño) que mi papá, quien  trabajaba para las Rentas del Cauca trayendo anís del Patia, compró por esos valles.

Lo tuvimos en nuestra casa por unos días, le dimos cuidados y le prodigamos cariño pero tristeza, por mi mamá, ya que mi papá lo dió al Museo, para experimentos. Las veces subsiguientes que fui al Museo, ya viviendo en Cali y en las fechas de la Semana Santa, siempre  iba a visitarlo y a buscar a mi animalito de quien me impresionaba sus ojos de angustia al ser aprisionado por los anillos de la Boa o Anaconda.

Después de muchos años, nunca más lo volví a ver, supe que el Dr. Lehmann había sido contratado por el Museo de Historia Natural de Cali y allí paró la historia. No sé, ahora, si la Anaconda de que habla el Catálogo de Conocimiento de la Biodiversidad es la misma de ese entonces o si aquella se la comió el gorgojo y ésta de que estamos hablando, es una nueva. Saludos desde Atlanta y les deseo lo mejor para estas fiestas Navideñas.

M. VIDAL S.