SERVICIOS AÉREOS PAYANESES
Martes 25 de septiembre, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Un tema siempre de actualidad entre la colonia payanesa en el extranjero es el
relativo al transporte aéreo a Popayán: sus tarifas y frecuencias. Según las
publicaciones especializadas a septiembre 25 del 2007, un pasaje en Avianca
de ida y vuelta a Popayán desde la ciudad de Bogotá, para una salida el 16 de
octubre y regreso el 5 de noviembre del 2007 costaría, cada vía, 142.000
pesos colombianos, aproximadamente 70 dólares americanos, sin incluir los
impuestos correspondientes. Una noticia excelente es que este servicio es
ofrecido por tres distintas aerolíneas.
¡Buen viaje!

Cordialmente,

***

Guerra de precios en vuelos Popayán - Bogotá
(Falacia o sana competencia)
Por: Álvaro Jesús Urbano ROJAS
El Liberal, septiembre 2007.

Después de muchos años Popayán cuenta con tres compañías aéreas con frecuencia diaria de lunes a viernes, una de ellas con servicio internacional, por lo que la ciudad estará de nuevo en todos los sistemas de reserva lo que hace implícita su conectividad mundial, con implicaciones favorables para el crecimiento turístico, empresarial y cultural de la ciudad. Máxime hoy cuando la ciudad ha sido erigida mediante acto legislativo: Distrito Especial Ecoturístico e Histórico. Vale destacar que a medida que los vuelos vayan acrecentando su demanda, la frecuencia de ellos ira creciendo, así como la disponibilidad de nuevos y mejores aviones, evidenciando la necesidad urgente de dotar al aeropuerto Guillermo Valencia de una pista con óptimas condiciones de iluminación para recibir vuelos nocturnos.

Es común que las aerolíneas, en los primeros meses de operación, ofrezcan tarifas especiales, promociones y rebajas para los viajeros, las cuales mantienen durante algún tiempo y las que ajustan luego dependiendo de la oferta y demanda en el mercado. Pero lo que sorprende y que casi raya con el abuso, es que servicio aéreo en Popayán nos haya aplicado tarifas tan altas que superaban los 461.680 pesos, cuando hoy se ofrecen por casi todas las aerolíneas, tarifas promociónales desde 99.000 pesos por trayecto. Lo anterior evidencia que la competencia es la mejor reguladora de precios.

Entendemos que la competencia genera ventajas comparativas para los usuarios, pero es de advertir que por el afán de desviar la clientela, no se puede caer en la publicidad engañosa, que además de constituir una falacia genera sentimientos de repudio y malestar entre los usuarios del servicio. Los viajeros se quejan que casi nunca alcanzan las tarifas promociónales a pesar que la oferta o policitación se ofrece por algunas compañías como válido para viajes entre el 3 y el 30 de septiembre de 2007 e informando al mercado que aplica condiciones y restricciones. Advierten además que la tarifa no incluye tasas, impuestos, ni sobrecargos y su venta está limitada y sujeta a disponibilidad de cupo y a cambio sin previo aviso. Lo que suena a publicidad engañosa.

Según la Superintendencia de Industria y Comercio se entiende como publicidad engañosa, cuando el mensaje que difunde un anunciante para dar a conocer a sus destinatarios su marca, su producto o su servicio, o para persuadirlos en su decisión de compra, contiene elementos que son susceptibles de generar en los receptores del mismo, un concepto equivocado de la realidad o del producto que se anuncia, o lo que es igual, cuando el mensaje publicitario es capaz de generar en los consumidores a los que se dirige, una representación distorsionada de la realidad.

Es importante resaltar que la noción de publicidad engañosa, no se centra en los conceptos de veracidad ni de falsedad, sino que se basa en la noción de engaño, toda vez que un mensaje puede contener afirmaciones verdaderas, que a pesar de su veracidad, engañan o son susceptibles de inducir a engaño a sus destinatarios, (por ejemplo las ofertas demasiado restringidas). Hay otras que puede contener elementos falsos, que a pesar de su falsedad no engañan al consumidor (Por ejemplo las exageraciones obvias (”La mejor Aerolínea del mundo en Popayán”).