SERGIO ROJAS FAJARDO
Lunes 21 de mayo, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano

Evelin e hijas:

Con gran gusto queremos recordar al gran amigo Sergio, con quien departimos tantas horas no sólo en la ciudad de Paredes Blancas, sino en la casa de ustedes en Bogotá o en la de alguno de los amigos. Gratas memorias nos quedan y hoy seguimos lamentando su desaparición. En algún momento el Cauca y Popayán tienen que reconocer sus talentos y todo lo que él nos dejó que hacen honor a la tierra, como bien una de ustedes lo dice en el escrito que a continuación se publica.

Reciban un saludo cariñoso de

Amalia Grueso de Salazar

SERGIO ALBERTO ROJAS FAJARDO
(1928-1993)


Escribir una memoria del payanés ingeniero, músico y poeta Sergio Rojas Fajardo, sería remontarnos a los recuerdos, vivencias, sentimientos y a un amor inmenso por su ciudad natal: su "Ciudad de Paredes Blancas". Significa traducir en notas musicales el más grande amor por su solar nativo que hizo vibrar de ausencia las cuerdas de su guitarra y a la que muy seguramente "espera poder verla desde la eternidad".

Hoy fecha de un aniversario más de su partida, hemos de recurrir a esa poesía convertida en tonadas cuando cantó a la Ermita, al puente del Humilladero, a la Torre del Reloj, a Calibío, al Valle de Pubén, a Puracé, al sinnúmero de boleros, bambucos, pasillos y todo ese torrente de inéditas armonías que ante el permanente y fiel auditorio de amigos interpretó muchas veces.

Sergio Rojas Fajardo, honró a Colombia y aún más a Popayán con su poder creador melódico los textos literarios que brotan hermanados con la estética musical como escribiera el doctor Benjamín Iragorri Díez, y por sobre todo a ese mundo interior, sencillo y esquivo a toda figuración.

"Además de haber ejercido con dedicación y eficiencia su profesión de ingeniero civil fue un cultor de la música colombiana y entregó extraordinarias composiciones que hacen perpetuar nuestras costumbres" - dice la Proposición No. 186 del Honorable Senado de la República.-

Popayán debe reconocer a su hijo preclaro, seguirlo amando y admirarlo aún en la ausencia por su inagotable amor al terruño, Popayán hoy conocida con la "Ciudad de Paredes Blancas", sabe que tuvo en Sergio Rojas Fajardo un eterno enamorado, un poeta que supo traducir a notas la poesía de su corazón.

Un saludo a dignísima esposa, Evelyn Reyes de Rojas, a sus hijas: María Clara, Ana Milena, Emma Cristina, Maria Ximena queremos decirles que la "Ciudad de Paredes Blancas" recuerda a su hijo Sergio Alberto Rojas Fajardo, que aún cuando pasen los años por ausencia, sigue y seguirá por siempre entre nosotros cantando su poesía.