POR LA FELICIDAD DE UN NIÑO
Domingo 2 de diciembre, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano.

Campaña para dar regalos a más de 160 menores de la Quebrada Pubús.
Un instante de felicidad para un niño en Navidad.
PUBLICADO POR El Liberal, 2 de diciembre, 2007



Foto primera plana: por la felicidad de un niño. Dairo Ortega/El Liberal


Se aproximan días de consumo materialista, serán como todos los años, fechas de excesos para algunos, y de carencias y necesidades para otros. Muchos vivirán la Navidad en familia, entre celebraciones, cenas y regalos, pero hay algunos que no recibirán obsequios y con suerte pasarán sin frío las noches decembrinas.

No hace falta ir lejos para comprobar la miseria en Popayán y es precisamente en estos días navideños, paradójicamente en torno a quien nació en un pobre pesebre y predicó la humildad, la caridad y la austeridad, cuando los corazones se abren o enternecen, y cuando muchos ciudadanos de bien se percatan de la existencia de la cercana pobreza.

Por esta razón, la Asociación Los Cristales con el apoyo de varios payaneses de buen corazón, adelanta la campaña ‘Haz un niño feliz en Navidad’ que espera entregar regalos a más de 160 niños de la Quebrada Pubús.

De esta manera, para el 22 de diciembre se espera adelantar esta actividad para la cual se necesitan regalos para niños y niñas entre uno y diez años.

Extrema pobreza

Se ha perdido la capacidad de asombro. A diario se ven grupos de niños y niñas en los semáforos limpiando el vidrio de los carros o vendiendo dulces.

Esta escena es tan común que pocas veces en el trajín de cada día, los pobladores se detienen a pensar en la situación de pobreza en que se encuentra sumida una gran cantidad de niños y adolescentes de la ciudad.

En la Quebrada Pubús, por ejemplo, la mayoría de niños les están negados los derechos humanos más elementales: la educación, la salud, la alimentación adecuada y la recreación, vitales en el desarrollo de los niños.

A quienes la pobreza los obliga a buscar el sustento fuera del hogar, personitas que estando en edad escolar, se incorporan al mundo del trabajo.

Para aminorar esta problemática es necesario que la sociedad a través de instituciones y comunidad en general tomen conciencia de la responsabilidad que les compite en la educación, la protección, el cuidado y la formación en los valores del niño, en su bienestar, y en la seguridad para hacer de ellos, ciudadanos dignos; hombres de bien, de futuro, con la esperanza de contribuir a un mundo mejor, más próspero, más humano y solidario.

Pues estas condiciones tiende a provocar odio, resentimiento, violencia, así como pasividad y cobardía, debilitando la estructura de la personalidad para enfrentar los conflictos y las dificultades propias de la convivencia social.

Por otra parte y según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, en su último informe arroja crudas cifras de la magnitud de la pobreza e indigencia entre niños y adolescentes colombianos, la cual es del 45 por ciento (pobres) y 17 por ciento (indigentes).

Si se suman, se tiene como resultado que el 62 por ciento de los pequeños colombianos no tienen acceso a ninguna esperanza de vida plena y se debaten entre la desnutrición, la insalubridad y la ignorancia.

Trabajo comunitario

María Felina Ágredo, Presidenta de la Asociación Los Cristales, manifestó que los niños que habitan este sector de Popayán, viven hacinados y con muchos problemas de salud, y aunque varias entidades atienden esta zona, aún no se ha presentado una solución a la problemática.

Señaló que la meta a partir de ahora es que estos niños puedan salir adelante, recibiendo por lo menos servicios de salud, educación y recreación.

Por otra parte, es importante resaltar que María Felina Ágredo, ha venido liderando con otras personas de la comunidad, un trabajo social que beneficia a 61 familias que habitan al sur de Popayán.

El Liberal, diciembre 02 de 2007