AURELIO MARTÍNEZ MUTIS
Sábado 15 de diciembre, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano.

Amigos:

En la clase de literatura del Seminario Conciliar de Popayán se estudiaba con interés y en detalle las famosas epopeyas del poeta Aurelio Martínez Mutis (Bucaramanga, Colombia 1884-Paris, Francia, 1954): La Epopeya del Cóndor y la Epopeya de la Espiga, ganadoras, respectivamente, de los premios de la Revista Mundial 1914 (que dirigía Rubén Darío) y el Congreso Eucarístico de 1913.
En 1913 se realizó en Bogotá el Primer Congreso Eucarístico Nacional y para esa ocasión el Comité Central organizó un certamen de literatura y poesía. El domingo 7 de septiembre, día del cumpleaños del poeta Aurelio, en sesión solemne de la Academia Caro, efectuada en el Teatro Colón, Mutis recitó su "Epopeya de la Espiga" que fue laureada por el público. Esta epopeya relata uno de los pasajes evangélicos para hacer la exaltación de la Eucaristía.
Rafael Maya decía de él: "Como hombre fue Martínez Mutis un personaje excéntrico, pero cordial y profundamente humano...".

Cordialmente,

***

La Epopeya de la Espiga
De: Aurelio Martínez Mutis
1913


Junto al brocal del pozo, al que en un día
                                   de ya remotos años,
Jacob, el padre de la grey judía,
llevó a beber sus prósperos rebaños,
sentóse a descansar Jesús. El oro
de la tarde caía lentamente;
era el paisaje místico y sonoro,
y había, cabe el amplio sicomoro,
blanda esencia de mirra en el ambiente.

El copioso sudor de la jornada
humedeció las sienes del Rabino,
que traía la veste desgarrada
por todas las tristezas del camino.

El cántaro en el hombro, la negrura
del ébano en los ojos fascinantes,
senos garridos como erectos pomos,
tez morena y contornos ondulantes
                                        bajo la vestidura
                                de tintes policromos,
                                de la ciudad cercana
una mujer llegó por el sendero,
Jesús, ingenuo en su elocuencia aldeana,
le pidió de beber. Con el austero
ceño que marca el ancestral desvío,
responde: ¿Cómo pides tú, judío
a mí, que soy mujer samaritana?".

                                Y El dice: "Si supieras
quién es el que te implora, no ya esquiva
mas humilde y ansiosa le pidieras
y él te daría entonces agua viva".

-"Pero el pozo, Señor, es muy profundo;
sacarla no podrás". Jesús responde:

"El que bebe en tu fuente, sitibundo
otra vez estará; mas el que bebe
del agua que en mi símbolo se esconde
                                   y luz y gracia llueve,
sed no tendrá jamás; sus compasivas
ondas habrán de refrescar al mundo
más que la linfa azul de tu cisterna,
y haré en el alma un pozo de aguas vivas
que bulla y salte hasta la Vida eterna".

                                     La hija de Samaría
regresó, pensativa y solitaria,
con rumbo a la ciudad, en los más hondos
pliegues del corazón llevaba impresa
 la voz divina, los cabellos blondos
 y las pupilas de Jesús. Espesa
bruma se alzaba ya; la golondrina
sacudió el vuelo, en busca de sus lares;
el opio de la hora vespertina
aquietaba los rústicos pinares.
Era el cielo cordial bruñido espejo;
teñido por el último reflejo
                                 crepuscular, el monte
de Garizim, enhiesto en lejanía
sobre la mancha de la duna,
era un copón enorme de oro viejo
en la liturgia de la Noche: una
religiosa emoción estremecía
la inmensidad; al ras del horizonte
                                          la luna aparecía
                                nimbada de blancuras;
la tierra estaba de rodillas: era
la Comunión primera
que el Redentor le daba en las alturas!

                          Pequeña en sus nacientes
                                   albores, la doctrina
                                    de la idea cristiana,
                                las primeras simientes
                                 esparció en Palestina
bajo el madero de la Cruz; y pronto
vieron crecer su juventud lozana
Siria  y Corinto y Efeso y el Ponto
y la villa imperial. Rojo delirio
de odio sangriento suscitó el cristiano;
florecieron las palmas de martirio
                                    en el Circo romano;
mas no pudo vencer el blando imperio
del Apóstol, ni el tigre neroniano,
ni la ergástula infame de Tiberio
ni  el sañudo puñal de Domiciano.
Huyó entonces la Iglesia perseguida,
entre las catacumbas, la asechanza,
y para hallar la ruta de la vida,
llevó la triple lámpara encendida
de la fe y el amor y la esperanza.

Esos obreros, en la cripta oscura,
bañados por la lumbre indeficiente
del Pan que fortifica y que depura,
                                    labraron lentamente
la cristiana, asombrosa arquitectura,
tal como bajo el sol resplandeciente
urdiendo va la abeja con orgullo
su panal millonario y escondido,
el gusano de seda su capullo
y el laborioso pájaro su nido!
 

Mas no fue mucho transformar la Historia
venciendo al hombre, al César y al abismo,
que el campeador, oculto bajo un velo,
era quien es tres veces grande: el mismo
que hecho voz, nube, claridad o vuelo,
se mostró diademado por su gloria,
a Elías, en la cumbre del Carmelo,
a Francisco, en la cueva del peñasco,
a Constantino en la mitad del cielo
y a Saulo en el camino de Damasco!

En la ciudad latina
la Cruz se enseñorea;
y desde entonces por doquier asoma
entre un jirón de incienso, la prístina
luz hecha Carne que al azar blanquea,
desde San Pedro, en la opulenta Roma,
 hasta el templo de paja campesina
de la más noble y apartada aldea.

En el sacro asilo en que encerrase pudo
toda tu majestad y poderío
no es el templo cismático, desnudo
como un desierto, silencioso y frío:
perenne realidad de la piscina
de Siloé, tras impalpable bruma,
curas, redimes, hablas y destellas:
hoguera que abrasaste a la divina
Santa Teresa de Jesús; colina
de ensueño y santidad, donde perfuma
todo el concierto de las cosas bellas;
ágape inmenso de las almas; suma
de lirios y carámbanos y estrellas!
En tí hay miel de bucólicos placeres,
delicias hondas y escondidas; eres
dulce, como la fuente que murmura,
como la fugitiva rondinela,
como la piel vivaz de la gacela;
como tomillo en flor de la espesura.
Te adoro, sí: cuando la sed oprime
la caravana de mi ensueño, y gime
mi alma en medio del arenal insano,
eres como el arroyo cristalino
a donde llega el pobre peregrino
a beber en el cuenco de la mano!

                           Cuando el niño discurre,
viene el buen Dios a visitarle, el día
de la primera Comunión...¡el nombre
                              más dulce que podría,
en sus delirios inventar el hombre!

Fiesta olorosa a helécho y malvasía
¡Fiesta a que me llevó la madre mía!
cuyo recuerdo, en medio de la bruma,
ya en horas de tormenta, ora en la calma,
es un bosque de lirios que perfuma
y abre un surco de auroras en mi alma!

                                  En la hora postrera,
al ausentarse el hombre de la vida,
va el grupo familiar a la ribera
para la inaplazable despedida;
llega el viático; al punto ordena y forja
viento manso y sutil, azul profundo;
echa pan eucarístico en la alforja,
le da brújula y remo al moribundo,
y mientras los pañuelos doloridos
dicen adiós desde el confín lejano
en medio de sollozos y alaridos,
                                él, con segura mano
suelta su esquife entre el brumaje denso,
deja las playas rudas e intranquilas
y al gran viaje se va, con el inmenso
sol de la eternidad en las pupilas!
Por una oveja que perdió, el cayado
del Redentor con sangre se empurpura;
la eterna cárcel perdonó al culpado
y se quedó por siempre encarcelado;
piadoso con la humana desventura,
es ternura de madre su ternura;
y como el propio corazón materno,
que es fuente santa, generosa y rica,
indivisible en su unidad y eterno
más crece cuanto más se multiplica!

La hostia es la epopeya de la espiga
la blanca animación del asfódelo,
el más feliz descanso a la fatiga y
y la más pura síntesis del cielo.
Río inmortal que nuestra sed mitiga;
soplo enorme de Dios, a cuyo rastro,
el astro hecho humildad baja a la hormiga
¡y ella se encumbra convertida en astro!

Sobre Colombia, exangüe y dolorida,
el corazón de Jesucristo impera;
por caminos de gloria, hacia la vida
El llevará la tricolor bandera.
Ya la paz, como una aura bendecida,
presagia los orientes del futuro.