LA VIRGEN DE LA ESPERANZA LA MACARENA
Domingo de Pascua, 8 de abril, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Siguiendo el articulo de Margaret C. Galitzin, podemos describir la importancia e impacto que tiene la Virgen de la Esperanza La Macarena en España que desfila el Viernes Santo de cada año durante los últimos 400 años. La procesión que se inicia a media noche dura 12 horas.  Justo es decir que sin ella no hay Semana Santa en Sevilla. Desde el Siglo XVII  desfila la Macarena entre la admiración y devoción de los miles de feligreses y turistas nacionales y extranjeros.

Durante 7 días, se realizan 58 procesiones con 116 pasos que atraviesan las calles de Sevilla. Algunos de ellos necesitan de 60 costaleros (cargueros) escondidos de la vista de las personas que los rodean.

Gran parte de la multitud de penitentes que acompañan a La Macarena usan capuchas negras con un par de perforaciones para los ojos y largas túnicas que ocultan la identidad del penitente. Estos se consideran seres privilegiados en pertenecer a la Cofradía de la Macarena que fue fundada en 1595 y que entre sus afiliados cuentan con miembros de la familia real española.

La Virgen desfila en un paso revestido de plata y con flores y rodeada de velas y luces incandescentes que engrandecen la magnificencia de la Virgen y sus lágrimas de cristal resplandecen en su rostro. En algunos sitios la procesión se detiene y aprovechan los fervorosos para decir y gritar sus saetas y cantar estrofas de arrepentimiento y dolor y para consolar al Señor y la Virgen por sus sufrimientos causados por nuestros pecados y para salvar a la humanidad.

Nadie sabe con certeza el origen de La Macarena. Se dice que en el Siglo XVII fue tallada por el escultor La Roldana y otros que fue ¡Trabajo de los Ángeles!.
El rostro de la Virgen tiene una contusión en su mejilla derecha. No fue pintada por ningún artista. Durante una de las procesiones de la Semana Santa un grupo de borrachos gritaron e insultaron a La Macarena y finalmente arrojaron un botella de vidrio que golpeó su mejilla dejándole una contusión que es visible hoy en día. Algunos artistas han tratado de reparar este daño pero cada vez que lo intentan rápidamente la contusión reaparece como si hubiera sido hecha recientemente.

Cuando el atacante a la Virgen estuvo sobrio y vio la contusión que le había hecho resolvió caminar ante la imagen de la Virgen cada Semana Santa con cadenas en los pies y llevando una cruz a cuestas para reparar su pecado. A su muerte sus descendientes continuaron con esta práctica.

La Macarena es más que una imagen para el pueblo de Sevilla. "Ella conoce todos nuestros problemas", dice una persona; "Nosotros confiamos en ella. Ella es nuestra esperanza y ese es su nombre".

Cordialmente,