DERECHOS INDÍGENAS
Jueves 13 de septiembre, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

La Asamblea General de las Naciones Unidas integrada por 192 estados
miembros ha aprobado una resolución sobre los derechos de los indígenas.
El diario madrileño El País se refiere a esta resolución en los términos que
reproducimos.

Cordialmente,

***

REPORTAJE
La ONU regula los derechos de los indígenas
El País, Madrid, España
13/09/2007

Después de 20 años de negociaciones, la Asamblea General de la ONU ha aprobado hoy la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas, cuya finalidad es proteger a los 370 millones de personas que pertenecen a comunidades autóctonas en todo el mundo. El texto ha recibido el apoyo de 143 países, mientras que 11 se abstuvieron y sólo cuatro votaron en contra: Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lo ha calificado de "momento histórico".

Aunque la Declaración no es jurídicamente vinculante, supone un instrumento legal internacional que ayudará a proteger a los indígenas contra la discriminación y marginación, según ha destacado la ONU en un comunicado. El texto consta de 46 artículos y establece parámetros mínimos de respeto a los derechos de los pueblos indígenas, que incluyen propiedad de la tierra, acceso a los recursos naturales de los territorios donde se asientan, respeto y preservación de sus tradiciones y autodeterminación. También reconoce derechos individuales, y colectivos relativos a la educación, la salud y el empleo.

Con todo, quizás el punto más relevante es el relativo al apego de los indígenas a la tierra, ya que varios artículos mencionan su derecho a poseerlas, utilizarlas y desarrollarlas. En este sentido, el documento dispone que los Estados aseguren el reconocimiento y la protección jurídica de esas tierras, territorios y recursos y que no procedan a ningún traslado "sin el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas interesados, ni sin un acuerdo previo sobre una indemnización justa y equitativa".

Según explicó el embajador de Australia ante la ONU, Robert Hill, su país votó en contra porque se otorgan derechos a las poblaciones indígenas que entran en conflicto con los del resto de la población y con el marco constitucional.

"Australia ha expresado su oposición al uso del término autodeterminación, que más bien está relacionado con situaciones de descolonización... no podemos respaldar un texto que pone en peligro la integridad territorial de un país democrático", ha explicado.

Canadá, de igual manera, apuntó que el documento no se adecua a su legislación en materias como la propiedad de tierras, su explotación o las fuerzas armadas.

En cualquier caso, Ban Ki-moon ha asegurado que la aprobación de esta Declaración es un "triunfo para todas las comunidades indígenas del mundo" y ha instado a que los estados miembros garanticen que se aplica en la práctica.