PARQUE ESTACIÓN
Domingo 9 de diciembre, 2007
De: Mario Pachajoa Burbano

Amigos:

Foto: Pbro. Guillermo Gómez Guzmán.  Página Internet Rafael Tobar


Jaime Vejarano Varona, insigne escritor payanés, está proponiendo dos
nombres al parque que se construirá en el lugar que perteneció a las Monjas
del Carmen y en donde estaba localizada la antigua e inolvidable Estación
 del Ferrocarril
de Popayán, monumento histórico payanés destruido en
1978 y dinamitado: Parque Estación o Parque de El Libertador.
La inauguración de la estación del ferrocarril tuvo lugar el 26 de junio de
1926, con discurso del Maestro Guillermo Valencia.

Cordialmente,

***

Parque…. ….Qué ?
Por: Jaime Vejarano Varona
El Liberal, diciembre, 2007

Con la peculiar parsimonia con que se ejecutan las obras públicas en nuestra ciudad, -(recordemos, no más, el “puente de la eternidad”)-, se anuncia que al fin se dará inicio a la construcción del parque recreacional ubicado en el extenso lote que por muchos años dio albergue a la que fue nuestra Estación del Ferrocarril, que nostálgicamente evocamos los payaneses supérstites de la generación siglo XX.

Qué buena noticia!. Pero especialmente por la orientación que se le ha dado a ese proyecto, como un espacio de encuentro ciudadano. Áreas de entretenimiento para niños, biblioteca, restaurantes, teatro, zonas lúdicas y de informática … en fin, un sitio que mucha falta le hace a Popayán.

Desde cuando fue demolido al añorado edificio estilo republicano que hoy recordamos evocativamente y que en la actualidad podría tenerse como elemento arquitectónico testimonio de la época en que viajábamos en tren, ese medio de transporte que describí con inmensa emoción en mi libro “Estampas de Mi Ciudad”, han pasado muchos años; y el aledaño sosegado río Molino ha llevado mucha, pero, mucha agua bajo sus puentes.

Vino después otra larga espera, unas dos décadas, en que se convirtió ese espacio en lugar de estacionamiento de “chivas”, talleres de mecánica, depósito de basuras, venta de carbón, cocinas, mingitorio público y …. lupanar.

Al fin se ha logrado recuperar ese vasto lote y nos anuncian la utilización a que ha sido destinado: un parque, un parque de verdad.

Con extrañeza leí el nombre que los proyectistas piensan ponerle: “Parque Centenario”. Y me puse a cavilar: centenario de qué ?.

Que yo recuerde, para esta época no estamos cumpliendo un siglo de nada. A menos que este nombre se refiera al tiempo que demorará en construirse. Lo cual, no sería extraño si tenemos en cuenta que el Cuarto Centenario de nuestra fundación se celebró con una tardanza de tres años.

Para no quedar mal con este bautizo, propongo que se abra una consulta ciudadana para definir el nombre apropiado para este parque.

Por mi parte, sugiero dos posibilidades: “Parque de El Libertador”, en homenaje al Padre de la Patria y por su proximidad con el tradicional barrio Bolívar; o “Parque Estación” en recuerdo de la del Ferrocarril que marcó una larga y recordada época de nuestro discurrir citadino.